A paso cambiado

Hace más de 2 meses, esta humilde página propuso que el tema Balaídos pasaba por no invertir un euro público más, acordar un precio con el Celta por el estadio y transformar ese precio tasado en un paquete accionarial que pasaría a manos del Concello y permitiría ejercer un control democrático del presente y futuro de la sociedad anónima deportiva por el Concello. La asociación ADEVIGO intento con su recurso parar la locura de seguir metiendo dinero público en un proyecto que ni el Celta quiere, y forzar un acuerdo entre el Celta y el Concello de Vigo.

Lo que en Vigo hemos propuesto algunos, lo hace ahora parecido la alcaldesa Carmena y su gobierno de Ahora Madrid, tal y como se acaba de hacer público hace escasas horas. En Vigo mientras, el señor Caballero se dedica a pedir dinero a la Xunta y a la Zona Franca dinero para más grada y aparcamiento. Y Regades siempre anda en adjudicaciones raras, ¿por qué será?.

¿Por qué en Vigo quieren hacer lo contrario a lo que una mayoría progresista va a hacer en Madrid?, ¿por qué hacer lo contrario que Celta quiere y algunos proponemos?. Misterios de este gobierno de Caballero, empeñado en gastar dinero público sin tino y sin necesidad. Tres veces remodelamos Porta do Sol. Queremos que Zona Franca y la Xunta hagan un parking que el Celta está dispuesto a hacer. Huele mal la cosa. Y eso sí, que Zona Franca no participe en el Campus do Mar. Y mientras el PP y Marea no se enteran, sino vean el esperpento del pleno municipal de hoy sobre el tema.

Mal gobierno para los intereses de la ciudad y el Celta en Balaídos. Madrid los deja en ridículo.

Filibusteros en Vigo

En nuestra ciudad suele ser habitual que las distintas autoridades, alcalde, presidenta de la Diputación, delegado de la Xunta de Galicia, delegado del estado en Zona Franca, presidente de la Autoridad Portuaria, usen su poder para pelearse con los otros, marcar territorio y fastidiar al que no te cae bien o no te obedece.

No crean que esto es de ahora, como la pelea que tiene Abel Caballero contra Teresa Pedrosa, bloqueando proyectos importantes para la ciudad como la transformación de la ETEA en ese polo de investigación marina llamado Campus do Mar, liderado por la Universidad de Vigo y con vocación multinacional, y del que llevamos hablando y estamos esperando desde 2007, el mismo tiempo que Caballero lleva en alcaldía. El otro proyecto que nuestro alcalde quiere bloquear es la famosa Ciudad del Transporte, de la que en Vigo se viene hablando desde 1989.

En tiempo de Portanet, alcalde del franquismo, se decía que Vigo limitaba al norte con el puerto. Ya hace 50 años el puteo institucional en Vigo era moneda de uso corriente. Siendo yo alcalde en 1995, la presidenta del Puerto de Vigo, del PSOE pero de la fracción guerrista, no quería dejar pasar los camiones para depositar los residuos en la empacadora de Guixar. A los quince días de perder yo la alcaldía, la que luego fue ministra de Zapatero y siempre amiga de Abel Caballero, le dejó pasar los camiones al alcalde nuevo del PP. Pero este alcalde del PP, el primero con mayoría absoluta en la ciudad, se tuvo que tragar a su vez a un presidente de la Autoridad Portuaria de su partido que desde un periódico local le dijo aquello de “yo soy el alcalde del puerto” y terminó sustituyendo a Manuel Pérez como candidato a la alcaldía.
En fin, que el propio Caballero nos prometió cuando pasó por la Autoridad Portuaria en 2005, que nos iba a hacer un pirulí diseñado por Jean Nouvel, de más de 40 plantas sobre el espigón de la estación marítima y además un grandioso centro comercial en Beiramar. Los dos proyectos todavía estamos esperando verlos, como su primer gran proyecto como alcalde, el nuevo ayuntamiento de Moneo, que no pasó de la maqueta. Verán que hemos perdido demasiado tiempo en esta ciudad en pelearnos y en proyectos que se usaron como señuelos publicitarios como los que he mencionado.

Ahora la situación es nueva. En Zona Franca hay dinero, “conditio sine qua non”, y una mayoría en el comité ejecutivo y en el pleno para hacer esos dos proyectos. Defiendo el derecho de Caballero a no compartirlos y explicar a los vigueses su razonamiento. Pero como no tiene mayoría para cambiar esa decisión, recurre al filibusterismo. Os vais a fastidiar, tenéis mayoría, pero como el único que puede convocar el pleno es el presidente de la Zona Franca es el alcalde, pues no voy a convocar ese órgano directivo y así bloqueo los proyectos. Puro filibusterismo parlamentario, pero lo que es peor: auto-odio. Antes de que se haga algo que demanda la Universidad de Vigo o la comunidad logística, uso torticeramente mis facultades para bloquear mayorías que no me gustan. Resumiendo: prefiero cortarme un brazo antes de que otros me hagan un jersey.

Así es difícil que Vigo vuelva a ser la ciudad número 1 en el informe económico Ardán, que se viene haciendo desde 1994 cuando presidí la Zona Franca como alcalde de Vigo. Así, practicando el filibusterismo, el auto-odio y la confrontación institucional que nos enseña Caballero, a Vigo solo le queda decadencia frente a ese universo Inditex que en el norte ha cogido el relevo en el liderazgo económico de Galicia y se ha convertido en una referencia de la nueva economía global.

Nuestras peleas y miserias son nuestra decadencia como ciudad, y el filibusterismo de Caballero es una muestra de la debilidad de su liderazgo y nuestro pobre futuro.

Haciendo amigos 4

El rector de la Universidad de Vigo, un hombre que fue director general en la Consellería de Industria que ostentaba el BNG, cuando era presidente Touriño, lo ha dicho alto y claro: el conflicto creado por Caballero en relación a la participación de la Zona Franca en el proyecto de convertir la ETEA en el Campus do Mar, tiene motivaciones políticas y perjudicará a Vigo porque la universidad, si hay fondos europeos, hará el Campus do Mar en otro municipio. A Caballero se le empieza a ver su plumero. 12 millones de Zona Franca para un aparcamiento en Balaídos es una gran inversión. 5,5 millones para que la Universidad de Vigo cree un polo científico transnacional con participación del CSIC, IEO y centros extranjeros de investigaciones marinas es un expolio a la ciudad.

Que en un barrio con graves problemas de desarrollo económico e integración social como Teis, se cree un nuevo polo con empleos de calidad y alto nivel cultural en un área abandonada (ETEA) es un aldraxe a Vigo por los 5,5 millones que pone Zona Franca, no se lo cree nadie de Teis, y yo llevo trabajando como pediatra a 600 metros de esa ETEA que Caballero desde 2007 prometió revitalizar y no fue capaz. Es más, cuando los vecinos de Teis vean que, por el obstruccionismo de Caballero, que se niega a convocar el pleno de la Zona Franca y dejar que se vote libremente, la ETEA seguirá abandonada y el Campus do Mar se hace en otro sitio en otro municipio, a lo mejor los de Teis se enfadan y se movilizan, porque la paciencia tiene un límite y la mayoría absoluta no legitima ni la prepotencia ni la mentira ni la chulería.

Señor Caballero, más dura será la caída. Siga usted fabricando adversarios. El señor Mato o el señor Mouriño lo han apoyado y defendido hasta que usted decidió que Vigo era de su propiedad tras la mayoría absoluta, y usted quiere hacer pasar sus intereses políticos como si fueran los de Vigo. Siga así, mintiendo sin rubor y la gente irá descubriendo como engañó a muchos con un falso viguismo. Veamos como ejemplo su negativa a colaborar para que el pergamino Vindel viniese a nuestra ciudad, iniciativa de la Universidad de Vigo y que solo necesitaba de usted 400.000 euros para un evento que va durar 6 meses. Usted se negó, mientras gasta en dudosas subvenciones y contratos a dedo a amigos y lacayos, desde la Alcaldía todos los años de su mandato, y van 10, más de 2,5 millones de euros anuales. Siga enfrentando vigueses dando usted certificados de buenos y malos en función de si le obedecen o simplemente buscamos la verdad y no nos plegamos a sus caprichos.

Está usted cavando su tumba política, para mi poco importante, pero está usted aumentando el declive de nuestro Vigo, porque desde 2007 nuestra ciudad pierde puestos en el informe Ardán, en los informes de renta de la Agencia Tributaria, en los censos del INE, etc. Empieza usted a ser un problema para Vigo. Veremos como cada día más vigueses de toda condición nos unimos para que nuestra ciudad tenga un alcalde mejor que usted.

Dos mundos 1

En Vigo hay dos Balaídos. Uno, el más conocido, es el campo de fútbol, donde juega el Celta y que es un icono de la ciudad. Enfrente, a unos 50 metros de la grada de Río, desde finales de los años 50 del pasado siglo XX, está el polígono de Balaídos de la Zona Franca de Vigo. Es en ese polígono de Balaídos, industrial, donde desde 1960 ha latido el corazón económico de Vigo.

Ese Balaídos industrial, donde no solo está la factoría de PSA-Citroën sino muchas otras, cuyo crecimiento es fundamental para que PSA y todo el complejo logístico industrial pueda mejorar su productividad, y por tanto garantizar nuestro futuro económico, está sometido a un parón que impide su ampliación, porque los genios del gobierno municipal no son capaces de cumplir con la ley de la Xunta, hecha para Vigo, después de que Abel Caballero y Caride consiguieran que el Tribunal Supremo tumbara su Plan de Ordenación Municipal.

Y en esto aparece la operación de absorción de Opel por PSA. Recordemos que Figueruelas, la planta de Opel en Zaragoza, está considerada la planta más moderna de automóvil, al menos en la península ibérica. Es evidente entonces que si queremos despejar los planes de expansión, modernización y crecimiento de PSA y toda la industria, si queremos que más de 50 millones de euros se inviertan ya por las empresas privadas, debemos PRIORIZAR este Balaídos industrial que da de comer a miles familias de Vigo y su área.

Señores del gobierno municipal, denle al Balaídos industrial, al que depende de la Zona Franca, las mismas facilidades que le dan a la grada de Río. No fastidien el polígono industrial por hacer batallas políticas contra la Zona Franca y su delegada. Con las cosas de comer no se juega, si no miren su Plan General suspendido por el Tribunal Supremo. El Balaídos industrial no debe soportar por más tiempo la frivolidad de un gobierno municipal, que no es capaz de gestionar, de mover los papeles para resolver un expediente.

Con su incapacidad para resolver administrativamente el expediente de ampliación del polígono industrial de Balaídos, están ustedes jugando con el pan de trabajadores y empresas que necesitan esa ampliación, más ahora todavía con el tema de la absorción de Opel. Y quien juega con fuego terminará quemándose, como ya les pasó con el PGOM, donde han pasado ustedes a la historia de fracasos de la ciudad.

El capitán araña

Hay un dicho español que explica a la perfección la conducta de las personas que embarcan a otras en aventuras y ellos, por si acaso, se quedan en tierra. Estos últimos tres días, el ínclito Abel Caballero estña haciendo una vez más de capitán araña, ahora con el futuro de La Panificadora. Lean ustedes sus declaraciones, abundantes y profusas, donde explica lo que tiene que pagar la Zona Franca y lo que tiene que hacer en la parcela de La Panificadora. Eso sí, de la parte municipal y de los dineros no dice casi nada. Estamos ante una magistral lección de superchería y propaganda, además falsa, porque el planeamiento vigente es el denostado Plan de Ordenación Urbana de 1993. Recordemos que su PXOM “guay” se lo tumbó el Tribunal Supremo.

Me temo que esto de La Panificadora de Caballero y sus altavoces mediáticos se va a quedar en lo mismo que el Pirulí de Jean Nouvel, el nuevo Ayuntamiento de su amigo Moneo, su genial centro comercial Beiramar o el hijo putativo de él y José Blanco, el centro comercial de Thom Mayne: en nada. Lo único que fue capaz de terminar, fue parido por otros, el Auditorio Mar de Vigo, y se encargó de jorobarlo con sus apaños para su amigo condenado Gayoso. Sepan que estamos pagando dos veces el Auditorio. Cada año le metemos 1,5 millones de euros en alquiler de unas instalaciones…¡nuestras!, ¡genial!.

Esto de La Panificadora huele a negocio para los Valcarce y los Fontán, aquellas familias elitistas que tenían aquella televisión ilegal, Televigo, donde nuestro Caballero empezó a copiar el “Aló Presidente” de Hugo Chávez.

Un amigo ejemplar

Estos días el ínclito Abel Caballero ha dicho que Manuel Rodríguez es un empresario ejemplar y que su cese como vocal del Consorcio de la Zona Franca, donde sentaba su culo desde mediados de los años 80 cuando el señor Caballero, a la sazón ministro del segundo gobierno de Felipe González, indujera su nombramiento, era una purga. La gente del común debe saber cosas de este corcho que lleva más de 20 años como vocal, sobreviviendo a cuatro cambios de delegado del estado en Zona Franca. Un corcho que vio pasar delante de sí a seis alcaldes antes de la llegada de su amigo Caballero en 2007. Un corcho que vio pasar cuatro presidentes de gobierno, y él siempre se mantenía en su puesto de vocal.

Este hombre, que empezó como un subcontratista de ASCON, ha escalado hasta acumular un gran número de empresas. Sin duda su primer golpe de fortuna fue cuando el estado, con vaya sorpresa Abel Caballero de ministro y su alumna Elena Espinosa en la ZUR, le regalamos los varaderos de ríos y Meira que habían quedado vacíos tras el traumático cierre de ASCON, película los lunes al sol. ASCON pasó a ser Metal Ships y Polyships con dique flotante, el único en Galicia, dentro del pack regalo del gobierno donde estaba Abel Caballero, inicialmente diputado en las cortes por A Coruña. El gobierno donde estaba Abel concedió vía ayudas del fondo de empleo de la reconversión, más de 400 millones para recolocar parados del naval, incluso de ASCON. Verán que este es un pelotazo en toda regla que solo se puede hacer con la complicidad del poder, complicidad que “Rodman”, ápodo con el que se le conoce, siempre tuvo con el poder.

Bueno, siempre no. Era 1993 y Rodman con la complicidad de Espinosa, entonces presidenta de la Autoridad Portuaria, propuesta para variar por Abel Caballero, y López Peña como delegado del estado en Zona Franca, consigue primero la concesión portuaria y después la declaración de zona franca, exenta de impuestos, para meter una macro gasolinera con 30 millones de metros cúbicos de combustibles en el relleno de Bouzas. La empresa se llamaba Petrovigo. La intención: vender combustible sin IVA a los barcos de gran tonelaje que pasan delante de las islas Cíes. Muchos vigueses se movilizaron para impedir ese atentado contra la ría y nuestro mayor patrimonio medioambiental. Todos los permisos del gobierno central comandado por el PSOE y la Xunta de Manuel Fraga estaban dados, pero había un pequeño problema: no había plan del puerto que diese cobertura a semejante idea y el Plan General de la ciudad no preveía esos usos. El Concello de Vigo con el alcalde Príncipe dijeron no y Vigo respiró tranquila. Se supo después que la operación era vender Petrovigo con la licencia municipal a la empresa saudí ARAMCO…. Otro pelotazo más grande que el de ASCON, pero este no salió porque un gobierno municipal no se vendió ni traicionó a ciudad.

El gobierno socialista y el PP mimaron siempre a Rodman. Miles de millones de pesetas salieron bien de los presupuestos generales vía lanchas de Guardia Civil y Aduanas, bien vía créditos a países del tercer mundo para ayuda al desarrollo que se utilizaban para pagar barcos de poliéster que hacía Rodman. Pero miren si cuida Manuel Rodríguez a los que le ayudan, que la señora Espinosa y el señor López Peña terminaron trabajando en su grupo empresarial. Puertas giratorias en estado puro. Y para terminar, la venta del grupo a un magnate chino encarcelado por corrupción y con vínculos denunciados por la CIA con las élites corruptas de Angola.

Este es el ejemplar amigo de Caballero que se sirve para provecho propio de sus conexiones con el poder. Detrás de él siempre el escándalo, trafico influencias, etc. Y dejo para otro día su historia con Caixavigo y la de la recomendada de Abel, doña Pilar Cibrán. Habrá más y más sabrosas historias de para lo que no debe servir el poder político. ¿Entienden ahora el cabreo de Caballero con Pedrosa por la “purga”?. Bien doña Teresa por no tragar los negocietes del sátrapa.

Golpe de estado en la Zona Franca 5

ACTUALIZACIÓN: parece que al fin alguien de la prensa se hace eco de las maniobras del sátrapa

Hace unos días les conté desde esta página web como el señor Caballero chantajeaba para que Zona Franca se metiese en las obras de Balaídos enterrando más de 12 millones de euros. Pues todo lo que les dije se va cumpliendo. El inefable concejal del PP y senador señor Manuel Fidalgo, sí, el padre adoptivo del pacto presupuestario PP-PSOE pues lo trabajó mano a mano con el señor Regades, ha sido destituido de su puesto como vocal del pleno de Zona Franca de Vigo en la xunta de goberno local celebrada el pasado viernes 15 de julio.

La explicación pública, otra mentira más, es que la concejala de urbanismo, la otrora conselleira de ordenación madre del PGOM suspendido por el supremo, será la nueva vocal para “coordinar mejor” al Concello y la Zona Franca. Mentira gorda, lo que hace Caballero es, contando con el voto de su amigo Manuel Rodríguez, presidente del grupo Rodman y graciosamente nombrado por el PP, hacerse con la mayoría de votos en el pleno y bloquear las iniciativas de la delegada del estado, la señora Pedrosa. Caballero no tolera que nadie disienta de sus órdenes, y va a aprovecharse de los tontos del PP que no cambiaron a Manuel Rodríguez, esposo de aquella cónsul del Perú en Vigo a la que “regalamos” dos años un local para el consulado en el antiguo Rectorado.

Para fastidiar todo lo que pueda, como siempre, como buen comunista Abel mata políticamente a los que no opinan como él. Sátrapa le dicen a quien así se comporta. Y todo el mundo callado, que para eso vale la publicidad institucional pagada con el dinero de todos. Enfrente de Abel no hay nada. Al PP le crecen los enanos y los de la Marea están ocupados con las listas. Solo quedamos algunos resilientes, pero quedamos.

Chantaje en la Zona Franca 4

Voy a intentar explicarles lo que los periódicos no se atreven a decir en lenguaje vulgar para que el pueblo vigués sepa el individuo que hemos elegido como alcalde.

Desde que la Zona Franca de Vigo existe, el alcalde de Vigo es el presidente nato del consorcio, es él quien convoca el pleno, organismo que decide no sólo sobre sus presupuestos sino también sobre las adquisiciones de patrimonio. Si no hay voto favorable del pleno, y para ello debe ser convocado por el presidente, en este caso el inefable Abel Caballero, la Zona Franca no puede comprar unos edificios de la extinta ETEA para ponerlos a disposición de la Universidad de Vigo, para desarrollar el tan traído y llevado Campus del Mar. Ese proyecto, que recibiría financiación europea, serviría para confirmar a Vigo como la capital europea del mar y la pesca.

Pues bien, nuestro estimado Caballero quiere que la zona franca de Vigo financie la grada de Marcador de la remodelación del estadio de Balaídos, concesión cedida a nuestro Real Club Celta, del que yo sí soy accionista. Como quiera que entre los fines de la Zona Franca no está lo de dedicarse a construir gradas en estadios de fútbol, la actual delegada de la Zona Franca, nombrada por el PP y nativa de Pontevedra, como otros lo son de Ponteareas, se niega a hacer tal dispendio de 12 millones de euros para sanear la cuenta de resultados de la sociedad anónima deportiva Real Club Celta. Nótese aquí que la inversión para el Campus del Mar son 5,2 millones de euros.

¿Y entonces que se le ocurre a nuestro sátrapa?. Pues muy fácil, no convoca el pleno del consorcio si no se trata también el tema de la grada de Marcador de Balaídos, y además con los corifeos de siempre de palmeros, lo presenta como viguismo puro y duro. ¿Se imaginan ustedes a la Zona Franca de Barcelona haciéndole una grada al Barcelona?. Los delegados que nombró el gobierno del PP en la zona franca de Cádiz, saquearon ese consorcio, por eso están en la cárcel, pero no se les ocurrió hacer las gradas nuevas del estadio Tomás de Carranza, donde juega el Cádiz. Pero Vigo, una vez más, es diferente.

Me temo que si hacen esa barbaridad, construir la grada de Balaídos por la Zona Franca de Vigo, algún ciudadano decente irá ante la justicia porque ya está bien de tanta chulería y despilfarro. Y me da igual si fichan al hijo de Carmela o si emplean a su cuñada en la Fundación Celta, una barbaridad es una barbaridad, y una malversación es un delito, aunque tengas 17 concejales y a los medios callando por la publicidad que les pagamos.