La verdad del sector naval

En esta página, hemos mantenido que el problema del naval en Vigo y Galicia no era el tax lease ni el malvado Joaquin almunia. El problema somos nosotros, o más claramente, algunos “pseudoempresarios”, pues hay gente decente y honrada pero son los menos.

Al final, aquel tax lease que se iba a llevar por delante los 10.000 empleos de la ría de Vigo, se ha quedado en un tigre de papel de 126 millones de beneficios fiscales fraudulentos que, tras estudiar caso a caso, tendrán que devolver empresas como El Corte Inglés, Zara o Ikea, que como verán tienen una implicación profunda con la construcción naval y la explotación de todo tipo de buques.

Como siempre, al final llega la verdad y el problema de Barreras es que el señor Pucho Viñas se equivocó, sin mala fe sentencia dixit, de contabilizar como Dios manda 12.000 millones de las antiguas pesetas, calderilla, y los sindicatos, los liberados, los consejeros y los banqueros prestatarios junto con los auditores no se dieron cuenta del error. Por no darse cuenta, ni siquiera el ilustrísimo profesor mundial de economía que nos representa, el ilustre Abel Caballero, se dió cuenta. Vamos, igual que los consejeros de Gayoso, estaban de paso y, eso sí, se liberaban, cobraban, prestaban y botaban navíos pero no sabían nada. Hatajo de cómplices de golfos que siembran la ruina de esta ciudad.

Y ahora señores y señoras concejales, ¿matamos a Joaquín Almunia?, ¿a Rajoy?, ¿a Núñez?, mientras tanto los vascos y asturianos contratan y seguirán contratando nuevos buques. ¡Hasta los noruegos parecen dispuestos a comprar los astilleros de Viana do Castelo!. O cambiamos los patrones que dirigen este buque llamado Vigo o naufragaremos entre la complacencia autista de sus élites.