¡Cuba va! 2

Nuestras generaciones fueron impactadas por el hecho de la revolución cubana, que empezó como una gran ilusión y nos llevo a la decepción al ver que unas élites secuestraron la esperanza de una sociedad diferente con la complicidad de los torpes americanos que decretaron un bloqueo que dio oxígeno al castrismo y unos soviéticos que aprovecharon la ocasión para matar la ilusión de que otra sociedad era y es posible.

El 17 de diciembre es un gran paso para Cuba y un pequeño paso para la humanidad. El objetivo: una sociedad más libre y justa. Cuando en agosto 1993, Carlos Solchaga, enviado por Felipe cuando ya no era ministro y era portavoz del grupo parlamentario socialista, le plantea a Fidel Castro, tras la caída del muro de Berlín, la necesidad de hacer cambios sociales y democráticos para que el estado de bienestar fuese el futuro de la revolución cubana. Fidel le dijo que de acuerdo, pero sin revanchas tipo Ceaucescu y con la necesaria colaboración de Estados Unidos. Esa transición empieza hoy su penúltimo capítulo con el paso dado por Obama y el hermano de Fidel, Raúl Castro, que ya se hace sitio en la historia.

¡Cuba va!, decían en una canción de Silvio, Pablo y otros compañeros de la nueva trova. Creo que esto va bien para los cubanos y para la gente decente del mundo.
Empieza el cambio en Cuba. Y en Vigo tenemos que hacerlo después del 24 de mayo de 2015, con más votos para el cambio que para el inmovilismo cutre y facha de Abel Caballero.