Otro dato más del declive de Vigo 1

Carlos Punzón publica hoy, a toda página, en la edición local de Vigo de la Voz de Galicia, los últimos datos de la evolución de la demografía en Vigo, y como viene siendo habitual para nuestra ciudad, los datos son preocupantes: se van de Vigo más personas que las que llegan. Por primera vez en nuestra historia, Vigo es una ciudad con emigración. Nosotros, que crecimos en los últimos 100 años a base de la llegada de emigrantes de otras partes de Galicia y España.

Los datos demográficos son claros, Vigo está en declive, cerrar los ojos y negarlo solo retrasa el necesario cambio de dirección y dirigentes que devuelva la esperanza y crecimiento que nuestra ciudad necesita. No cerremos los ojos, Vigo tiene futuro si somos capaces de hacer cambios urgentes.

Pescanova: sigue el escándalo

La alternativa a Manuel Fernández Sousa es la familia Carceller, dueños del grupo Damm, la cerveza Estrella Damm y demás sociedades. Por lo que se puede leer en el auto de la Audiencia Nacional, publicado esta misma tarde en los medios de comunicación de Vigo y España, parece que también tienen cuentas ocultas en paraísos fiscales. ¿Habrá alguno decente para limpiar Pescanova y garantizar el futuro de los empleos de la que fue la multinacional pesquera más importante de España?. La respuesta mañana en una junta de accionistas que promete ser todo un espectáculo, poco edificante desde el punto de vista moral, pero estos son los capitalistas que nos gobiernan y a los que algunos políticos del sistema les rinden pleitesía y les hacen favores.

Cambio por favor, y pronto.

El otro Vigo

Acabo de ir a unos grandes almacenes situados en el corazón de nuestra ciudad y he visto a tres personas de distintas edades, sexo y raza pero con un denominador común: la pobreza. La primera persona, sentada en la puerta de una entidad bancaria, era una mujer madura, sola, con un cartel que ponía “ESTOY ENFERMA, NECESITO AYUDA”. La segunda persona era de color, varón, joven, aparentaba menos de 30 años y su cartel ponía “TRABAJO DE CUALQUIER COSA, NECESITO AYUDA”. Estaba sentado en lo que hace algún tiempo fue un pequeño comercio, desgraciadamente cerrado hace más Acabo de ir a unos grandes almacenes situados en el corazón de nuestra ciudad y he visto a tres personas de distintas edades, sexo y raza pero con un denominador común: la pobreza. La primera persona, sentada en la puerta de una entidad bancaria, era una mujer madura, sola, con un cartel que ponía “ESTOY ENFERMA ,NECESITO AYUDA”. La segunda persona era de color, varón, joven, aparentaba menos de 30 años y su cartel ponía “TRABAJO DE CUALQUIER COSA, NECESITO AYUDA”. Estaba sentado en lo que hace algún tiempo fue un pequeño comercio, desgraciadamente cerrado hace más de un año. Por último la tercera persona, sentada al lado de una agencia de viajes, era un varón, mayor de 70 años, su cartel sólo decía “POR FAVOR AYUDA”. Sería un error decir que Vigo es esa foto de seres humanos desesperados, pero el mismo error cometen los que creen que porque a ellos y los suyos les va bien, Vigo va bien. Craso error, el motor de Vigo está gripado y nos quieren anestesiar para someternos a la crueldad moral de la desigualdad.

Y la izquierda, ¿dónde estamos?. Necesitamos un cambio, primero moral y luego político para que Vigo vuelva a ser aquello que antes fue, una ciudad con una cierta igualdad de oportunidades, una ciudad calvinista donde trabajar más, permitía progresar más. Lamentablemente, ahora, si no tienes padrinos, no te bautizas, es decir, no tienes oportunidad de trabajar y más en todo lo relacionado con el Concello de Vigo, incluidas contratas y demás parentela. Así no somos ni ciudad libre ni igualitaria. Así no habrá futuro para todos, sino para unos pocos, las élites y sus allegados y protegidos.

Empresarios así; no, gracias

La dirección de la patronal gallega se va a renovar, bueno, mejor dicho, va a cambiar de cara, pero me temo que los empresarios emprendedores, que algunos habrá, no van a dirigir la Confederación de Empresarios de Galicia.

Esta organización estuvo a punto de desaparecer hace 12 años cuando la presidía el Señor Ramilo, y se produjo una evidente desviacion de fondos públicos previstos para formación,vean la noticia de lavoz. Ahora se va el Señor Fontenla, que tiene un pequeño agujero en su grupo empresarial de 40 millones de euros y el que llega es el Señor Fernández Alvariño que, créanme, no es un genio como empresario, es más, como concesionario de la SEAT en Vigo, estuvo a punto de desaparecer por una nefasta gestión.

En resumen, que en las instituciones empresariales y en las organizaciones sindicales, tenemos empresarios que no emprenden y trabajadores que no trabajan y que llevan liberados décadas… . Así, con dirigentes burócratas, mediocres y alejados de la realidad del día a día, estamos condenados a que los sindicatos y los empresarios se representen sólo a sí mismos, no a los trabajadores y emprendedores, abriéndose así una brecha mayor entre el país real y el país oficial. Necesitamos que el cambio también llegue a estas cúpulas y una nueva generación de dirigentes decentes, honrados, sin hipotecas, renueven el gran pacto social que necesita España y Europa para ganar competititividad y futuro en el siglo XXI. Cambio necesario y urgente de las élites que nos llevaron al foso de la crisis, pero cambio de verdad, no este simulacro.