El capitán araña

Hay un dicho español que explica a la perfección la conducta de las personas que embarcan a otras en aventuras y ellos, por si acaso, se quedan en tierra. Estos últimos tres días, el ínclito Abel Caballero estña haciendo una vez más de capitán araña, ahora con el futuro de La Panificadora. Lean ustedes sus declaraciones, abundantes y profusas, donde explica lo que tiene que pagar la Zona Franca y lo que tiene que hacer en la parcela de La Panificadora. Eso sí, de la parte municipal y de los dineros no dice casi nada. Estamos ante una magistral lección de superchería y propaganda, además falsa, porque el planeamiento vigente es el denostado Plan de Ordenación Urbana de 1993. Recordemos que su PXOM “guay” se lo tumbó el Tribunal Supremo.

Me temo que esto de La Panificadora de Caballero y sus altavoces mediáticos se va a quedar en lo mismo que el Pirulí de Jean Nouvel, el nuevo Ayuntamiento de su amigo Moneo, su genial centro comercial Beiramar o el hijo putativo de él y José Blanco, el centro comercial de Thom Mayne: en nada. Lo único que fue capaz de terminar, fue parido por otros, el Auditorio Mar de Vigo, y se encargó de jorobarlo con sus apaños para su amigo condenado Gayoso. Sepan que estamos pagando dos veces el Auditorio. Cada año le metemos 1,5 millones de euros en alquiler de unas instalaciones…¡nuestras!, ¡genial!.

Esto de La Panificadora huele a negocio para los Valcarce y los Fontán, aquellas familias elitistas que tenían aquella televisión ilegal, Televigo, donde nuestro Caballero empezó a copiar el “Aló Presidente” de Hugo Chávez.

Fiascos y más fiascos 2

¿Dónde quedan los grandes proyectos de Abel?

Érase una vez una ciudad que pasó de ser la número 1 de renta y PIB per cápita en Galicia en 2005 a situarse como tercera o cuarta en Galicia en 2015. Esa misma ciudad tenía más de 30.000 parados, y por primera vez en su historia, no crecía demográficamente, es más, por primera vez eran más los vigueses que se iban a vivir y trabajar fuera, que los foráneos que escogían Vigo para vivir y trabajar. Esa ciudad se llama Vigo y la dirige un alcalde, Abel Caballero, encantado de su relación con las élites que marcaron el declive de la ciudad. Apadrinó como doctor honoris causa a un tal Gayoso, que hundió Caixanova. Jugaba al tenis y era amigo de Manuel Fernández de Sousa, el hundidor de Pescanova que engañó a 20.000 accionistas. Cedió locales a la mujer de Manuel rodríguez, dueño de Rodman, que vendió su empresa a un chino perseguido por corrupción y delitos económicos. Este gran prócer hijo adoptivo de la Coruña prometió cambiar la ciudad con los siguientes proyectos:

- El pirulí de Jean Nouvel, cuando estaba en el puerto, al que acompañó de una Disneylandia en la zona de las Avenidas con pasaje submarino acristalado, y para rematarlo con un centro comercial en Beiramar.

- La reforma de la Praza do Rei, el Concello y la ladera del Castro, que le fue confiada en forma de maqueta y dibujo al gran arquitecto Rafael Moneo, que no hizo sus trabajos gratis, sino a cambio de una cantidad de dinero. En este proyecto el gran Abel llegó a buscar socio empresarial y el elegido, como no, fue una empresa inmobiliaria de Gayoso y Caixanova, Raminova. No solo no se movió un papel sino que Caixanova desapareció y Raminova liquidada.

- La grandiosa playa de Samil fue recuperada en dos ocasiones sobre el papel por nuestro prócer, acompañado de su discípula Elena Espinosa. Samil sigue igual, eso sí, hicimos un chiringuito nuevo de algún conocido sobre ese arenal que íbamos a liberar y regenerar.

- Pero quedaba el último cartucho: la gran y estupenda estación del AVE con centro comercial, campo de fútbol incluido en la terraza para el modesto Casablanca. Aquí el socio escogido por nuestro visionario era el ministro Blanco, el que se olvidó de declarar puerto nodal al puerto de Vigo mientras Abel tragaba. Como Abel y Blanco son de pueblo, se hicieron las Américas para buscar otro premio Pritzker para su fastuoso proyecto, Thom Mayne. Ahora sabemos que el concurso para ese proyecto ha vuelto a quedar desierto, vamos, que no hay quien se quiera arriesgar a poner dinero en la milonga.

Por el camino, Abel consiguió que por primera vez suspendieran el Plan General de Ordenación Municipal, por defectos graves en la tramitación.

Pobre Abel, pobre Vigo, pero todo esto es cierto y los vigueses y sus altavoces callan, la oposición se hace desde estas páginas y algunos juzgados. Así, así se hundió el Titanic.

Bajo la alfombra 1

Les invito a que lean el artículo que escribió Juanma Fuentes y la entrevista que me hicieron en La Voz de Galicia a propósito del Plan Xeral en este enlace

En 1991, la Xunta de Galicia suspendió la revisión del Plan Xeral de 1988, que impulsó el señor Soto en 1990, coincidiendo con el final de su tercer mandato.
Cuando la Xunta suspendió esa revisión, yo me sentí liberado, porque había varias operaciones urbanísticas exprés que me planteaban serias dudas. Por eso no las voté.

El plan de Abel Caballero, aunque el diga que es de otros y que acaba de ser suspendido, tambien escondía basura bajo la alfombra. Les voy a dar un ejemplo: la urbanización de Plaza de España, que preveía un aprovechamiento exagerado y un beneficio injusto de los promotores. La empresa implicada en tal urbanización se llamaba Brues, presentó concurso de acreedores y esté en fase de liquidación. Esa misma empresa aparece en varios procedimientos judiciales en Baleares, País Vasco y otras regiones de España por asuntos de corrupción urbanística… . Dirigentes del PSOE adictos a la corriente guerrista, disfrutaron de puestos directivos en la extinta Brues S.A., uno de ellos Maturana, cosejero del gobierno vasco que coincidió en el tiempo de Caballero como ministro. Caballero también fue un destacado guerrista. El que suscribe se opuso siempre a operación Plaza de España. Llegué a hacer una felicitacion de Navidad sobre el tema cuando Caballero y su concejala de Urbanismo entonces, no electa, la señora Carmela Silva, aprobaron aquel convenio tan particular. Aten cabos y entenderán lo que había detras de Plaza de España.

Ustedes tienen derecho a saber que no somos todos iguales. Por cierto, ese proyecto de Plaza de España que Caballero, un grupo de arquitectos interesados en hacer la obra y los altavoces mediáticos presentaron como la panacea. Quedaron como el plan Moneo, el pirulí Nouvel y el centro comercial de Beiramar: en el monte del olvido.

¿Por qué la oposición actual, incluida la Marea, calla estas cosas?. Veremos si se atreven en el pleno del día 22.

Otro éxito 6

Pues tanto va el cántaro a la fuente que termina rompiendo.

El gobierno municipal de Abel Caballero desprecia la legalidad y a veces la traspasa. Véanse los sumarios de la operación Patos, enchufes, el caso del hormigón, la anulación del pliego de jardines y ahora su gran éxito: su Plan General de Ordenación Municipal (sentencia aquí). Porque él metió el lápiz en él y porque él, con la complicidad de Touriño, otrora presidente de la Xunta de Galicia y ex jefe de gabinete de Abel Caballero en el Ministerio de Transportes, decidió cuándo y cómo se aprobaba. El pobre Pachi Vázquez y la ahora escondida Caride fueron meras marionetas.

¿Por qué no se hizo la evaluación estratégica del plan?, porque sería negativa. ¿Cómo con 120.000 viviendas se puede garantizar el abastecimiento de agua con el mismo tubo que se hizo en mi mandato en 1992?. Y este no es el único agujero. Pero el problema es que este mal gestor, además es cobarde y con sus altavoces mediáticos bien engrasados con publicidad y patrocinios, pretende echarle el muerto a otros como es habitual. Porque no les cuadra, si no también meterían en el paquete de culpables al lobby de A Coruña. Y no tardarán mucho tiempo en sacarme a mi a la palestra. Es igual, el daño está hecho y Abel Caballero, como Florentino Pérez en el Real Madrid, le echa la culpa a los otros. Los sátrapas y los canallas hacen lo mismo en el fútbol, en la política y en la vida.

Los vigueses tienen lo que votaron pero el futuro no es bueno. ¿Hasta cuando seguirán narcotizados por esta banda de malos gestores que llevan a Vigo de derrota en derrota hasta el declive final?.