Un amigo ejemplar

Estos días el ínclito Abel Caballero ha dicho que Manuel Rodríguez es un empresario ejemplar y que su cese como vocal del Consorcio de la Zona Franca, donde sentaba su culo desde mediados de los años 80 cuando el señor Caballero, a la sazón ministro del segundo gobierno de Felipe González, indujera su nombramiento, era una purga. La gente del común debe saber cosas de este corcho que lleva más de 20 años como vocal, sobreviviendo a cuatro cambios de delegado del estado en Zona Franca. Un corcho que vio pasar delante de sí a seis alcaldes antes de la llegada de su amigo Caballero en 2007. Un corcho que vio pasar cuatro presidentes de gobierno, y él siempre se mantenía en su puesto de vocal.

Este hombre, que empezó como un subcontratista de ASCON, ha escalado hasta acumular un gran número de empresas. Sin duda su primer golpe de fortuna fue cuando el estado, con vaya sorpresa Abel Caballero de ministro y su alumna Elena Espinosa en la ZUR, le regalamos los varaderos de ríos y Meira que habían quedado vacíos tras el traumático cierre de ASCON, película los lunes al sol. ASCON pasó a ser Metal Ships y Polyships con dique flotante, el único en Galicia, dentro del pack regalo del gobierno donde estaba Abel Caballero, inicialmente diputado en las cortes por A Coruña. El gobierno donde estaba Abel concedió vía ayudas del fondo de empleo de la reconversión, más de 400 millones para recolocar parados del naval, incluso de ASCON. Verán que este es un pelotazo en toda regla que solo se puede hacer con la complicidad del poder, complicidad que “Rodman”, ápodo con el que se le conoce, siempre tuvo con el poder.

Bueno, siempre no. Era 1993 y Rodman con la complicidad de Espinosa, entonces presidenta de la Autoridad Portuaria, propuesta para variar por Abel Caballero, y López Peña como delegado del estado en Zona Franca, consigue primero la concesión portuaria y después la declaración de zona franca, exenta de impuestos, para meter una macro gasolinera con 30 millones de metros cúbicos de combustibles en el relleno de Bouzas. La empresa se llamaba Petrovigo. La intención: vender combustible sin IVA a los barcos de gran tonelaje que pasan delante de las islas Cíes. Muchos vigueses se movilizaron para impedir ese atentado contra la ría y nuestro mayor patrimonio medioambiental. Todos los permisos del gobierno central comandado por el PSOE y la Xunta de Manuel Fraga estaban dados, pero había un pequeño problema: no había plan del puerto que diese cobertura a semejante idea y el Plan General de la ciudad no preveía esos usos. El Concello de Vigo con el alcalde Príncipe dijeron no y Vigo respiró tranquila. Se supo después que la operación era vender Petrovigo con la licencia municipal a la empresa saudí ARAMCO…. Otro pelotazo más grande que el de ASCON, pero este no salió porque un gobierno municipal no se vendió ni traicionó a ciudad.

El gobierno socialista y el PP mimaron siempre a Rodman. Miles de millones de pesetas salieron bien de los presupuestos generales vía lanchas de Guardia Civil y Aduanas, bien vía créditos a países del tercer mundo para ayuda al desarrollo que se utilizaban para pagar barcos de poliéster que hacía Rodman. Pero miren si cuida Manuel Rodríguez a los que le ayudan, que la señora Espinosa y el señor López Peña terminaron trabajando en su grupo empresarial. Puertas giratorias en estado puro. Y para terminar, la venta del grupo a un magnate chino encarcelado por corrupción y con vínculos denunciados por la CIA con las élites corruptas de Angola.

Este es el ejemplar amigo de Caballero que se sirve para provecho propio de sus conexiones con el poder. Detrás de él siempre el escándalo, trafico influencias, etc. Y dejo para otro día su historia con Caixavigo y la de la recomendada de Abel, doña Pilar Cibrán. Habrá más y más sabrosas historias de para lo que no debe servir el poder político. ¿Entienden ahora el cabreo de Caballero con Pedrosa por la “purga”?. Bien doña Teresa por no tragar los negocietes del sátrapa.

La boda nostra 2

Llevamos más de 4 años denunciando las redes mafiosas de enchufes, adjudicaciones de obras y servicios, connivencias delictivas entre representantes políticos de nuestra ciudad, contratistas y empresas que trabajan para nuestro Concello. Hemos sido una voz que clama en el desierto mediático, donde salvo algún medio de comunicación, se empeñan en ocultarle a los vigueses que las élites políticas, funcionariales y empresariales se reparten obras y servicios, y empleos, mientras los valiosos jóvenes vigueses se van al exilio económico.

La justicia tiene abiertas tres causas: Patos, el enchufe de la cuñada de Carmela Silva y Hormigón, a pesar de que la mayoría de vigueses lo ignoren. A los vigueses del común les gustaría ver la boda que la pasada semana se celebró en la iglesia del Berbés. La novia era doña Alba Rivas, hija de don Ángel Rivas, concejal imputado en la causa de la Patos y el caso Hormigón. El novio era don Juan José Escolar, funcionario de la Autoridad Portuaria de Vigo, imputado en la causa de la operación Patos con su suegro.

Los vigueses deberían saber, si los medios les informasen de ello, que la feliz pareja va a vivir en una coqueta vivienda que la señora Alba Rivas consiguió por sorteo, ¡qué suerte!, otorgada por el consorcio para la rehabilitación del Casco Vello. Este organismo se financia con dinero de la Xunta y el Concello. Cuando la suerte llamó a la puerta de la feliz Alba Rivas, su papá era concejal en ejercicio en el gobierno municipal del señor Caballero. Pura coincidencia.

Las “casualidades” no acaban ahí. Papá Ángel Rivas, fue miembro del consejo de administración de la Autoridad Portuaria siendo don Abel Caballero presidente del ente, y siguió siéndolo cuando el señor Paz sustituyó a Don Abel en el Puerto de Vigo. La responsable política del nombramiento de papá Rivas, en el consejo de la Autoridad Portuaria, fue la señora María José Caride, a la sazón conselleira de Política Territorial y en la actualidad, casualmente, concejala de Urbanismo y compañera de gobierno municipal de papá Rivas, en el tercer gobierno vigués que preside Caballero tras nueve años triunfales. Pura casualidad también, ¿verdad?.

Termino. Doña Alba y don Juan José se conocieron en el puerto, donde la señora Rivas tuvo un discutido puesto de telefonista, para lo que hubo que correr lista y, casualmente, coincidiendo con su papá como miembro del consejo de administración. Por último, doña Alba perdió su contrato de telefonista con la llegada al puerto de un presidente del PP, pero la suerte, o la casualidad, la volvió a elegir para trabajar en una empresa, Marpolgal, concesionaria de servicios de la Autoridad Portuaria de Vigo. Casualidades de la vida.

Estos días están declarando testigos y antes lo hicieron los imputados en la operación Patos. Señor Horro, fiscal, señora magistrada juez del juzgado número 7: ¡qué pena de fotos para ver como mienten los testigos y los imputados!. Estamos ante una red de tráfico de influencias y favores materiales de todo tipo en torno a contratos públicos. En Italia a eso le llaman mafia politicastra, en Vigo son puras casualidades y nadie le da importancia. Disfruten vigueses de lo felices que son nuestras élites, Caballero al frente. Pagamos todos y parece que nos gusta.

La alumna de Caballero 1

Lean detenidamente esta información del espía del congreso que aquí compartimos. Entre otros muchos desfalcos, parece que la señora ex ministra doña Elena Espinosa, mientras ejerció el cargo de ministra, adjudicó más de 4 millones de euros al grupo Rodman donde ella misma había estado de directiva entre 1997 y 2004, y a donde volvió y donde sigue. Esta señora, alumna del señor Abel Caballero, presentó a su profesor en uno de esos desayunos electorales diciendo que Abel era un hombre honrado.

Adjudicar dinero al grupo donde uno trabaja es lo mismo que hizo Ángel Rivas, concejal del PSOE de Abel Caballero en el Concello de Vigo y a la sazón director general de Hormigones Valle Miñor, suministrador casi exclusivo de los casi 200 millones de euros de aceras que se ha gastado Caballero en 8 años.

Con esta noción de honradez mejor estar enfrente y enfrentado porque no quiero que confundan la decencia con la corrupción. De esas prácticas tendremos más… .