El principio del fin 1

Hasta la prensa adicta, afín al régimen, tiene que claudicar y reflejar la petición de la fiscalía de Vigo, decisión colegiada, de imputar por cohecho, prevaricación, malversación de fondos públicos o negociaciones prohibidas a más de 40 personas de la élite política de Pontevedra y Vigo.

Al principio de todo, aquella denuncia que presenté en la primavera de 2012 cuando descubrí el pastel de Eiriña y Hormigones Valle Miñor, cuando vi delante del portal de mi consulta a parte de los imputados hoy, riéndose a mandíbula batiente. Ahí estaban David Regades, mano derecha del alcalde Abel Caballero, Ángel Rivas, mano izquierda del sátrapa y Alonso Pais, dirigente vecinal y sindicalista reconvertido en conseguidor por el ex alcalde Manuel Pérez y padre de la entonces concejala del PP en el Concello de Vigo, Alexia Alonso. Riéndose estaban, de ustedes y de mí, ellos repartiendo sus obras y comisiones, amañando concursos, saqueando a pequeña escala pero de manera continuada nuestros impuestos mientras el alcalde Abel Caballero, que nunca duerme y siempre defiende la legalidad, no veía, no sabía, no olía, no detectaba, Abel Caballero solo veía su reloj y que los contratistas eran los mismos, que las hormigoneras eran las mismas, que se adjudicaban obras que ya estaban hechas y se colocaban en estas empresas amigas hijos, primos, maridos, cuñados y un largo etcétera.

Y si esto pasaba en el Concello de Vigo, ¿qué no estaba pasando en la delegación de la Xunta de Galicia en Vigo con la profesora de derecho Bravo Bosch al frente, o en la diputación de Pontevedra con el eximio ex conserje Rafael Louzán, que no ha vuelto a su trabajo original, velando por nuestros cuartos?.

Una mierda, del PP y del PSOE, de la Diputación de Pontevedra, de la delegación de la Xunta en Vigo y del Concello de Vigo. No era una cuestión personal mía. No es un problema de siglas, ni de formación académica, Abel Caballero es catedrático, Bravo Bosch profesora universitaria, ni de origen social. La corrupción es transversal, lo corroe todo.

Empieza el final de una política nociva, el clientelismo, y el final de unos políticos canallas que confundieron sus privilegios con los intereses generales. Mereció, merece y merecerá la pena luchar. Habrá más noticias, es decir, más ayuntamientos e instituciones y más partidos en la lista de imputados y causas, atentos al BNG de Pontevedra.

¿La solución?, echar a los que están en política y apoyar a los que humildemente hacemos política, que es defender valores e ideales por encima de la situación personal que uno tenga.

Infumable 8

Desgraciadamente la historia se repite. También en la Diputación de Pontevedra, con el PP desde el principio de los tiempos en el gobierno, se hacen cochinadas corruptas. Miren la noticia de los próceres del PP que han tenido que pasar por la fiscalía para intentar explicar cómo se pasó de una obra de 7 millones de euros iniciales a un costo final de 20 millones de euros y a ninguno se le ocurrió que había que licitar de nuevo. Yo no me creo que Figueroa y Louzán o Crespo sean tontos. No me creo que lo hayan hecho por el bien de Pontevedra, como el señor Rivas vendía su hormigón para aceras aprobadas por él también por el bien de Vigo.

Por cierto, aviso a navegantes: el campo de fútbol de Pasarón, que es el asunto que ocupa a la fiscalía, con Louzán y Chema Figueroa empezó en 7 millones y terminó en 20 millones. Imagínense la orgía de hormigón y reformados sin licitar en el caso de Balaídos, aquí salimos de entrada en 30 millones y si aplicamos la misma receta de Pasarón podría llegar a los 90. Ojo porque los artistas de este obra son los mismos. Los paganos, como siempre, nosotros los ciudadanos. No nos olvidemos además que en Balaídos está el problema del Lagares. Después no digan que no avisamos.

Hay que cambiarlos democráticamente echándolos con votos el 24 de mayo de 2015. Desde esta web seguiremos luchando por ese cambio y haciendo oposición al despotismo populista que desgobierna Vigo.

El anacronismo de las provincias 3

Es la enésima vez que una división administrativa del siglo XIX perjudica gravemente los servicios públicos que deben recibir los vigueses.

No es de recibo que los que vivimos en esta ciudad, que cuando se hizo la división provincial, hará pronto 200 años, era menos poblada que la que se escogió como capital, sigamos pagando esa situación. Las sedes administrativas de justicia y ahora el registro civil, se van a tener que ceñir a la capital de provincia si la propuesta del ministro Gallardón sigue adelante. Es un sinsentido que los ciudadanos y nuestras necesidades administrativas tengamos que adaptarnos a una antigua y caduca realidad provincial.

Nuestro problema no es Pontevedra, nuestro problema es una división provincial y una capitalidad que nos hurtan hasta el nombre en los mapas, por no decir los carteles señalizadores de carreteras.
Así no se puede seguir y si hay miopes que solo ven para la provincia y su capital, ha llegado el momento de usar la fuerza de la razón y las posibilidades constitucionales para acabar con este esperpento que condena a más de 450.000 ciudadanos de la conurbación de Vigo a desaparecer o ser minusvalorados en la distribución de servicios públicos. Si se empeñan en que la provincia es el problema, estamos dispuestos a cambiarla legalmente, para dejar de ser ciudadanos de tercera los que vivimos y trabajamos en área de Vigo.

No es localismo, es simplemente justicia y ese es también el cambio que necesitamos hacer el 24 de mayo de 2015, y aquí sabemos cómo y lo haremos.