Vigo es más limpio.

La ciudad está un poco más limpia con la dimisión de Manuel Fernández de Sousa, ya ex presidente de Pescanova, a la que llevó a la ruina, manipulando su contabilidad y engañando a casi todos. Vigo es hoy un poco más vivible que ayer. Estas élites extractivas son las culpables de nuestro declive, el cambio consiste en echarlas de los puestos de poder que han detentado durante tantos años, expulsar a gente como Fernández de Sousa, Gayoso, etc.

Otro de mis enemigos que se queda en el camino. Fuimos pocos los que tuvimos el valor de enfrentarnos a ellos y denunciar ante la sociedad sus trampas y sus insoportables privilegios. La verdad tarda, pero llega.