Tan lejos y tan cerca

La librería Lello de Oporto, famosa en el mundo entero, será el día 31 de julio una de las pocas que a nivel mundial podrán vender desde las 12 de la noche, la nueva obra de Harry Potter. Oporto, otra vez más, estará en el mapa global de las ciudades. Recuerden que mueve más de dos millones de turistas cada año.

Vigo está hermanada con Oporto, es más, desde hace 24 años somos fundadoras y promotoras del Eje Atlántico, pero también desde mediados de los 90, las relaciones antes estrechas, se han ido debilitando hasta llegar al cero patatero en que están en este momento. ¿Cómo gana más Vigo: enfrentado o aliándose?. ¿Podríamos captar parte de esos dos millones de turistas anuales que recibe nuestra ciudad hermana?, ¿podríamos usar su presencia en el mapa global de ciudades del mundo, donde esta Oporto, para buscarnos un hueco?

Desgraciadamente ni en el pleno, ni en el gobierno del Concello de Vigo, ni en la sociedad civil, ni en los medios de comunicación de esta ciudad, se hace este debate y yo creo que es interesante para Vigo darse la mano con Oporto, para conseguir influencia en España y Portugal y también en Europa, para poder trabajar juntos en áreas de interés estratégico común como el turismo, la cultura, por citar solo dos. Esto no solo es posible sino que ya lo hicimos entre 1991 y 1995, y nos fue bien a las dos ciudades.

Imagínense si dentro de las actividades que se van a celebrar esa noche en Oporto, hubiéramos conseguido un hueco para una presencia de nuestros activos culturales o celebrar una de las actividades en Vigo en simultaneo con Oporto. Faltan imaginación, ideas y generosidad, lean lo que dice el propietario de la librería, él se siente comprometido en la promoción de su ciudad, ¿cuántos de los nuestros opinan y actúan así?. Reflexionemos todos a donde nos lleva este ombliguismo de creer que Vigo es el centro del universo. Esas ideas nos empobrecen y nos aíslan a todos los niveles. Cambiemos localismo por cosmopolitismo si queremos jugar en la liga de las ciudades globales, y si no lo hacemos seremos simplemente acores secundarios o terciarios de un sistema urbano global.

Y aquí no nos enteramos

Interesante lo que se dice en esta página del libro “TAP: Caixa Negra”, en la que Rui Moreira, alcalde de Oporto, y su jefe de comunicación ponen blanco sobre negro la relación entre Abel Caballero y Faro de Vigo, que nadie denuncia en Vigo y que no sabemos cuanto nos cuesta porque PP y Marea no se atreven ni a preguntar ni a investigar en las cuentas municipales.

Con una oposición domesticada y lo medios controlados, la calidad de nuestra democracia local es manifiestamente mejorable.

Localismos 2

Vean la estúpida batalla en que nos han metido los dos oportunistas que presiden los ayuntamientos de Vigo y Oporto, que a pesar de ellos son ciudades hermanas desde los años 60 y que en los años 90 parieron juntas el Eje Atlántico, organización transfronteriza fundada en 1992 que agrupa hoy a 24 ciudades de Galicia y norte de Portugal.

Con insultos y desprecios a Vigo, el alcalde de Oporto no va a ganar la guerra de la regionalización frente al centralismo lisboeta. Despreciando las sinergias posibles con Oporto, Vigo no va a colocarse con fuerza en el mapa de las eurociudades ni en el mapa mundial de metrópolis. A pesar de Caballero y Rui Ferreira, Vigo y Oporto son más fuertes juntas que enfrentadas, y el interés general de vigueses y portuenses no coinciden con los intereses electorales de estos personajes que han hecho del localismo una forma de vivir políticamente beneficiosa para ellos.

Qué pena y que la gente de Vigo y Oporto callen ante tanto sinsentido de sus élites.

¿Despilfarro o inversión? 1

Muy interesante y reveladora la información que publica el prestigioso diario portugués Público sobre el famoso tren Oporto-Vigo, bautizado pomposamente con el nombre de Celta. Según la información elaborada por el equipo de Público, al cumplirse un año de su entrada en funcionamiento las pérdidas serán de un mínimo de 2 millones de euros. Lo más grave es que esta pérdida, que usted y yo pagaremos con nuestros impuestos y nuestros recortes, obedece a un capricho político de la ministra Pastor y el exministro de economía portugués.

Entre las razones de mantener funcionando esta línea daban ambos ministros las razones de fomentar el comercio y el turismo. Pues bien, la ocupacion media ha sido de menos de 30 personas al día por viaje. Se comprenderá que tenemos razones para preguntarnos si, hasta que se modernice la línea, es sensato seguir manteniendo un servicio deficitario y escasamente utilizado. ¿Sería más útil emplear ese dinero, por ejemplo, en potenciar el billete de cercanías Vigo – Pontevedra?. Decidan ustedes, lo que me preocupa es que este debate se le hurte a la opinión pública. Ahí también necesitamos un cambio: debatir sin miedo, abiertamente de la financiacion y funcionamiento de los servicios públicos.

El tren celta no puede ser un capricho de las élites,  debe responder al dinero que gastemos en él y a un consenso mayoritario de las sociedades de ambas riberas del Miño.

Otro éxito de Caballero 1

Ayer en A Coruña se firmó un convenio de colaboración entre esa ciudad gallega y la ciudad de Oporto. Es la primera aparición en Galicia del alcalde de nuestra ciudad hermana portuguesa, una figura emergente de la política lusa, que ganó las elecciones municipales de 2013 al frente de una candidatura independiente y que gobierna con el PS. Rui Moreira ha escogido para pareja en Galicia a la ciudad coruñesa, cuando históricamente había sido Vigo. De hecho, ambas ciudades estamos hermanadas.

La política suicida de aislamiento y enfrentamiento que practica Abel Caballero también nos aísla a nivel internacional y dificulta más nuestra visibilidad en el mapa de ciudades de Europa. Vaya regalo para la gala de la reconquista que se celebra hoy.

Tammbién esto demuestra que el cambio democrático es necesario para potenciar la imagen exterior de Vigo tras las próximas elecciones municipales. Necesitamos todas las manos y todas las ideas para hacer el cambio que Vigo necesita.

Área metropolitana de Oporto: otro ejemplo para Vigo

Como pueden leer en la crónica que ofrece el periódico de mas difusión en Portugal, Jornal de Noticias, el pasado jueves 31 de Octubre se eligió a Herminio Loureiro presidente del área metropolitana de Oporto.

Lo más interesante de esta elección es que se ha elegido presidente al alcalde de un ayuntamiento menor como es Oiveira de Azemeis, con quince votos a favor y una abstención. El actual alcalde de Oporto ha saludado este nuevo liderazgo, para el que él mismo no presentó candidatura siendo consecuente con su palabra. Ya había dicho Rui Moreira en su toma de posesión del 22 de Octubre que Oporto no podía imponer su liderazgo divino y apeló a la creación de una liga de ciudades del norte, sin vértice.

¿Y aquí qué pasa mientras?, aquí el área metropolitana ni nació y Vigo no tiene ningún aliado ni entre las ciudades de Galicia, ni entre las que deberían formar parte del área metropolitana.

Mientras Oporto se mueve y se internacionaliza, Vigo se paraliza y se aísla. Y esto es lo que hay. Lo que hay que cambiar más pronto que tarde.

¡Qué envidia me da Oporto! 1

Hoy ha tomado posesión la nueva corporación municipal de Oporto tras las elecciones que le dieron la mayoría relativa al independiente y antiguo apoyante de Mario Soares, Rui Moreira.

Lean por favor la magnífica entrevista que le hacen los periodistas del periódico Público y entenderán por qué tengo, a la hora en que escribo estas líneas, la sana envidia que tengo de la sociedad portuense.

No quiere ser por decreto presidente del área metropolitana, quiere colaborar con los otros alcaldes y municipios que la forman. Su principal compromiso no es el cemento, ni las aceras, sino la cohesión social y quiere, para luchar contra la pobreza, aprovechar la red social, el tejido asociativo del voluntariado que ya existe en la ciudad. Es decir, no va a dividir a la ciudad entre buenos y malos. No habla de la ciudad deportiva del Porto F.C., ni de ser una segunda capital a Lisboa, es más, el doctor Costa, alcalde de Lisboa, ¡estaba en la toma de posesión!. Por último, suma a su gobierno al PS y quiere unir a la ciudad.

Cualquier parecido con lo que vivimos en Vigo es una alucinación. ¿Podremos algún día tener un alcalde normal, comprometido con Vigo y sus ciudadanos?. La respuesta la tendremos todos los vigueses, en nuestro voto, el último domingo de Mayo de 2015. Hasta ese momento, construyamos una alternativa ciudadana sólida a los viejos aparatos de los partidos que fagocitan nuestro presente y futuro. Ese es el reto, ese es el mayor desafío para el Vigo de 2015.

Portugal, tan cerca… 1

La gran sorpresa de las elecciones municipales portuguesas ha sido la irrupción de nuevos líderes sociales enfrentados a los aparatos partidistas. Es el caso paradigmático de Oporto, donde un sector de la derecha no acepta la imposición del candidato Menezes y agrupa en torno a Rui Moreira una plataforma transversal, que alcanza casi el cuarenta por ciento de los votantes.

Pero en Matosinhos, tradicional feudo socialista desde siempre en período democrático, es el candidato recusado por el aparato del PS, Guillerme Pinto, el que obtiene la primera plaza y la alcaldía.

Mas cerca aún, en Vila Nova da Cerveira, es el candidato alternativo socialista el elegido por los ciudadanos frente al recomendado por el aparato del PS.

En resumen, desde Portugal vienen aires de cambio y como dijo Rui Moreira “esta candidatura no va contra los partidos. Pero los partidos no lo han hecho bien. Esta elección es una señal, enviada desde Oporto, de que es posible hacer las cosas de una forma diferente, de que los partidos tienen que ser diferentes. Si los partidos no entienden eso, es que no entienden nada”.

España, Portugal, necesitan cambio de políticas, de formas de hacer política y de nuevos liderazgos. Tan cerca, pero sin el cambio aquí, aún muy lejos.

Oporto, un ejemplo de cambio para Vigo 2

Ayer los ciudadanos portuenses dieron una lección de madurez democrática al decidir que la candidatura independiente de Rui Moreira ostente la presidencia de la cámara municipal para los próximos cuatro años.

Los dinosaurios presentados por el PSD y el PS quedaron en segundo y tercer lugar, demostrando así los habitantes de la invicta que no aceptan el cambio de cromos que ofrecían los aparatos partidistas.

El cambio político que marca Oporto es muy necesario para esa ciudad hermana, que ha apostado por enterrar el populismo de los viejos caciques locales representado por Luis Felipe Meneses y Manuel Pizarro. Los portuenses le han dicho a los partidos tradicionales que es necesaria otra forma de hacer y otra política, y han provocado un cambio que ojalá llegue a Vigo, basado en la transparencia, austeridad y gestión racional de los recursos públicos. Vamos, que “as contas á moda do Porto” vencieron a los caudillos populistas con promesas localistas imposibles.

A ver si en 2015, aquí en Vigo, hacemos lo mismo. Nos vendría bien para salir de nuestro declive imparable como ciudad.