Pobre pero hermosa 2

Han pasado más de ocho años desde que llego al gobierno municipal don Abel Caballero y sus equipos de gobierno. Primero gobernaron en coalición con el bng, luego sólo, pactando otrora con BNG otrora con el PP, y ahora con una mayoría abrumadora que le han dado los vigueses y viguesas. Han pasado más de ocho años y el cuadro, la foto, la imagen de la ciudad real la describe mejor que nadie los cuadros comparativos que ustedes pueden ver en esta página y que ustedes pueden consultar en el I.G.E. (Instituto Galego de Estadística).

Despues de ocho años de Caballero dirigiendo la ciudad, los vigueses somos menos productivos y más pobres que la media de los habitantes de las 7 áreas y ciudades de Galicia. Los numeros fríos ponen negro sobre blanco que solo ganamos a Ferrol, y que cualquier familia de las otras 5 ciudades (Pontevedra, Ourense, Lugo, A Coruña y Santiago de Compostela) tienen más nivel de renta que las nuestras.

IGE_ingresos_fogar_concellos

También muestran los números que ya no somos la zona de Galicia que aporta más al PIB (riqueza) de Galicia. Eso es ahora patrimonio del área de A Coruña, que nos saca más de mil millones de euros de diferencia. También se acabó la mentira de Caballero cuando dice que pagamos más impuestos, sigan viendo los números, contribuye más a la hacienda pública, más dinero, el área coruñesa y para más inri, tenemos más habitantes subsidiados que A Coruña y solo menos que Ferrol y Ourense.

Esta es la herencia de las aceras y enchufes de Caballero y sus cómplices, las élites económicas y políticas: una ciudad más pobre, menos productiva y mas subdidiada. Somos la Andalucía de Galicia, y mi modelo de referencia seria ser la California de Galicia. Lo que fuimos historicamente, una región urbana emprendedora, poco dependiente de los subsidios y muy productiva. Ese fue el milagro Vigo en el siglo XX, la ciudad de europa occidental que más creció en ese siglo.

A los vigueses les toca decidir: resignarse a la autocomplacencia, las aceras, la decadencia y la dependencia o recuperar el orgullo de ser vigués, autónomos de las administraciones, emprendedores y solidarios interna y externamente. Por eso un grupo de vigueses que no nos rendimos hemos decidido luchar para defender a Vigo. El 11 de enero más.