Sin vergüenza y sin perdón

Lean e indígnense como las élites de este país se aprovechan y viven como reyes a costa de los ciudadanos. En el mismo breve artículo que comparto con ustedes, pueden encontrar al marido de la vicepresidenta del gobierno del PP, al ex-secretario general de juventudes socialistas y amigo del ex-presidente del PSOE, ex-ministras y el ex-presidente del gobierno. Todos ellos viven como Dios a cuenta de su relación con la política. Así se fragua el tráfico de influencias, una forma sutil de corrupción. Así no hay cambio posible, cuando los del PSOE y PP se reparten escandalosos e injustos privilegios no conseguidos por el mérito y el esfuerzo. Asco me dan, se lo digo yo que hace 11 años rehice mi consulta pediátrica con mi trabajo y mi esfuerzo diarios.

Cada día es más necesario barrer a estas élites corruptas.

Nepotismo municipal 2

Bajo este título, se publica en la Voz de Galicia un magnífico artículo de opinión de Óscar Lomba reflexionando sobre el nepotismo en las administraciones públicas.

Bajo mi punto de vista, este joven abogado y dirigente de un partido integrado en ANOVA ha entendido perfectamente la necesidad del cambio que necesita el concello de Vigo. Con más gente como él, la cita para el cambio político en 2015 en la ciudad de Vigo será más fácil y mejor.

¿Cuál es el precio del silencio del BNG? 2

Cualquier ciudadano inteligente se pregunta sobre las razones que hacen que en el pleno de la corporación municipal viguesa, que se celebra mañana, los grupos de BNG y PP se queden en silencio ante los escándalos de los enchufes de Abel Caballero.

El PP ya sabemos que tiene mucho nepotismo en sus administraciones. Sin ir más lejos, la Diputación de Pontevedra, que no debe hacer cosas muy diferentes a lo que se sabe de la Diputación de Ourense.Pero ¿a qué responde el silencio cómplice del BNG?. Estos días en la red he encontrado esta perla cuya lectura recomiendo, y si esto es cierto y ninguno de los implicados lo ha desmentido, estaríamos ante una prueba palmaria del intercambio de favores entre las élites y de la complicidad de la política y los empleos en concesionarias municipales.

Ya sabemos que los silencios, incluso de los que van de puros, tienen un precio que pagamos todos. Otra buena razón para provocar el cambio.