Foto del declive 7

Estos días acaba de publicarse el informe Ardán 2016. Como sabrán, ese informe es financiado por el Consorcio de Zona Franca de Vigo, cumpliendo un mandato del Plan Estratégico de Vigo de 1993, siendo alcalde y presidente del consorcio el que abajo suscribe. El informe lo redactan un grupo de profesores de la facultad de Económicas de la Universidad de Vigo, coordinados por los profesores Santiago Lago y Albino Prada, ambos en posiciones ideológicas socialdemócratas y colaboradores en bastantes ocasiones del Partido Socialista.

Les recomiendo que lean el informe(es de acceso libre en este enlace) y comprueben lo que vengo diciendo desde hace tiempo. Vigo está en declive y nuestra distancia en términos económicos en relación a A Coruña, se hace cada día mayor. El informe se hace en base a una encuesta dirigida a más de 10.000 empresas, y los datos que ahora se publican corresponden a los resultados de explotación de 2014, y los que se publicaron en 2015 corresponden a los números de balance de 2013.

Los datos deberían hacernos pensar. En 2014, la comarca de A Coruña representó la creación del 44,96% del valor añadido bruto, generó el 32,66% del empleo de Galicia y sin embargo en términos de población solo agrupaba a 397.254 habitantes. Por su parte, la comarca de Vigo en 2014 tenía 423.842 habitantes, pero sólo generó el 19,34% del valor añadido bruto y supuso el 20,24% del empleo. La realidad de los números nos dicen que el área de Vigo cada día pierde distancia respecto al área urbana coruñesa en términos de empleo y riqueza, y que además este es un fenómeno que va en aumento, por lo menos desde 2007.

ardan2016_resumenCorunaVigo

Otra tabla interesante es la que muestra la evolución de la creación de riqueza(valor añadido) en estas dos comarcas desde 2008 hasta 2014. Los datos son escalofriantes. En 2008, A Coruña representaba casi el 39% de la riqueza generada y Vigo el 21,9%. Una diferencia abismal que no ha dejado de crecer, pues en 2014 A Coruña ya suponía el 49,3% y Vigo solo el 18,8%. Con Caballero al frente de la ciudad, había aumentado la diferencia a favor del área coruñesa. Y sigue aumentando.

ardan2016_pesoCorunaVigo

Una más para acabar, el peso de los ingresos. Vigo cada vez peor y A Coruña mejor y más lejos. Nosotros en declive, ellos en ascenso.

ardan2016_ingresosCorunaVigo

Hago un llamamiento al sentido común a la responsabilidad de los líderes sociales, económicos y políticos. O Vigo cambia de rumbo o esto será un barrio industrial, a lo mejor un parque temático de lo que fue la economía del siglo XX, pero o cambiamos las políticas económicas y urbanas o Vigo no será la ciudad gallega del siglo XXI, por que no se olviden, en el siglo XX lo fuimos, y ahora con estas élites corruptas y los salvapatrias, cada día nuestros empleos son menos productivos, nuestros salarios y nuestra renta disponible más baja y nuestra ciudad menos atractiva y con menos oportunidades de futuro para las generaciones del siglo XXI. Depende de nosotros el cambiar como Coruña cambió, con nuevos liderazgos democráticos, consensuales, interactivos, modernos y adaptados a los nuevos tiempos. El tiempo del hormigón y del clientelismo, de la corrupción y el enchufismo sólo traerá pobreza y desigualdad para los vigueses y viguesas.

La brecha se agranda

El peor ciego es el que no quiere ver y en esta ciudad nos hacemos trampas a nosotros mismos.

Mientras nuestros hijos ya viven peor que sus padres mientras por primera vez en la historia, se marchan más personas de Vigo que las que aquí llegan, signos evidentes de nuestro declive como área urbana a económica. Los heraldos  comprados nos ocultan los datos que observatorio tras observatorio confirman el declive de Vigo y su área en estos últimos años. Si la semana pasada era el Urban Audit del INE quien nos ponía por detrás en renta disponible de Santiago, A Coruña y Pontevedra, ahora le toca el turno al informe Ardán elaborado por economistas de la universidad de Vigo y pagado por la Zona Franca, que confirma un año más, y van 7, que perdemos la batalla de creación de valor añadido respecto a A Coruña.

Lo grave no es que como consecuencia de la crisis del metal y el naval, el valor añadido producido en el área de Vigo sea inferior al de A Coruña. Lo terrible es que cada día la diferencia es mayor, por eso la importancia de abrir nuevos sectores productivos como las TIC, aerospacial, medioambiental que nos resitúen como área productiva en la carrera de crear riqueza y empleo. Pero las élites y voceros están más interesados en exprimir el limón de las subvenciones y publicidades institucionales que en decirle la verdad a lo vigueses. Vean el siguiente gráfico publicado por la Voz de Galicia:

riqueza_Ardan

Es para echarse a llorar, y después de llorados rebelarse contra las élites que aplauden y jalean a este sátrapa que hemos votado democráticamente. Como Pujol, cuando se sepa la verdad, una generación perdida pagará las copas rotas del guateque.

Élites enfermas y caducas 3

El declive de las sociedades empieza por el declive de las personas que las dirigen. Las grandes corporaciones, las naciones o las ciudades entran en época de declive cuando sus dirigentes son incapaces de diseñar un marco de futuro atractivo y novedoso y, además, crean conflictos inútiles que no conducen a ningún éxito.

La historia reciente de Vigo se asemeja mucho a lo que hemos descrito. Somos una ciudad que si antes era admirada y puntera y querida, ahora aparece enfrentada y antipática. Abrimos frentes de batalla todos los días, abrimos conflictos pero no cerramos ninguno y no tenemos aliados. Éramos la economía número uno de Galicia y hemos pasado a ser una segundona, informe Ardán dixit, y nadie quiere abrir el debate sobre un futuro que no dependa sólo de papá PSA-Citroën. Éramos la ciudad que mas crecía en España y Europa occidental en el siglo XX y nos hemos estancado demográficamente y nadie habla del invierno demográfico. Éramos la ciudad de las oportunidades y de la igualdad de las clases medias y ahora tenemos trabajadores pobres y la segunda tasa de paro más alta de las ciudades gallegas.

Pero lo increíble es que el debate político y la confrontación sea la rotonda de Coia y el barco que se pondrá allí o no. Nada se dice de recuperar un banco de Vigo, por y para los vigueses. Nada de recuperar y municipalizar el agua. Aquí, al contrario que en otras ciudades como París, las élites socialistas prorrogan la concesión y calla todo el mundo, ¿por qué será?. El fracaso escolar no se ha debatido en los últimos 8 años en un pleno o órgano municipal. No han sido capaces en 8 años, con los mayores recursos financieros de la ciudad, de diseñar un plan de lucha contra la pobreza. Nuestra cultura no vive un buen momento, fuimos la ciudad de la movida y en 8 años nuestros representantes no han presentado ni tan siquiera un plan de coordinación de museos locales o de una programación conjunta aunando sector público y privado. Los niños de Vigo tienen una carta de derechos aprobada en el inicio de los años 90 y no se ha reunido ni una sola vez. Eso si, hormigón y granito tenemos para rato y han hecho más ricos a unos amiguetes de todos esos representantes.

Porque aquí esta el problema, el gobierno municipal y sus representantes no tienen ni un proyecto innovador ni valores éticos, pero la oposición tampoco y los capos de la sociedad como Gayoso, Pego, Manuel Fernández de Sousa y las suspensiones de pagos de Barreras y Vulcano nos dicen que si queremos cambio hay que echarlos democráticamente con votos el próximo 24 de mayo de 2015. A ello hay que ponerse, a construir una alternativa que le diga sí al futuro, sí a vigo y a los vigueses.

Retrospectiva antes de seguir 2

Como dije ya en una anterior entrada, comenzamos nuevo curso, pero antes de comenzar debemos revisar el pasado, no podemos olvidarnos de las calamidades que venimos arrastrando estos últimos años por el deje de los gobernantes de nuestra ciudad. El declive económico y demográfico de Vigo es incontestable, no las palabras necias de un loco. Les recomiendo que inviertan algo de su tiempo en leer el informe Ardán de 2013 y 2014 y entenderán en dónde nos han metido esos que dicen gobernar y sabrán que es lo que tenemos que hacer los ciudadanos para invertir esta tendencia el próximo 24 de mayo de 2015. Muchísimo dinero malgastado en aceras, en entradas de fútbol como si esto fuese la Roma imperial, en publicidad en medios afines a cambio de silencio, en contratas de gente afín y en un auditorio que es una ruina. Muchísimo dinero que bien podría haber sido invertido en devolver a nuestra ciudad al lugar que nunca debió perder y se merece y que además hubiese redundado en el bienestar de sus ciudadanos a todos los niveles.

Y hablando de gorbernantes, no me quiero olvidar del tema del enchufismo, clientelismo y corrupción que infestan todos los niveles de la política de nuestro país. En Vigo, parece que la gente se va dando cuenta de qué clase de persona y gobernante es Abel Caballero. Hace ya casi un año que desvelé por primera vez (y no última) los “milagros” laborales de los amigos y gente cercana a Abel Caballero, que lleva obrando ya desde 2005 cuando presidía la Autoridad Portuaria de Vigo. Como no pasaba nada y la fiscalía hacía oídos sordos, pues el señor Caballero no ha tenido inconveniente en seguir utilizando el “dedazo” para otorgar trabajos y puestos de empleo a sus afines mientras el paro en Vigo continúa en niveles inaceptables. Y el PP, a pesar de decir que tienen pruebas de nada menos que 200 enchufes del señor Caballero, y el BNG callan y otorgan, como dicen algunos, porque no quieren judicializar la vida pública en Vigo. A mi me parece más bien que también están manchados de culpa y algo tendrán que ocultar. Al menos, a pesar del silencio pagado de algunos medios de comunicación, la calle y los ciudadanos se empiezan a mover ante la pasividad de las autoridades y representantes y ojalá esto traiga resultados como el cambio que no me canso de pedir el 24 de mayo en 2015.

¿Por qué nos callamos? 6

La gloriosa opinión pública y publicada de Vigo ha pasado en silencio por los datos estruendosos del informe Ardán, que como algunos de ustedes sabrán, se empezó a redactar en 1994, cuando presidía el Consorcio de la Zona Franca un tipo llamado Carlos Alberto González Príncipe.

Me empeñé en que desarrollando el plan estratégico de Vigo de 1993, aprobado solemnemente por el comité ciudadano en un acto realizado en el salón regio del Círculo Mercantil para realzar que era un plan de toda la ciudad, de su sociedad civil, Vigo tuviera un observatorio empresarial de toda Galicia y un observatorio socioeconómico del área metropolitana. Decidimos que el observatorio empresarial de Galicia lo desarrollase el Consorcio de la Zona Franca y la Fundación Provigo se encargase el observatorio socioeconómico del área metropolitana de Vigo. 20 años después, el informe Ardán todavía existe, pero la Fundación Provigo vegeta, más en estos últimos 7 años, y del observatorio que dirigió durante un tiempo el señor Outes, reciente candidato de IU para el Parlamento Europeo, nunca más supimos.

Resumiendo lo que nos muestra el informe Ardán 2014, hace 20 años eramos la ciudad número uno en la economía gallega y la única que tenía datos semestrales para corregir nuestros errores y prepararnos para el futuro. Hoy somos la número dos y a mucha distancia de la primera y no sabemos cómo somos ni cómo estamos en nuestro tejido económico y social. Sin duda, si queremos recuperar liderazgo, tendremos que empezar por saber analizar nuestra realidad socioeconómica y poner en valor nuevas áreas de producción que ayuden a crecer más y mejor. Ese es el cambio.

La autocomplacencia y el narcisismo de hoy son los responsables de nuestro declive demográfico, económico y político. Ni Dios, salvo algunos, levantamos la voz contra esta vergonzosa situación, y así nos va.

Vigo, levántate y cambia 1

La publicacion del informe económico y de competitividad ARDÁN 2013, elaborado por el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, correspondiente al año 2011, pone los pelos de punta a las personas que queremos a Vigo.

Estamos perdiendo la batalla de la producción y la del valor añadido frente al área de A Coruña, aunque tenemos un aspecto favorable, tenemos más emprendedores y más número de empresas. Si tenemos más emprendedores y más empresas, ¿por qué perdemos la comparativa con A Coruña?. Es muy fácil la respuesta: necesitamos cambiar. Primero, de ideas, volver a ser innovadores a nivel gobal, Zara lo es. Además de ideas, y sectores productivos, necesitamos cambiar a las élites políticas, económicas, sociales y mediáticas que nos tienen narcotizados en el lamento permanente.

Cambiar es una necesidad, cuanto más tardemos peor será para los vigueses, del presente y del futuro.