Luces y sombras sobre ruedas 2

El 18 de mayo el presidente del grupo PSA, Carlos Tavares, presentó en Vigo el nuevo vehículo que se empezará a montar en la planta Citroën del polígono de Zona Franca. El vehículo que empezará a salir de la segunda cadena de producción en 2020, será de la marca Peugeot, tramo de precio medio-bajo, vendrá a sustituir al actual 208 y se piensa que por su precio, tendrá una gran demanda, con lo que la planta de Vigo, que desde 2017 tendrá la exclusiva del modelo K9, furgoneta, podrá volver a estar entre las 450.000 y las 500.000 unidades producidas al año, cifras que no se conocían desde 2007. Ese es el precio de la crisis loca del capital financiero, 13 años para volver a los niveles de vida y empleo, por el camino sacrificios salariales y de derechos, pero también mejoras en eficiencia y modernización industrial.

Ayer, en la foto de Tavares y Feijóo, eché en falta a Abel Caballero y recuerdo cuando en 1993, en Moncloa estaban Felipe González y el presidente de PSA de aquella, y a su lado este humilde vigués, para presentar el plan que duró hasta el año 2005. En el caso actual, Caballero estaba en Madrid, viendo a Susana Díaz y nadie le echó en falta porque estas conversaciones para sacar el nuevo proyecto industrial adelante, no lo tuvieron en cuenta, sabedores en París, en una empresa con capital estatal francés, que lo de Caballero son las aceras de granito y hormigones Valle Miñor. El director de la planta de Vigo, el señor Yann Martin, piensa que los políticos de la zona, Caballero incluido, son poco prácticos y no se preocupan suficientemente del interés general.

Bueno para Vigo el acuerdo de ayer, malo que hayamos perdido peso en la consideración de PSA, por los errores de Caballero. Si viviera el viejo señor Lemos, dueño del restaurante Las Bridas, desaparecido, nos podría contar aquella tormentosa reunión entre el director de planta de Citroën que tuvo q esperar por Caballero más de 2 horas y hubo que ir a buscarlo a casa. Se había olvidado el prócer vigués de la cita.