¿Igualdad ante la justicia? 1

Los españoles tenemos cada vez más dudas de que la igualdad ante la justicia sea un hecho palmario en nuestras vidas. Esto todavía es más llamativo cuando se analizan los tratos que diferentes jueces dan a los mismos casos. Viene esto a cuento de los empleos ficticios, cuando alguien recibe un salario sin ir a su puesto de trabajo.

Analicemos un par de casos. Para empezar, el caso de Jacques Chirac, ex-alcalde de París que fue condenado por contratar y pagar a una serie de empleados con cargo a la nómina del Ayuntamiento de París y que realmente trabajaban en el partido del señor alcalde y luego presidente francés. La denuncia anónima fue tomada en serio y la fiscalía primero y los jueces después encontraron motivo de delito y condena. Otro ejemplo de hoy mismo, el caso del inefable ex-presidente Jaume Matas, comunidad de Baleares. Hoy el Tribunal Supremo le condena a él por conseguir que un hotelero de Palma de Mallorca simulase y pagase por un falso empleo de nada menos que 3000 euros al mes como relaciones públicas del hotel Valparaíso para la esposa del señor Matas.

Ahora la contrapartida. Vean el caso de Vigo, que la fiscalía en el caso de una señora, cuñada de la teniente alcalde, es contratada por una contrata municipal y yendo solo unos meses al puesto de trabajo, cobra 5 años y aquí todos silbando y mirando hacia otro lado. Los imputados son la cuñada y un funcionario. ¿Creen ustedes que fue una idea del funcionario?, en París y en Mallorca no sancionaron al jefe de personal, sancionaron al que da las órdenes desde arriba, sancionaron al político enchufador y favorecido, no a la víctima. ¡Cosas veredes amigo Sancho! que ya decía El Quijote.

Para que Vigo sea una ciudad normal, necesitamos un gobierno de la ciudad gente normal. Eso es parte del cambio.

La justicia es desigual para todos 1

Quisiera compartir con ustedes esta excelente contribución que me ha enviado el doctor Pillado Paradela reflexionando sobre las distintas versiones de justicia existentes en nuestro país, no existentes en la teoría pero sí muy presentes en la práctica habitual de nuestro sistema judicial y del que todos somos testigos diarios y, por qué no, víctimas. Espero que les guste:

Los lectores de esta página seguro que se recordarán cuando Pedro Pacheco, alcalde de Jerez dijo: “la justicia es un cachondeo”. Casi lo fusilan. Otros lo aplaudimos y le dimos toda la razón del mundo en su momento. 25 años después, el tiempo pone a cada uno en su sitio y desgraciadamente tenemos que darle la razón al señor Pacheco. Como sabrán ustedes, estamos soportando una serie de juicios mediáticos: Gurtel, Pokemon, Blesa, etc., instrucciones que sabemos cuando empiezan pero nunca sabremos cuando acaban.

Un ejemplo esperpéntico fue el del barco del chapapote. 10 años después no hay ningún culpable, en cambio si cualquier “labrego” de nuestra Galicia interior vierte medio litro de purín al río le cae una multa de 3.000 euros. Otro ejemplo de nuestra justicia desigual: en Lugo la fábrica de leche Río, propiedad del multimillonario señor Lence, debido a sus vertidos ha matado todas las truchas del río Tórdea en un tramo de 2 kilómetros, además lo ha hecho por dos veces. A la primera, absuelto, a la segunda le piden 2 años, pero como no tenía antecedentes todo quedó en nada. La gota que colmó el vaso fue el trato de favor de nuestra “super infanta” y eso que su papá en su mensaje (horrible como siempre) de Nochebuena del 2012 dijo que la justicia es igual para todos. Yo añadiría unas palabras: “para los ricos sí”.

Para terminar, también quería hacer un comentario de la rapidez con que actúa cuando se trata de inhabilitar a los jueces Garzón y Elpidio Silva, en cambio no es tan rápida para enchironar a los impresentables Del Nido y Ortega Cano, y para más recochineo y tomadura de pelo aún se les permite la desverguenza de pedir el indulto.

Un país señores lectores donde el sistema judicial no es independiente nunca podrá ser un país, será siempre una república bananera.

Papa Francisco: un motivo de esperanza

La prestigiosa revista Time ha elegido al ex-cardenal jesuita argentino Jorge Mario Bergoglio, más conocido ahora como el Papa Francisco, como personaje del año compartiendo los laureles de John Kennedy, Mijail Gorbachov y tantos otros líderes mundiales que supusieron un punto de inflexión que abrió las puertas al cambio en nuestro mundo globalizado en los últimos 50 años.

¿Cuál es la importancia del Papa Francisco?, que es el primer Papa sudamericano, sacerdote, jesuita y que hablando de los pobres y de los parias cambia la agenda del debate político global. Para este hombre decente, como ya hemos dicho en esta web, los protagonistas de la historia,del futuro y del cambio son la lucha por la libertad, por la igualdad y por el respeto a los otros. Ese es el cambio: más iguales, más libres, más respetuosos de nuestras diferencias.