La boda nostra 2

Llevamos más de 4 años denunciando las redes mafiosas de enchufes, adjudicaciones de obras y servicios, connivencias delictivas entre representantes políticos de nuestra ciudad, contratistas y empresas que trabajan para nuestro Concello. Hemos sido una voz que clama en el desierto mediático, donde salvo algún medio de comunicación, se empeñan en ocultarle a los vigueses que las élites políticas, funcionariales y empresariales se reparten obras y servicios, y empleos, mientras los valiosos jóvenes vigueses se van al exilio económico.

La justicia tiene abiertas tres causas: Patos, el enchufe de la cuñada de Carmela Silva y Hormigón, a pesar de que la mayoría de vigueses lo ignoren. A los vigueses del común les gustaría ver la boda que la pasada semana se celebró en la iglesia del Berbés. La novia era doña Alba Rivas, hija de don Ángel Rivas, concejal imputado en la causa de la Patos y el caso Hormigón. El novio era don Juan José Escolar, funcionario de la Autoridad Portuaria de Vigo, imputado en la causa de la operación Patos con su suegro.

Los vigueses deberían saber, si los medios les informasen de ello, que la feliz pareja va a vivir en una coqueta vivienda que la señora Alba Rivas consiguió por sorteo, ¡qué suerte!, otorgada por el consorcio para la rehabilitación del Casco Vello. Este organismo se financia con dinero de la Xunta y el Concello. Cuando la suerte llamó a la puerta de la feliz Alba Rivas, su papá era concejal en ejercicio en el gobierno municipal del señor Caballero. Pura coincidencia.

Las “casualidades” no acaban ahí. Papá Ángel Rivas, fue miembro del consejo de administración de la Autoridad Portuaria siendo don Abel Caballero presidente del ente, y siguió siéndolo cuando el señor Paz sustituyó a Don Abel en el Puerto de Vigo. La responsable política del nombramiento de papá Rivas, en el consejo de la Autoridad Portuaria, fue la señora María José Caride, a la sazón conselleira de Política Territorial y en la actualidad, casualmente, concejala de Urbanismo y compañera de gobierno municipal de papá Rivas, en el tercer gobierno vigués que preside Caballero tras nueve años triunfales. Pura casualidad también, ¿verdad?.

Termino. Doña Alba y don Juan José se conocieron en el puerto, donde la señora Rivas tuvo un discutido puesto de telefonista, para lo que hubo que correr lista y, casualmente, coincidiendo con su papá como miembro del consejo de administración. Por último, doña Alba perdió su contrato de telefonista con la llegada al puerto de un presidente del PP, pero la suerte, o la casualidad, la volvió a elegir para trabajar en una empresa, Marpolgal, concesionaria de servicios de la Autoridad Portuaria de Vigo. Casualidades de la vida.

Estos días están declarando testigos y antes lo hicieron los imputados en la operación Patos. Señor Horro, fiscal, señora magistrada juez del juzgado número 7: ¡qué pena de fotos para ver como mienten los testigos y los imputados!. Estamos ante una red de tráfico de influencias y favores materiales de todo tipo en torno a contratos públicos. En Italia a eso le llaman mafia politicastra, en Vigo son puras casualidades y nadie le da importancia. Disfruten vigueses de lo felices que son nuestras élites, Caballero al frente. Pagamos todos y parece que nos gusta.

El problema está claro 1

Eramos pocos y parió la abuela, como dice el viejo refrán castellano. Después del caso Patos, donde están imputados Caballero, Regades, Rivas y Abelairas, conocimos hace una semana que la jueza del caso hormigón imputaba, ahora se dice investigaba, a Abelairas, a dos ex concejales del BNG y otra vez al jefe del PP local, que no de la oposición municipal, el señor Figueroa. Ayer, la titular del juzgado número 7 decidió “investigar-imputar” al que faltaba, al ex secretario general de la UGT, don Santos Héctor Rodríguez, porque sospecha que era él quien ordenaba los contratos menores, contratos que no precisan concurso, para supuestamente pagar a IMESAPI el favor de contratar y pagar durante 5 años a la cuñada de Carmela Silva, a la que sus compañeros de contrata solo vieron 2 meses de esos 5 años, de confirmarse, un caso típico de empleo ficticio por el que fue condenado el ex presidente francés Jacques Chirac. El demoledor auto de la jueza lo pueden consultar íntegro aquí.

El problema de la corrupción política no queda sólo en el gobierno municipal, estos ciudadanos son altos cargos orgánicos del PSOE de Pontevedra, de Vigo y de Galicia, y todo el mundo callado en ese partido que dirige Sánchez, que nos promete renovación ética de la política. Y qué decir de la FEMP, Federación de Municipios y Provincias de toda España que preside el ínclito Abel Caballero, ¿dónde esconden el manual de buenas prácticas?. El problema no son los jueces ni los que hemos denunciado estos delitos, el problema de Abel Caballero y su gobierno es la corrupción política, por mucho que los medios locales escondan y silencien estas noticias.

Son solo casualidades 2

Ayer, nuestro ínclito alcalde Abel Caballero se fue a hacer la foto con el señor Mouriño, presidente del Real Club Celta y los acompañantes de ambos para lanzar las obras del nuevo Balaídos.

Punto primero, no hay a día de hoy un proyecto constructivo completo que permita hablar de costo real, ¿les suena a algo?. Se habla de 30 millones de euros, 10 millones de euros los pondrá el Concello de Vigo, otros tantos la Diputación de Pontevedra y los 10 restantes entre el Celta, sociedad anónima de la que poseo desde el primer día 50 acciones, y la Zona Franca. No aprenden nuestras élites, así empezó la coña del estadio de Pasarón cuyo coste final fue más de 5 veces el precio inicial. Estoy seguro que aquí el sobreprecio estará, mínimo, entre 6 y 8 millones de euros. ¿Quién pagará la desviación?. Recuerden, por la razón de no pagar la desviación, el alcalde Caballero dejó a Vigo fuera del transporte metropolitano. ¿Qué pasa aquí entonces, que para el Celta hay barra libre?.

No tenemos proyecto constructivo, no sabemos el precio final pero sí sabemos quién suministrará el hormigón. Si ven la foto con atención, comprobarán que pegadito a Mouriño está su vicepresidente, Ricardo Barros, que “casualmente” es el presidente del grupo empresarial Hormigones Valle Miñor, donde “casualmente” trabajaba hasta hace 2 años el concejal, imputado por prevaricación después de una denuncia que interpuse yo, el señor Ángel Rivas, situado primero por la derecha en la foto, que “casualmente” era miembro del órgano del gobierno local de Vigo que votaba y firmaba las adjudicaciones de obras que “casualmente” recaían en una empresa de construcción que “casualmente” compraba el hormigón a Hormigones Valle Miñor, empresa para la que trabajaba el señor Rivas. Una gran foto ilustrativa de los cruces de intereses entre las élites viguesas.

Para rizar el rizo, una de las empresas que forma la UTE que llevará a cabo la reforma de la grada de Río es Stradia Infraestructuras. ¿les suena de algo?, a mi sí. Como ya informamos aquí, es la nueva fachada de la empresa Construcciones Eiriña, esa empresa investigada en el marco de la Operación Patos. Sumando, tenemos involucradas en este “sin-proyecto” a las mismas empresas y a los mismos representantes públicos involucrados en dos procesos judiciales. Muchas casualidades, ¿verdad?. Y aquí no pasa nada.

Otra casualidad, mañana el señor César Luena, secretario de organización federal del PSOE, viene a Vigo de la mano de Caballero y Rivas, porque Rivas, además de imputado, es el secretario de organización del PSOE en Vigo aunque Luena no sepa ni una cosa ni la otra. Dice un refrán español reunión de pastores, cordero muerto. Me temo que de esa reunión de burócratas del PSOE, mañana día 25 en el hotel ciudad de Vigo, el cordero muerto quieren que sea yo. Pues van apañados.