Día de luto para la decencia

Desde primera hora de la tarde estoy contestando a personas que se muestran indignadas con la sentencia benigna del caso Malaya, el caso de una gestión corrupta del Ayuntamiento de Marbella que llevó a esa institución a su bancarrota y a su disolución.

Robar, enriquecerse ilícitamente, asociarse para burlar la ley, desviar fondos públicos se castiga poco en este país según la sentencia. Una fortuna de 300 millones de € obtenida por medios ilícitos prostituyendo las instituciones democráticas, se paga con 10, 6 o incluso 2 años de prisión. Lo que es peor, los corruptores, los que pagaban a cambio de beneficios estratosféricos ilegales, quedan libres y quedan para beber champán y celebrar este día negro para la inmensa mayoría decente de este país.

No me rendiré, queremos una España, una Galicia y un Vigo decente. Si la justicia no es capaz de hacerlo, tenemos que hacerlo los ciudadanos de a pie, con nuesto voto, impulsando el cambio de los corruptos y poniendo en su lugar a gente decente.

Portugal, tan cerca… 1

La gran sorpresa de las elecciones municipales portuguesas ha sido la irrupción de nuevos líderes sociales enfrentados a los aparatos partidistas. Es el caso paradigmático de Oporto, donde un sector de la derecha no acepta la imposición del candidato Menezes y agrupa en torno a Rui Moreira una plataforma transversal, que alcanza casi el cuarenta por ciento de los votantes.

Pero en Matosinhos, tradicional feudo socialista desde siempre en período democrático, es el candidato recusado por el aparato del PS, Guillerme Pinto, el que obtiene la primera plaza y la alcaldía.

Mas cerca aún, en Vila Nova da Cerveira, es el candidato alternativo socialista el elegido por los ciudadanos frente al recomendado por el aparato del PS.

En resumen, desde Portugal vienen aires de cambio y como dijo Rui Moreira “esta candidatura no va contra los partidos. Pero los partidos no lo han hecho bien. Esta elección es una señal, enviada desde Oporto, de que es posible hacer las cosas de una forma diferente, de que los partidos tienen que ser diferentes. Si los partidos no entienden eso, es que no entienden nada”.

España, Portugal, necesitan cambio de políticas, de formas de hacer política y de nuevos liderazgos. Tan cerca, pero sin el cambio aquí, aún muy lejos.

Oporto, un ejemplo de cambio para Vigo 2

Ayer los ciudadanos portuenses dieron una lección de madurez democrática al decidir que la candidatura independiente de Rui Moreira ostente la presidencia de la cámara municipal para los próximos cuatro años.

Los dinosaurios presentados por el PSD y el PS quedaron en segundo y tercer lugar, demostrando así los habitantes de la invicta que no aceptan el cambio de cromos que ofrecían los aparatos partidistas.

El cambio político que marca Oporto es muy necesario para esa ciudad hermana, que ha apostado por enterrar el populismo de los viejos caciques locales representado por Luis Felipe Meneses y Manuel Pizarro. Los portuenses le han dicho a los partidos tradicionales que es necesaria otra forma de hacer y otra política, y han provocado un cambio que ojalá llegue a Vigo, basado en la transparencia, austeridad y gestión racional de los recursos públicos. Vamos, que “as contas á moda do Porto” vencieron a los caudillos populistas con promesas localistas imposibles.

A ver si en 2015, aquí en Vigo, hacemos lo mismo. Nos vendría bien para salir de nuestro declive imparable como ciudad.

Medel, jubilado de lujo

Ahora que se debate la reforma de las pensiones, lean esta información que pone al descubierto las trampas legales de las élites extractivas. Nos chupan el dinero por todas las partes: cobran pensión pública, siguen cobrando sueldo completo, indemnizaciones de seguros que hemos pagado los ahorradores, etc. Así se pueden pedir recortes de pensiones como los que se aproximan para mi generación y siguientes.

¿Dónde esta la ejemplaridad mínima exigible a nuestros líderes?. En sus carteras y privilegios está la respuesta. ¿Por cuánto tiempo más habrá que soportar estos abusos?. La respuesta se construye votando y poniendo a gente decente en las instituciones del estado. Solo eso, decentes.

La verdad del sector naval

En esta página, hemos mantenido que el problema del naval en Vigo y Galicia no era el tax lease ni el malvado Joaquin almunia. El problema somos nosotros, o más claramente, algunos “pseudoempresarios”, pues hay gente decente y honrada pero son los menos.

Al final, aquel tax lease que se iba a llevar por delante los 10.000 empleos de la ría de Vigo, se ha quedado en un tigre de papel de 126 millones de beneficios fiscales fraudulentos que, tras estudiar caso a caso, tendrán que devolver empresas como El Corte Inglés, Zara o Ikea, que como verán tienen una implicación profunda con la construcción naval y la explotación de todo tipo de buques.

Como siempre, al final llega la verdad y el problema de Barreras es que el señor Pucho Viñas se equivocó, sin mala fe sentencia dixit, de contabilizar como Dios manda 12.000 millones de las antiguas pesetas, calderilla, y los sindicatos, los liberados, los consejeros y los banqueros prestatarios junto con los auditores no se dieron cuenta del error. Por no darse cuenta, ni siquiera el ilustrísimo profesor mundial de economía que nos representa, el ilustre Abel Caballero, se dió cuenta. Vamos, igual que los consejeros de Gayoso, estaban de paso y, eso sí, se liberaban, cobraban, prestaban y botaban navíos pero no sabían nada. Hatajo de cómplices de golfos que siembran la ruina de esta ciudad.

Y ahora señores y señoras concejales, ¿matamos a Joaquín Almunia?, ¿a Rajoy?, ¿a Núñez?, mientras tanto los vascos y asturianos contratan y seguirán contratando nuevos buques. ¡Hasta los noruegos parecen dispuestos a comprar los astilleros de Viana do Castelo!. O cambiamos los patrones que dirigen este buque llamado Vigo o naufragaremos entre la complacencia autista de sus élites.

Otro dato más del declive de Vigo 1

Carlos Punzón publica hoy, a toda página, en la edición local de Vigo de la Voz de Galicia, los últimos datos de la evolución de la demografía en Vigo, y como viene siendo habitual para nuestra ciudad, los datos son preocupantes: se van de Vigo más personas que las que llegan. Por primera vez en nuestra historia, Vigo es una ciudad con emigración. Nosotros, que crecimos en los últimos 100 años a base de la llegada de emigrantes de otras partes de Galicia y España.

Los datos demográficos son claros, Vigo está en declive, cerrar los ojos y negarlo solo retrasa el necesario cambio de dirección y dirigentes que devuelva la esperanza y crecimiento que nuestra ciudad necesita. No cerremos los ojos, Vigo tiene futuro si somos capaces de hacer cambios urgentes.

Pescanova: sigue el escándalo

La alternativa a Manuel Fernández Sousa es la familia Carceller, dueños del grupo Damm, la cerveza Estrella Damm y demás sociedades. Por lo que se puede leer en el auto de la Audiencia Nacional, publicado esta misma tarde en los medios de comunicación de Vigo y España, parece que también tienen cuentas ocultas en paraísos fiscales. ¿Habrá alguno decente para limpiar Pescanova y garantizar el futuro de los empleos de la que fue la multinacional pesquera más importante de España?. La respuesta mañana en una junta de accionistas que promete ser todo un espectáculo, poco edificante desde el punto de vista moral, pero estos son los capitalistas que nos gobiernan y a los que algunos políticos del sistema les rinden pleitesía y les hacen favores.

Cambio por favor, y pronto.

Pescanova: más madera 1

Algunos lectores pudieron pensar que mi juicio sobre las élites extractivas de Vigo era muy duro. Como pueden comprobar, les anunciaba que se sabrían cosas muy graves y empiezan las verdades del barquero, que algunos como este pediatra vinimos proclamando y que la opinión pública y publicada no quiso recibir. Pero la verdad llega y hoy sabemos que, además de administración fraudulenta contabilizando ventas ficticias con precios ficticios, los compañeros de tenis de Abel Caballero y clientes de Ventura Pérez Mariño se dedicaban en Agosto a usar a su esposa para llevarse millones de euros a China. Lean las informaciones publicadas estos días en distintos medios y verán que me sigo quedando corto ante las canalladas que perpetran estas élites económicas, no solo Pescanova.

Les prometo pasar a hablar de Caixanova, Silveira, Pucho Viñas y de los alcaldes y alcaldesas, salvo el que suscribe, peleándose por ver quién era más amigo de los canallas. ¿Aprenderemos los vigueses?, ¿haremos el cambio que necesitamos, poner gente decente?. La respuesta en 2015.

Vigo tiene salida: el cambio

Santiago Lago, además de catedrático de la Universidad de Vigo, es un economista situado a la izquierda, y en el marco del informe Ardán 2013 elaborado por la Zona Franca de Vigo, habla de algo de lo que vengo predicando hace años, que una parte de la industria de Vigo pierde competitividad, y es esa pérdida la que lleva a la deslocalización hacia países con mano de obra más barata. Lean la información que Enrique Vázquez Pita publica en La Voz de Galicia.

Pero hay solución. Coincido con la que proponen los autores de este trabajo y eso se lleva mal con la política de aceras que se lleva practicando en nuestra ciudad desde hace 6 años y que, según el gobierno municipal de Vigo, ha supuesto un gasto de 300 millones de euros. ¿Se podía gastar ese dinero público mejor para la creación de empleo y riqueza en Vigo?. De eso nunca se habla ni en las instituciones, ni en Ayuntamiento, ni en los medios. Como dice el informe Ardán, o cambiamos o morimos de éxito, que es la peor muerte posible.

Las élites de Vigo: Pescanova 1

Hasta yo mismo fui engañado a principios de los años 1990, exactamente hasta 1993 y creí que Alfonso Paz Andrade era un tipo decente. Pero desde 1993, cuando como alcalde de Vigo y presidente de la Zona Franca de Vigo, me negué a comprar la colección de pintura y el chalet de Alcabre de Manuel Fernández de Sousa, además de sufrir sus ataques y maledicencias, supe y dije que estas élites succionaban medios públicos como parásitos. Y que conste que les ayude con mi amigo Yves Le Drian, entonces alcalde de Lorient y secretario de pesca del gobierno de Mitterand, para que Pescanova creciera en Francia. Pero eran, y son, insaciables. La inquina fue tanta que yo, que presidí la Feria Mundial de la Pesca de 1991, fui borrado como Trotsky lo fue de las fotos de la estación de Finlandia al lado de Lenin.

Cuando estos presuntos delincuentes pidieron mi cabeza, Touriño se la dió y pusieron a la marioneta de Ventura Pérez Mariño, ¡que era su empleado!, llevaba casos de Pescanova ante el contencioso administrativo de la Audiencia Nacional, temas fiscales, es decir, relacionados con el dinero de impuestos venido a menos. ¡Vaya camándulas!. Y Abel Caballero, actual alcalde de Vigo, jugando al tenis en Alcabre con Manuel Fernández de Sousa. Panda de sanguijuelas que dejan exhausta e inane a la ciudad de Vigo, ¡háganse fotos ahora!.

Si Vigo quiere salir adelante, hay que romper con estas élites políticas, económicas y mediáticas que nos han llevado al desastre, estas castas que todo lo corroen. El cambio que necesitamos es poner a gente decente, ciudadanos que se enfrenten a estos parásitos sociales, personas que crean en el trabajo y la meritocracia y no en los apellidos.

Por cierto, la Audiencia Nacional desvelará más basura. Fraga sucumbió y le dió 5.000 millones de dinero público ante el chantaje de que si ese dinero no llegaba, Pescanova sería vendida a Unilever. No me hizo caso y a lo mejor hoy estaríamos mejor, véase Citroën. Lo importante no son capitalistas patriotas, lo importante y necesario son empresas y directivos decentes