Todo queda en familia 1

Es noticia entre la comunidad portuaria de Vigo, el fiasco de la recién inaugurada plataforma de Bouzas. Dicha plataforma se construyó para facilitar el embarque y desembarque de los camiones y demás vehículos que entran en los barcos que configuran la famosa autopista del mar entre Vigo y Saint Nazaire. Pues lleva 10 días y es un pequeño fracaso. No lo decimos nosotros, imagínen como tiene que se la cosa, que hasta el oficialista Faro de Vigo, ante las quejas de los usuarios, ha tenido que reconocer el fracaso.

Lo que el diario local les oculta es que el ingeniero que diseñó mal la plataforma, es el yerno del concejal Ángel Rivas, que fue miembro del consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Vigo, cuando don Abel Caballero era el presidente del Puerto de Vigo. El señor Juan José Escolar acompaña al concejal y suegro, el señor Rivas, en la operación Patos. Como verán, superamos en cutre a las corrupciones del PP madrileño. La esposa del ingeniero Escolar, doña Alba Rivas, también adquirió piso de protección oficial en el Casco Vello, coincidiendo con su padre como miembro del gobierno municipal de Caballero. Igualito que las hijas de Ignacio González, que también obtuvieron pisos de protección oficial mientras su padre era miembro del gobierno de la comunidad de Madrid.

Reírse para no llorar. Pobre Vigo, y que poco saben los vigueses sobre cómo las familias de los que nos gobiernan abusan y mal usan lo público.

La historia interminable 7

Se ha iniciado ayer un contencioso administrativo que ha planteado la empresa concesionaria del Auditorio Mar de Vigo. En esencia, dice que no tiene ingresos y exige una inyección, que podría estar en el entorno de los diez millones de euros, para reequilibrar sus cuentas.

Lo grave no es que ya hayamos dado hace dos años cinco millones de euros o que le regalemos a la empresa amiga que organiza espectáculos otro medio millón de euros para engañar a la opinión pública hasta el 24 de mayo de 2015. Lo peor vendrá después de las municipales, cuando tengamos que pagar en torno a cincuenta millones de euros y nos quedemos con el mayor fracaso de un proyecto municipal, de siempre, en Vigo. Esa será la herencia que tendremos que pagar todos los vigueses por los delirios de grandeza y favores de Abel Caballero a sus amigos, Gayoso primero y los conocidos de David Regades después.

Por cierto, los chicos del BNG y del PP calladitos. Los de las mareas y Podemos no se les oye. Paga el pueblo y ellos sólo están preocupados por ver si pillan sueldo y prebendas para después de los comicios del 24 de mayo. Pues otros no nos vamos ni a callar ni a estar quietos, la gente decente que no queremos vivir de la política. Alguien habrá que levantará la voz para defender los intereses generales. Continuará…