La prensa libre 3

Una de las condiciones de la democracia, además de la separación de poderes, las libertades publicas y el respeto por los derechos humanos, es que exista una prensa libre capaz de decir lo que piensa, aunque eso no guste al poder.

Acabo de pasar unos días en New York camino del congreso mundial de pediatría en el que participaré, y he tenido ocasión de leer diariamente el diario The New York Times. Con independencia de las críticas que el periódico y sus articulistas hacían de cada evento, me llamó la atención que todos los días, y aquí debajo tienen la foto correspondiente al día 16 de agosto para probarlo, en la página 2 de todos los ejemplares se inserta una sección de corrrecciones, donde el periódico informa de los errores que han podido detectar por sí mismos o por alguien del público entre las informaciones publicadas en días anteriores por el medio. Y lo hace todos los días, y rectifica informaciones de portada o incluso exclusivas pasen los días que pasen.

NewYorkTimes_Correciones

Da la casualidad que la semana pasada mande una corrección a un periódico de Vigo sobre una información falsa en torno al MARCO. Llegué a hablar con el director, que me reconoció el error de la periodista que había publicado una falsedad dicha por un ciudadano, y me dijo que rectificaría. Han pasado diez días y nada. Ya no les cuento las mentiras que Caballero y sus cómplices dicen diariamente en letra impresa o en programas audiovisuales y que no se rectifican, aún sabiendo que son mentiras flagrantes.

En Vigo hay democracia, pero de muy baja calidad y corrompida por la factura de la publicidad institucional del Concello y contratistas, que salvan las cuentas de resultados de unos medios débiles económicamente y donde es excepcional la crítica razonable y racional al estado de las cosas públicas en nuestra ciudad. Tambien el cambio es conseguir una democracia de más calidad y por eso estamos aquí

Un mes de gloria

Por razones no he podido escibir en los ultimos 45 días, pero créanme que no hay nada nuevo bajo el sol en esta ciudad.

Además de consolidarse los datos estadísticos que demustran nuestro declive como la perdida de censo y el atraso en nivel de renta respecto a Santiago de Compostela y A Coruña, cosa sabida y que seguirá, Vigo se ha peleado con el alcalde de Oporto, con el de Santiago, y hemos hecho el ridículo el pasado lunes en el inicio de las obras de la tesorería territorial de la Seguridad Social en los antiguos locales de La Metalúrgica. Vean el vídeo y las noticias de prensa y díganme si nos merecemos estos líderes políticos y lideresas. Y lo digo no solo por Abel y su banda, sino también por lo que hay enfrente.

Los señores del PP municipal y de La Marea se callan ante los 6 millones que Abel Caballero quiere dar a Cocheras Olívicas, pero también callan cuando Abel Caballero nombra jefe al señor Orúe, que no tiene la titulación y que montó administrativamente los expedientes de gasto menor que la señora juez relaciona con los pagos a IMESAPI de los contratos de gasto menor que permitirían pagar a la cuñadísima de Carmela.

Por cierto, Santos Héctor mintió como Urdangarín cuando dijo que no conocía a la señora Falque. Es pública y notoria su relación amistosa en la sede del PSOE o cuando estuvo en el primer plan de empleo financiado por la Xunta en el primer mandato de Caballero como alcalde. El puesto de trabajo de la señora Falque durante más de nueve meses estaba a menos de 3 metros del despacho del sindicalista y concejal, que ahora niega conocerla. ¿Será verdad y a causa de que la señora Falque no se pasaba mucho por su puesto de trabajo?.

Por último, los periódicos del régimen, que el día 13 de Febrero dijero que Lyon y Vigo estaban hermanadas port el puerto y la industria automóvil. En Lyon poca industria del automóvil y un puerto fluvial que no tiene nada que ver con un puerto como el de Vigo. Pero a Vigo nos engañan con cuentos.