El rey abdica y el PSOE claudica

La abdicación del rey era una oportunidad perfecta para llevar al taller la Constitución de 1978 y hacerle un buen arreglo, no sólo de chapa y pintura, sino también cambiarle el motor.

Definir un nuevo modelo territorial con un federalismo asimétrico que dé un trato distinto a Catalunya, Galicia y Euskadi; introducir más derechos y nuevas formas de participación política de acuerdo con las demandas de una sociedad que ha cambiado mucho en estos treinta y seis años, así como abordar democráticamente la forma del estado, sin tabúes y sin miedos, y resolver de una vez por todas el tema de las provincias y diputaciones. Estos serían, a mi parecer, los asuntos más prioritarios. Por supuesto, habría que someter tales cambios a la decisión soberana del pueblo mediante la convocatoria de un referéndum decisorio sobre el tema.

Desgracidamente, me temo que las élites políticas que nos gobiernan, una vez más, nos van a sustraer nuestro derecho a decidir en libertad nuestro futuro. Van a ser tan míopes como cuando decidieron, en secreto y a toda prisa en el verano de 2011, santificar el pago de la deuda como prioridad, error que no olvidamos ni perdonamos. El PP va a presentar un proyecto de ley orgánica para entronizar a Felipe de Borbón y Grecia, olvidándose incluso de la discriminación machista en la sucesión de la corona. Lo malo no es que cometa esta infamia a la democracia el PP, que además tiene mayoría absoluta para hacerlo, lo peor es que el PSOE vaya de palmero y se preste a ello. Este PSOE autista, mediocre, que se desangra electoralmente y que ya no defiende principios básicos democráticos, que no escucha a la gente y que corre el peligro, si vota a favor de la propuesta legislativa de la derecha, de cavarse su propia tumba. Miren por favor a Grecia y al PASOK. Me temo que ni debate interno va a haber y cada día, las generaciones más jóvenes, van a ver al PSOE como unos dinosaurios de la vieja clase política que no se enteró que España ha cambiado y que la mayoría de españoles de hoy no votó la Constitución de 1978, y que las nuevas generaciones desean nuevas conquistas democráticas para nuevos retos de ahora y del mañana.

No hay peor sordo que el que no quiere oír y la dirección del PSOE esta más preocupada de salvar su culo y sus privilegios que de responder a las aspiraciones de la gente corriente de nuestro país. Así iremos de victoria en victoria hasta el suicidio político final de la socialdemocracia.

De los partidos y las mafias 2

Una desgracia recorre toda nuestra vida pública: la corrupción personal y política.

El actual sistema de partidos presenta graves defectos que convierten a las élites políticas, culturales, mediáticas y sindicales en grandes vacas sagradas, intocables en sus privilegios e insensibles e incapaces de escuchar la angustia de la gente corriente, los ciudadanos y ciudadanas normales. Es imposible dar la batalla contra las élites sólo dentro de los partidos. Los estatutos y la vigente ley que regula el funcionamiento y la financiación de los mismos está hecha para prolongar un sistema corrupto.

Lean los artículos de El País y en Voz Pópuli sobre el asesinato de la señora Carrasco y compartirán mi juicio de que no es solo un problema personal, es un problema de un sistema corrupto, la partitocracia, otra forma de oligarquía.

La receta es la unión, la agrupación de gente ordinaria y decente que derrote en las urnas con una agenda política alternativa y sencilla a estas élites tramposas y criminales. ¿Cómo?, con votos, no callándose, no resignándose, no vendiéndose, no plegándose. El 25 de mayo 2014, en Vigo y muchos otros lugares podemos comenzar el cambio.

¿Partidos políticos o mafias? 3

Si ustedes escuchan atentamente los hechos del asesinato de la señora Isabel Carrasco, perpetrado ayer en León, en la calle a plena luz del día por otras dos mujeres, las señoras González Fernández y su hija, Triana Martínez González, y no supieran nada más, podrían sospechar que era un ajuste de cuentas por cuestiones puramente personales.

Si después saben que las tres son militantes de un mismo partido político, que hay empleos interinos y reclamaciones económicas, listas de concejales y la presidencia de la diputación de por medio, se hace la luz y se demuestra lo que vengo diciendo, estamos ante un sistema de élites corruptas donde la batalla no se establece por cuestiones de interés general, sino que se pelean simplemente por la parte de la tarta que creen que les corresponde. Y así los partidos dejan de ser máquinas de hacer ideología y política y se reducen a simples aparatos de poder, dinero y corrupción.

¿Ven por qué tenemos que hacer el cambio?, para recuperar la política y las personas decentes para la gestión de los asuntos públicos.

¿Se pudo hacer mejor? 2

Es evidente tras los dos últimos informes de peritos. Se podía haber hecho mejor la entrada en funcionamiento de la línea de alta velocidad Santiago de Compostela – Ourense. Sin las prisas de la foto, sin la presión para inaugurar antes de tiempo y si se hubiera hecho caso a los maquinistas que informaron por escrito de los riesgos de esa maldita curva, hoy no tendríamos que lamentarnos por el peor accidente de ferrocarril en España en los últimos 40 años.

El culpable primero es el maquinista, pero el sistema chapucero al servicio de las élites es el cómplice necesario. Esas élites de funcionarios y políticos que hacen trampa al adjudicar los contratos y, como se ve en Angrois, también nos hacen trampa cuando reducen las medidas de seguridad de los que viajamos en estos trenes Alvia.

No se equivoquen, el cambio democrático también tiene que llegar a la gestión de los transportes públicos para que no haya más Angrois ni más muertes evitables.

Corrupción de alta velocidad 1

He dicho desde hace años que no se puede explicar racionalmente que España tenga mas kilómetros de AVE que Alemania, Francia, USA, Gran Bretaña, Japón, etc. Solo nos gana China, país con una superficie mucho mayor y con 40 veces la población de España.

Además, las líneas que están funcionando en su conjunto son deficitarias, es decir, ponemos dinero todos los españoles a final de año para tapar los agujeros. ¿Por qué entonces este furor por hacer kilómetros de AVE?, la respuesta es la misma que para comprender por qué tenemos aeropuertos duplicados o infrautilizados, como es el caso de Galicia. Es fácil adjudicar, después pagar reformados, sacarse unas fotos antes de las elecciones. Lo difícil es rentabilizar la inversión. Desde 1996, en España, los gobiernos sucesivos decidieron invertir en hormigón, como aquí en Vigo decidimos hacer aceras de lujo que no tienen ciudades como Barcelona, Viena, París o Madrid.

Al final se sabe todo. Sabemos y sabremos más, que hay empresas, directivos, funcionarios y políticos que sacan tajada de la obra pública. Sepan que José Blanco, anterior ministro de Fomento y gran impulsor del AVE, tenía en Adif un muy buen amigo. Carlos De la Peña, ex alcalde de Baiona, en su tiempo hombre de confianza de Sánchez Presedo y amigo eterno de José Blanco desde los tiempos de la discutida contabilidad del Consello da Xuventude en Galicia, que presidía Blanco y donde De la peña, como economista prestigioso, asesoraba. ¿Adivinan quién le nombró director de seguridad en Adif?.

Un trotskista al frente del socialismo francés

Ayer tarde, el consejo nacional del partido socialista francés eligió con un 67,12 por ciento de apoyos a Jean-Cristophe Cambadélis como nuevo secretario general del partido.

Cambadélis militó en su juventud en la OCI, un grupo trotskista francés seguidor de las tesis lambertistas. En esa misma organización militó Lionel Jospin, que llegó a primer ministro de Francia a finales de los años 90. De origen trotskista también son Pierre Moscovici, de la LCR, que ha sido ministro de economía hasta la ultima remodelación del gobierno francés, y que se presiente será nombrado comisario europeo en representación de Francia tras las elecciones al parlamento europeo del próximo 25 de mayo. También fue compañero nuestro, trotskista, Jean-Luc Mélenchon.

Entre Francia y España sigue habiendo diferencias culturales muy grandes. Soy de los pocas personas que he reivindicado y reivindico mi formación y mi cultura trotskista. Otros, demasiados, la ocultan. Decía Willy Brandt, también trotskista en su juventud, que quien a los 20 años no fue trotskista es que no tiene corazón, y quien a los 40 años no es socialdemócrata es que no tiene sentido común. Hay otra categoría, despreciable, formada por los que ocultan su pasado. Ojo con ellos.

Entre golfos 1

Vean la asombrosa noticia de como se colocan, y qué bien, los chicos de José Luis Rodríguez Zapatero.

El ciudadano José Manuel Campa, antes de ser secretario de estado de economía en el gobierno de Zapatero, fue un águila que consiguió vender acciones en el año 2006 de una empresa que fundó, General de Alquiler de Maquinaria (GAM), dedicada al alquiler de maquinaria para la construcción, a los golfos que regentaban las cajas de ahorro. Entre los “pillos” que picaron comprando destacó, como no podía ser de otra manera, don Julio Fernández Gayoso, ex-todo en la extinta Caixanova. Como era de recibo, el tal José Manuel Campa devolvió el favor cuando, ya siendo secretario de estado de economía después de ser nombrado en 2009, abogó por el mantenimiento del señor Gayoso al frente de Novacaixagalicia hasta que los números rojos hicieron imposible su continuidad.

El precio de las acciones que Gayoso compró ahora tienen un valor de 0,74 euros, es decir, los ciudadanos y clientes de Caixanova perdimos en esta ruinosa operación cerca de 60 millones de euros.

Pues bien, ahora el señor Campa es fichado por Emilio Botín como director del área de relaciones con inversores y analistas del grupo Santander. Les recuerdo que en el último consejo de ministros de ese fenómeno progresista llamado José Luis Rodríguez Zapatero, y junto con su fiel escudero Blanco, decidieron indultar a un tal Alfredo Sáenz, consejero delegado del grupo Santander presidido por el inefable Emilio Botín.

¿Ven ustedes los sucios y continuos trapicheos de estas élites corrompidas que no hacen más que enriquecerse entre ellos a costa de los ciudadanos?, ¿entienden así por qué defiendo con tanta vehemencia la necesidad urgente del cambio democrático?.

Mesa redonda sobre la pobreza infantil

Mañana, jueves día 3 de abril, participaré como médico pediatra en la mesa redonda sobre la pobreza infantil que dirigirá Fernanda Tabarés en el programa Vía V de V Televisión. La mesa se abrirá a las 21:40 y en ella analizaremos el informe de Cáritas recientemente publicado que afirma que 30 de cada 100 niños en España viven en unidades familiares con una renta por debajo del umbral de pobreza.

Allí estaré para denunciar que la crisis que venimos arrastrando desde hace años ha supuesto todavía más desigualdad y ha golpeado con mayor virulencia a los sectores de la población más vulnerables, entre ellos y especialmente, la infancia.

Las formas son importantes

Acabo de ver en la televisión francesa el relevo en la jefatura del gobierno francés. En España nunca se hizo así, en Francia el saliente sale con dignidad. Yo recuerdo que cuando salí de la alcaldía por la voluntad de los vigueses, salí por la puerta del edificio municipal y mi sucesor no se dignó a despedirme, cosa que yo si hice mi antecesor, manteniendo las formas y la educación.

En esto como en lo de la fiesta de Galicia, la Reconquista o el día de la Constitución, que en mi mandato impulsamos, tenemos que decir aquello de que las formas son el fondo. Jean-Marc Ayrault acaba de volver a Nantes, como debe ser, y su esposa seguirá dando clase en un liceo público. Como dijo Mendès France, jefe de gobierno socialista francés en los años 50, “gobernar es escoger”.

El ejemplo francés

El partido socialista francés, desde 1977, era el partido municipalista, el que gobernaba más ciudades de Francia. Eso ha cambiado hoy en la segunda vuelta de las elecciones francesas. La izquierda, los socialistas, verdes y comunistas, hemos ganado París pero la derecha ha ganado las elecciones, y lo que es peor, la extrema derecha tendrá 7 alcaldías y más  de 1200 concejales.

La derrota en ciudades como Limoges, que desde 1912 habían tenido alcalde socialista siempre, solo se puede explicar por un voto de advertencia en forma de abstención de los votantes progresistas, que no entienden la gestión de la crisis económica que está haciendo la actual dirección socialista francesa en cabezada por François Hollande. El mensaje es claro: o cambiamos de política o los electores cambian a los gestores que desde la izquierda se resignan a aplicar las políticas austericidas de las élites economicistas europeas. Esto es otro toque de atención, es necesario que desde la socialdemocracia preparemos una alternativa creíble para derrotar a las políticas de derechas y a los políticos que, desde la izquierda nominal, las practican sin rubor. En Francia la gente también quiere cambio y si la izquierda no ofrece cambio, los cambian.

Vigo, España no somos diferentes. Aprendamos de las derrotas para preparar nuestra victoria. Aprenda el aparato socialista de ciudades como Dunquerque o La Rochelle, donde Los candidatos diferentes de los oficialistas de la dirección socialista se impusieron netamente a las listas del aparato y a la derecha y extrema derecha. En Dunquerque, un ex ministro socialista, un alcalde desde hace 25 años, ha perdido ante la candidatura de las bases electorales que reclamaban un cambio.

Francia y los votantes lo muestran una vez más: el cambio no es una opción sino una necesidad, y si los gobernantes no lo hacen, ya se encargarán los electores de llevarlos a cabo con la fuerza de su voto. Esa misma oportunidad la tendremos nosotros en mayo del año próximo.