Llegan tarde 2

Les recomiendo que lean editorial en el Faro de Vigo de hoy sobre el puerto de Vigo. Merece la pena, denuncia bastantes cosas que ya decíamos algunos en el Plan Estratégico de Vigo y su Área (PEVA) en 1993. Es cierto que uno de los problemas más graves de Galicia es el desequilibrio territorial norte-sur, pero también el interior-costa. En los últimos 17 años, ese desequilibrio entre el norte (A Coruña y su región urbana) y el sur (Vigo y su área) ha vivido un momento histórico de cesión del liderazgo al norte. Tanto en PIB por habitante como en renta por habitante.

Esta transferencia del liderazgo económico, y por tanto político y social, se ha producido no solo por decisiones políticas de la Xunta de Galicia y el gobierno de España, que han tenido impacto presupuestario como el puerto exterior en Punta Langosteira o la entrada del AVE en Y en Galicia, sino también por el factor privado. El emprendedor ha mudado del sur, donde estaba hasta 2004, hacia el norte, donde está ahora y cada año la diferencia a favor del norte se incrementa más. Cuando se produjo este fenómeno, ¿qué hicieron las élites del sur?. Faro de Vigo era y es parte de las élites, marca la agenda política. Y Abel Caballero, desde el 22 de septiembre de 2005 en que retomó la actividad política como presidente en el Puerto de Vigo, estaba y está en la escena. ¿Qué hicieron estas élites?. Equivocarse.

No se escuchó a Abel Caballero cuando se discutía la entrada en L de la alta velocidad por el sur de Galicia. No dijo nada para no enfadar a su partido a pesar de que la agrupación viguesa del PSOE y la UGT de Vigo defendieran la L. No se escuchó a Abel Caballero manifestarse en contra de Punta Langosteira, mientras sí se pudo escuchar al PSOE vigués llevar una moción y aprobarla en el pleno del Concello de Vigo sobre este tema. El iluminado Caballero descubre el AVE a tres meses de las elecciones municipales de mayo de 2007, y monta un numerito con el secretario de estado de infraestructuras del gobierno de Zapatero, que le pone por escrito que en 2012 el AVE llegará a Vigo, y si no fuera así, Caballero dimitiría. Aún estamos esperando por el AVE y por la dimisión.

Más grave fue cuando el ministro amigo de Abel, José Blanco, mediante la colaboración de González Laxe, prioriza en Europa a Punta Langosteira como puerto nodal y relega al puerto de Vigo a un papel secundario. No convocamos manifestaciones desde el Concello ni declaramos enemigo de Vigo a Blanco. Todo lo contrario, nos abrazamos en público a él. Y mientras Caballero y las élites de Vigo se equivocan en el tema de la fusión de las cajas gallegas, abducidos por Gayoso y entregan la sede al norte. La historia ya saben cómo termina, los genios de Caixanova en la cárcel y Vigo fuera del mapa financiero regional.

Y mientras la crisis de 2008 golpea y desnuda a los viejos sectores industriales del sur, aglutinados básicamente en torno al metal, en el norte se consolida un liderazgo global (Inditex) que no solo afecta al textil, sino que afecta a más sectores, desde la logística al diseño pasando por nuevos materiales, marketing, montaje, etc. Universo Inditex con proyección mundial.

Decía Octavio Paz, cuando se derrumbó el muro de Berlín, que no había nada que celebrar con el fracaso del comunismo, que quedaban las preguntas por las que surgió. Pues en lo nuestro igual. Me alegro por que Faro de Vigo descubra que estamos mal, al fin. Pero nos deben explicar por qué se equivocaron tanto nuestras élites desde 2004. Debieran además esas élites pedirnos perdón, porque nos han mentido y engañado y pretenden seguir haciéndolo, buscando solo un chivo expiatorio y seguir manteniendo un modelo clientelar que solo puede ofrecer fracaso y miseria.

Un amigo es un amigo 2

Acaba de fallecer don Manuel Gómez y Faro de Vigo le dedica una necrológica. En primer lugar, mi respeto y mi solidaridad con la familia del finado.

Como ustedes saben, yo no coincidí nunca con este señor y lo que hizo en Caixavigo hasta 1993. Él, con Benigno y Gayoso, eran el tridente que todo decidían. Ellos nos llevaron al primer gran problema de Caixavigo en 1987, cuando Loureiro Benavides, promotor local protegido por este tridente, se fuga a Brasil dejando al decubierto las miserias de hipotecas impagadas a la caja, que sin embargo los incautos propietarios pagaban a Loureiro. Tuvieron que pagar dos veces.

El siguiente charco fue lo de los 100 barcos para pescar en Namibia, que cuando ese país accedió a la independencia, se quedaron parados en los muelles de Bouzas, y con ellos 2.000 millones de pesetas que perdía Caixavigo. En ese momento llega Arthur Andersen a auditar Caixavigo, y por la auditoria venía Goyo Gorriarán. Para no ir al banquillo, cesó don Julio a Benigno y Manuel Gómez, con buenas pensiones eso sí, y nos trajo al delincuente encarcelado de Gorriarán como subdirector. Vamos, un enjuague político para correr un estúpido velo.

Pero la anécdota que recuerdo con más nitidez de este señor, subdirector de la caja, es cuando me recomienda que no presente en las oficinas de Caixavigo mi declaración de hacienda. Él no lo hacía, me dijo, porque no quería que supiesen la renta y patrimonio que tenía. La verdad es, que crédito que concedía para un edificio de nueva planta, pisito que pasaba a engrosar su patrimonio personal. Por eso usaba el Banco Pastor. Si Lorenzo Muradás, si Elías Alonso Riego, si hubieran hablado, eso sí que sería un obituario fidedigno de don Manuel Gómez.

Veamos quien coje su relevo, atentos.

El día de la vergüenza 2

Va a hacer pronto siete años. Fue el día de la vergüenza para la ciudad de Vigo. Era el 9 de febrero del 2010, y ya sabíamos que había decenas de miles de vigueses y de gallegos engañados y estafados por Caixanova en el timo de las preferentes. Sabíamos que desde el año 2000 se había metido la caja en más de 150 empresas inmobiliarias, con socios sospechosos y en sitios peligrosos fuera de Galicia… Pero además también se había deslizado por las inversiones especulativas en energías fuertemente primadas por el Gobierno Zapatero, y para rematarla estaba en bolsa en compañías conocidas como chicharros que había fundado un secretario de Estado. Y aún así, las fuerzas vivas se manifestaron contra la fusión de las cajas.

Dicen las sentencias de la Audiencia Nacional y la del Supremo que desde el 2004 se había creado en Caixanova un agujero superior a 3.500 millones de euros gracias a la gestión del grupo capitaneado por don Julio (no se rían, le gustaba que sus subordinados le llamaran así…).

¿Y nuestros próceres? Se lo dije a Touriño, a Pepe Blanco, a Caballero… Miraban para otro lado. Julio era su amigo. ¿Y el banco de España? Presionado por Pepe Blanco. «Julio es mi amigo», me decía. En el caso de Caballero, mucho más. Cuando salió del ministerio, don Julio lo empleó como profesor a tiempo parcial en su escuela de negocios, porque don Julio era el dueño de la caja desde los años sesenta. Solo un torpe chico del Calvario intentó hacer el cambio en 1993, pero fracasé. Ya en 1993 hubo que hacer virguerías, porque la burbuja de los barcos pesqueros -más de 100 parados en los muelles, sin caladeros donde pescar- provocó un agujero de 2.000 millones de pesetas de aquella en Caixavigo. Nos salvaron Manuel Marín y Europa. Pues a los vigueses, Caballero, las agencias de publicidad habituales, las terminales mediáticas lubricadas y los comités ad hoc de compañeiros de viaxe reclutados mediante favores les decían que nuestra caja estaba fetén, que la enferma solo era la del norte, que tenía 5.000 millones de agujero por una gestión aún peor que la nuestra.

Gayoso no fue a la manifestación. Delegó en su padrino de doctorado, Abel Caballero, y la caja pagó la factura de la fiesta. Y si algo quedaba… sin problema: estaba la publicidad del Concello. Fue un éxito para ellos, fue la peor solución para Vigo. Perdimos sede, puestos de trabajo centrales, capacidad de decisión como ciudad, pérdidas patrimoniales. Pero Gayoso fue presidente y Pego, director general. Caballero, alcalde, con disfraz de viguista… De aquel polvo viene este lodo de nuestro declive como ciudad.

El jueves fue solo el principio de la guinda. Ingresaron en la cárcel porque no quieren devolver una pequeña parte de lo que nos robaron con sus escandalosas pensiones, la de Gayoso como la de Méndez, con la diferencia de que esta última la aplicaron legalmente. Estamos ante gentes que miran más por sus intereses que por los intereses del común, de la gente. No vi al Concello de Vigo moviéndose igual por las preferentes o los desahucios, o los cierres de empresas.

Fue un momento para la vergüenza, por eso no estuve allí, por eso lo denuncié, y por eso puedo pedir que, si Vigo quiere volver a liderar Galicia, tiene que cambiar de actores y de políticas públicas. Incluso me atrevo a más: no volveremos a ser una ciudad inteligente del siglo XXI si no buscamos una fórmula para resituarnos en el mapa financiero. Y para eso sobra victimismo, y nos falta inteligencia y decencia en nuestras élites viguesas.

Termino: si Caballero fuera digno y valiente, como debe ser el alcalde de la muy leal ciudad de Vigo, debería ir a A Lama a ver a su ahijado de doctorado. Por sus actos los conoceréis.

(Artículo de opinión publicado hoy en La Voz de Galicia)

Las dos caras del declive 2

El declive de las sociedades no se da por casualidad, no es fruto del mal de ojo, no responde a que no nos quieren. El declive de las sociedades y de las ciudades, regiones o estados responde a su incapacidad para adaptarse a los cambios que experimenta el mundo.

Eso es lo que le ha venido pasando a la sociedad viguesa desde antes de 2007, diríamos que desde 2004. Nuestras ventajas anteriores se han desvanecido por la dejadez o corrupción de aquellos que deberían velar por ellas: un sector industrial tradicional que no supo adaptarse al nuevo modelo producción industrial; nuestra entidad financiera volvió a caer en la burbuja especulativa como en 1993, cuando tanto nos costó salvarla. Nuestras élites políticas, mediáticas y económicas cerraron los ojos, no vieron lo que se venía encima y se inventaron un victimismo infundado para salvar el pellejo y dirigir las miradas hacia otro lado.

El problema no era que Gayoso y su equipo habían generado un agujero de 3.000 millones en inversión especulativa, no solo en ladrillo con más de 100 empresas inmobiliarias, sino también en más de 60 solares energéticos o en corrupción pura y dura como negocios eléctricos en Perú o inversiones ruinosas en la bolsa Española. No, Abel Caballero, exempleado de Gayoso en la Escuela de Negocios de Caixanova a 40.000 pesetas la hora y padrino del doctorado honoris causa a Gayoso, decidió que el problema era que Caixagalicia tenía un agujero mayor. Entre los dos sacaron, con el apoyo mediático a partir del pago de publicidad con nuestros impuestos, a más de 30.000 vigueses a la calle porque nos robaban una caja que ya estaba hundida, y hundida por Gayoso y sus amigos, que hoy durmieron en prisión por robarnos. Y nadie de los voceros nos pide disculpas.

No estuve en esa manifestación. Denuncié lo que había, reclamé un cambio de personas y políticas. El tiempo me ha dado la razón, y el declive seguirá en Vigo mientras no haya asunción de errores, cambio de actores y cambio de políticas públicas. Con aceras solo no remontaremos a ciudad líder e inteligente como las que tienen futuro en el siglo XXI.

Esta es la herencia de Caballero y Gayoso….sus intereses por encima de los de Vigo y los vigueses. Créanme, merece la pena resistir, merece la pena luchar dentro de la ley para defender a esta ciudad a la que quiero.

La otra cara del fletán

Hace 20 años, el gobierno canadiense decidió expandir unilateralmente su frontera marítima más allá de las 200 millas náuticas para hacerse con los caladeros de un pescado poco conocido, el fletán negro. Esta especie, despreciada por los canadienses, fue descubierta por las flotas gallegas y se convirtió en un rentable negocio por aquella época, lo que lanzó a los canadienses a esta disputa, cuyo máximo exponente fue el apresamiento por parte de patrulleras canadienses del buque vigués de la armadora Pereira “Cabo Estai”.

Pueden leer distintas historias y distintas opiniones del conflicto y su final en Internet. Yo era alcalde de Vigo cuando tuvo lugar el conflicto, lo viví en primera persona y hoy publican en el diario Atlántico una breve entrevista en la que doy mi punto de vista sobre lo que pasó realmente. Ya de aquella las élites maniobraban para utilizar al pueblo en su propio beneficio y, desgraciadamente, siguen hoy en día haciéndolo y con el benéplacito y apoyo de los que dicen gobernar para el pueblo.

Dos semanas quedan para las elecciones, dos semanas para el cambio aunque las perspectivas en Vigo no son nada buenas, parece que nos aguardan otros 4 años de enchufes, chanchullos y aceras.

Élites enfermas y caducas 3

El declive de las sociedades empieza por el declive de las personas que las dirigen. Las grandes corporaciones, las naciones o las ciudades entran en época de declive cuando sus dirigentes son incapaces de diseñar un marco de futuro atractivo y novedoso y, además, crean conflictos inútiles que no conducen a ningún éxito.

La historia reciente de Vigo se asemeja mucho a lo que hemos descrito. Somos una ciudad que si antes era admirada y puntera y querida, ahora aparece enfrentada y antipática. Abrimos frentes de batalla todos los días, abrimos conflictos pero no cerramos ninguno y no tenemos aliados. Éramos la economía número uno de Galicia y hemos pasado a ser una segundona, informe Ardán dixit, y nadie quiere abrir el debate sobre un futuro que no dependa sólo de papá PSA-Citroën. Éramos la ciudad que mas crecía en España y Europa occidental en el siglo XX y nos hemos estancado demográficamente y nadie habla del invierno demográfico. Éramos la ciudad de las oportunidades y de la igualdad de las clases medias y ahora tenemos trabajadores pobres y la segunda tasa de paro más alta de las ciudades gallegas.

Pero lo increíble es que el debate político y la confrontación sea la rotonda de Coia y el barco que se pondrá allí o no. Nada se dice de recuperar un banco de Vigo, por y para los vigueses. Nada de recuperar y municipalizar el agua. Aquí, al contrario que en otras ciudades como París, las élites socialistas prorrogan la concesión y calla todo el mundo, ¿por qué será?. El fracaso escolar no se ha debatido en los últimos 8 años en un pleno o órgano municipal. No han sido capaces en 8 años, con los mayores recursos financieros de la ciudad, de diseñar un plan de lucha contra la pobreza. Nuestra cultura no vive un buen momento, fuimos la ciudad de la movida y en 8 años nuestros representantes no han presentado ni tan siquiera un plan de coordinación de museos locales o de una programación conjunta aunando sector público y privado. Los niños de Vigo tienen una carta de derechos aprobada en el inicio de los años 90 y no se ha reunido ni una sola vez. Eso si, hormigón y granito tenemos para rato y han hecho más ricos a unos amiguetes de todos esos representantes.

Porque aquí esta el problema, el gobierno municipal y sus representantes no tienen ni un proyecto innovador ni valores éticos, pero la oposición tampoco y los capos de la sociedad como Gayoso, Pego, Manuel Fernández de Sousa y las suspensiones de pagos de Barreras y Vulcano nos dicen que si queremos cambio hay que echarlos democráticamente con votos el próximo 24 de mayo de 2015. A ello hay que ponerse, a construir una alternativa que le diga sí al futuro, sí a vigo y a los vigueses.

La complicidad de las élites 6

Los recientes informes de los técnicos del Banco de España sobre la estafa masiva de venta de acciones de Bankia viene a demostrar lo que venimos denunciando desde hace algunos años en esta página sobre la absoluta complicidad entre las élites políticas, económicas y mediáticas en el saqueo y rapiña de la economía y el patrimonio de la sociedad española.

Cuando se vendieron preferentes a pobres jubilados, analfabetos, trabajadores manuales, minusválidos, los que tenían que controlar que no se produjeran abusos eran Miguel Ángel Fernández Ordóñez, militante de PSOE y presidente del Banco de España, y Julio Segura, ex militante del PC y nombrado por el PSOE para presidir la CNMV. Dos hombres de la izquierda y un gobierno socialdemócrata de Zapatero y José Blanco toleraron una burla y apropiación masiva de rentas de los trabajadores. Y son los mismos protagonistas los que le cubrieron las espaldas al inmoral de Rodrigo Rato y al golfo de Blesa aprobando y jaleando la venta de acciones de Bankia a más de 337.000 pequeños accionistas que fueron estafados gracias a unas cuentas y una contabilidad falsa.

Aquí en Galicia pasó lo mismo. Las presiones de José Blanco y Abel Caballero llevaron a que Miguel Ángel Fernández Ordóñez le dijera al presidente Feijóo que solo se haría la fusión si tragaba con Gayoso como jefe de la nueva entidad fusionada. Feijóo tragó y la fusión que Caballero definió como una absorción terminó costando más de 10.000 millones y tres mil empleos porque Méndez y Gayoso tenían toda la basura de crédito a sus amigos escondida en los cajones que el Banco de España no abrió desde 2004 a cambio de favores y privilegios, no sólo a las cúpulas del Banco de España y del gobierno y partido socialista, sino también a los propios técnicos encargados de la supervisión y a los auditores, que vaya casualidad, siempre el mismo, Deloitte.

Mierda y más mierda. Es el momento de limpiarla y es el momento de que el 24 de mayo Caballero y sus cómplices por acción y omisisión del BNG y el PP paguen en las urnas el saqueo de una caja de ahorros que era del pueblo Vigo desde hacia mas de 100 años y que ni las guerras ni corporaciones de todo pelaje fueron capaces de hundir. Recuerden, hay que barrer democráticamente con votos estas élites que han hecho tanto daño a tantos siendo ellos tan pocos.

Sin alternativa no hay cambio 7

Parece que los peores augurios se pueden hacer realidad. El BNG primero y el PP después, se han abrazado a Abel Caballero y su política clientelar basada en aceras, enchufes y subvenciones dirigidas a dividir a la sociedad viguesa en buenos y malos, y así es como lo pagan.

Abel Caballero protestó contra la fusión hasta que Gayoso fue presidente de la fusionada Novacaixagalicia y se negó a retirarle la medalla de la ciudad a pesar de estar procesado. Prometió un estatuto de ciudad singular y cuatro grandes proyectos y nada de eso se ha hecho en 8 años. Prometió un mar de grúas y pleno empleo y tenemos más parados, más trabajadores pobres y más familias en riesgo de exclusión que nunca, excepto aquellos agraciados por un enchufe. Prometió 6.000 viviendas municipales y no solo no hizo ninguna, sino que vendió las que le dejé hace 20 años en la calle Rosalía de Castro. Arregló 400 calles con nuevas aceras, alguna como Porta do Sol dos veces en 6 años, pero no hizo una sola calle nueva o un solo vial nuevo. Cuando llegó éramos la capital económica de Galicia y ahora somos la número dos sin visos de volver al número uno en mucho tiempo. Cuando llegó estábamos en el mapa financiero y cedió la sede a A Coruña para salvar los intereses de dos golfos inútiles, pendientes de juicio en la Audiencia Nacional y por primera vez en más de 100 años, manda carallo, no tenemos ninguna entidad financiera propia. Pero el BNG y el PP prefirieron el intercambio de favores y miserias y los dos pagan su error con una bajada electoral importante, un 30% de antiguos votantes dejan de apoyarlos.

Podemos, Gañemos, A Marea y todas las nuevas propuestas que se conocen hasta ahora no son capaces de crear la suficiente movilización entre los vigueses y viguesas que quieren otra política y otra forma de hacer las cosas. Los errores de la Xunta de Galicia, la complicidad de algunos medios de comunicación y un discurso peronista terminaron de aderezar un plato electoral donde Abel Caballero gana porque enfrente no hay un plato ni un cocinero mejor.

Esa es mi lectura de esta encuesta y la moraleja es: si de aquí a abril no aparece una personalidad atractiva que dé seguridad y suponga una ruptura con las élites de la ciudad, con una lista limpia y nueva y un proyecto diferente, es decir, personas en vez de hormigón, estamos condenados a la miseria en la que vivimos otros cuatro años al menos. Nuevas iniciativas emprendedoras en vez de aceras, volver a una gestión pública del agua respetuosa con el medio ambiente, crear un banco de Vigo por y para los vigueses, meterle mano a las contratas y favorecer los méritos sobre los enchufes garantizando la igualdad de todos. Difícil, sí, pero no imposible y en mi modesta opinión necesario para frenar la cuesta abajo sin frenos de Vigo en estos últimos años de desgobierno. Me recuerda esta ciudad a los alegres pasajeros del Titanic, que bailaban mientras el barco se iba a pique. Y ustedes, ¿qué creen que debemos y podemos hacer?.

La mordaza de las élites 1

Ayer, el señor Gayoso y el señor Pego, acompañados del ilustre abogado galleguista el señor Franco Grande, declararon como imputados por un delito de estafa. Solo un medio de comunicación, Atlántico Diario, se atrevió a publicar la noticia incluyendo la foto. Las radios, las teles, los otros periódicos ocultaron al público, al ciudadano común, tales acusaciones de estafa.

Recuerden por estas fechas en 2008, decía el Concello de Vigo,todos sus miembros: BNG, PP, PSOE, que el dúo Gayoso-Pego eran el Dios que venía a salvarnos. Solo algunos tuvimos el valor moral de decir que eran, con Méndez, parte del problema. Por eso tenemos que hacer el cambio el 24 de mayo de 2015, para tener un alcalde decente que no esté compinchado con las élites como estuvo Abel Caballero con Gayoso, que pronunció la laudatio de Gayoso cuando compró su honoris causa por la Universidad de Vigo, distinción que sigue poseyendo para descrédito de la Universidad de Vigo.

El cambio es necesario para poder saber la verdad de cómo nos han explotado a los vigueses unas élites políticas, económicas y mediáticas que nos llevan al declive y a la mediocridad.

Lo que no consigan ellos 2

El FROB ha comunicado a la Fiscalía Anticorrupción 9 operaciones en Caixagalicia y Caixanova entre los años 2005 y 2008 que supusieron un quebranto de 600 millones de euros que nos han robado a todos.

Los equipos directivos de Gayoso en Caixanova y Méndez en Caixagalicia, con la complicidad de los consejos de administración donde, en el caso de Vigo, se sentó por designación de Abel Caballero y su gobierno la senadora Marra, hundieron instituciones públicas que habían sobrevivido a crisis y guerras durante más de 100 años. Resistieron la Guerra Civil, la dictadura de Franco, la crisis del petróleo, etc., pero no resistieron el saqueo y la avaricia cómplice de las élites.

El 24 de mayo, cuando vayamos a votar, pensemos que votar a Abel Caballero es votar al hombre que pronunció la laudatio de un Gayoso que compró su doctor Honoris Causa con dinero y con favores. Cuando votemos el 24 de mayo sepamos que en su día el PCG, hoy IU, con Carlos Núñez, el PSOE con la señora Marra o el señor Orozco o Fernández Moreda, el BNG, el PP, Beiras, todos callaron ante las tropelías y saqueos de Méndez y Gayoso, que son las dos caras del mismo robo. Todos callaron.

El 24 de mayo el cambio es echarlos: a Abel Caballero, al BNG, al PP y a los que como IU aspiran a ser las nuevas élites. El cambio es reconstruir un banco de Vigo y de los vigueses y para ello necesitamos gente que no viva de la política en el Concello, gente normal para hacer una ciudad normal. Y de las élites empresariales empezarles a cobrar los créditos no devueltos y que hemos pagado todos. Ese es el cambio un gobierno normal y mejor para una ciudad normal y mejor. Simple.