Una oportunidad para Vigo

En democracia, hay que respetar lo que dicen las urnas, aunque no compartas su veredicto, como es mi caso en relación al resultado de las elecciones del 24 de mayo en Vigo.

En positivo, lo importante es que los vigueses, con su voto, además de darle una mayoría enorme que garantiza durante 4 años una tranquilidad política absoluta en la vida municipal viguesa, ha separado un cambio mayor y que nadie tuvo antes: la Diputación de Pontevedra, por primera vez, puede ser presidida por una persona que es miembro del gobierno municipal de Vigo. Presidentes de Vigo ya hubo después de 1979, el señor García del Valle, pero era el jefe de la oposición en nuestra ciudad como presidente del PP. Ahora, por primera vez, la número dos del gobierno municipal de Vigo, la señora Silva, va a presidir, previo pacto con la izquierda, la obsoleta diputación provincial.

El primer, por no decir el que más, problema que irrita y enerva más a los vigueses es el humillante trato administrativo que sufrimos Vigo y los vigueses por no ser nuestra ciudad la capital de provincia. El proyecto de ley del área metropolitana que coordiné por mandato de la agrupación socialista de Vigo en 2006-2007, dejaba claro que la capitalidad de Vigo en el área metropolitana suponía dotar a nuestra ciudad de los servicios administrativos propios de una capital de provincia. Este camino lo empezamos en 1994, cuando desde el Concello de Vigo que presidía entonces este pediatra, iniciamos la batalla por las salas de audiencia y oficinas de tráfico en Vigo, poniendo en evidencia ante los ciudadanos y usuarios, lo estúpido del sistema provincial que prohíbe a las grandes urbes que no son capital de provincia, caso de Vigo, tener los servicios que los vigueses necesitamos en nuestra vida diaria.

La aplastante mayoría de Caballero en Vigo es una oportunida única para resolver para siempre el problema, ¿cómo?. Muy fácil, trasvasando competencias y recursos humanos y financieros desde la Diputación al área metropolitana cuya ley esta en vigor pleno, reclamando y ejecutando el mandato que prevé en la ley del área metropolitana que Vigo, su capital, tendrá los servicios administrativos públicos necesarios.

Esta es la prueba del algodón de si Caballero y su equipo quieren cambio o simplemente van a la Diputación para seguir chanchulleando, es decir, para contratar personal amigo, adjudicar obras a Eiriña y Movexvial como ya hacía Louzán y repartir subvenciones en función de intereses de partido como hacia Louzán y sus antecesores, entre ellos Mariano Rajoy. Recuerde Caballero que Touriño prometió una consellería de pesca con sede en Vigo y un área metropolitana, y al no cumplir su promesa cavó su tumba electoral en nuestra ciudad.

Si Caballero y Silva quieren cambio, habrá cambio y esa es una oportunidad, de verdad, histórica, para Vigo, y muchos y muchas estaremos a su lado ayudando a darle a Vigo el trato administrativo propio de una gran ciudad. Que el poder no nuble el cambio.

Los palmeros del poder

Miren las fotos y lean el magnífico artículo de Carlos Punzón. Se demuestra identificando siempre a las mismas personas, que las supuestas masas de admiradores del señor alcalde son siempre los mismos. Todos ellos militantes del PSOE y todos ellos con hijos, familiares o favores que deben al sátrapa y su banda. Un ejemplo, la señora Isabel, esa señora que aparece con el círculo número 1, pelo rubio casi blanco, es la presidenta que dirigió mis dos expedientes disciplinarios. Pregúntenle dónde trabaja su yerno y desde cuándo y comprenderán su ardor en la refriega.

Estos palmeros son culpables, pero más culpables son los amigos del alcalde y el  propio alcalde, que manejan sus necesidades para comprarlos sin escrúpulos. Estamos ante la táctica mafiosa que cualquier sociedad normal debe rechazar. ¿Por qué el PP, el BNG callan?, ¿por qué los periódicos y radios callan?. Un tremendo telón de silencios comprados se extiende en Vigo desde los decanos a los digitales. Pero al igual que el telón de acero, este telón caerá y espero que nosotros lo veamos y lo hagamos, más pronto que tarde. Al menos, algunos no nos rendimos.

Nos engañan con cuentos de fantasía

¿Cuál es la situación real de los vigueses y viguesas hoy?, ¿tenemos más y mejores empleos que en 2007?. Nuestro índice de fracaso escolar, ¿ha bajado en estos 8 años?. ¿Tienen nuestros ciudadanos mayores mejores servicios de ayuda a domicilio, centros de día o más plazas en residencias públicas que hace 8 años?. La desigualdad entre ricos y pobres, ¿es mayor o menor que en 2007?. ¿Hay más centros financieros y más poder de decisión en el Vigo de 2015 que en el Vigo de 2007?. Si la respuesta es no a todas estas preguntas, pregúntense lo siguiente: ¿por qué va a ganar ese alcalde que lleva en el poder estos últimos 8 años?, ¿por qué va a ganar un alcalde que dejó perderse a Caixanova en la mala gestión de sus directivos amigos, que se sentarán en el banquillo de la audiencia el próximo 27 de mayo?, ¿puede defender Peinador alguien que el 28 de abril de 1990 acudió a la inauguración del nuevo aeropuerto de Alvedro, que el como ministro sacó de un cajón en 1987 tras la tragedia de aquel accidente?. ¿Saben los vigueses estas cosas o la publicidad pagada por el Concello de Vigo se lo oculta?.

La respuesta a todas estas preguntas es que hacen falta personas libres y sin miedo al poder. En esta campaña faltan líderes que digan la verdad y que se la dejen transmitir a los ciudadanos. Lo que digo hoy en La Voz de Galicia, en ningún medio local dejan publicar esto. Esa es la ciudad comprada que esta mafia está haciendo. Recuerden a Camps y Pujol, o más cerca, ¿cómo salió Manuel Pérez de la alcaldía?. Después del triunfo empieza la cuenta atrás para la derrota, y después de una victoria absoluta vendrá una derrota infame e indigna. Al tiempo, pero Vigo habrá perdido un tiempo y un liderazgo preciosos.