Élites enfermas y caducas 3

El declive de las sociedades empieza por el declive de las personas que las dirigen. Las grandes corporaciones, las naciones o las ciudades entran en época de declive cuando sus dirigentes son incapaces de diseñar un marco de futuro atractivo y novedoso y, además, crean conflictos inútiles que no conducen a ningún éxito.

La historia reciente de Vigo se asemeja mucho a lo que hemos descrito. Somos una ciudad que si antes era admirada y puntera y querida, ahora aparece enfrentada y antipática. Abrimos frentes de batalla todos los días, abrimos conflictos pero no cerramos ninguno y no tenemos aliados. Éramos la economía número uno de Galicia y hemos pasado a ser una segundona, informe Ardán dixit, y nadie quiere abrir el debate sobre un futuro que no dependa sólo de papá PSA-Citroën. Éramos la ciudad que mas crecía en España y Europa occidental en el siglo XX y nos hemos estancado demográficamente y nadie habla del invierno demográfico. Éramos la ciudad de las oportunidades y de la igualdad de las clases medias y ahora tenemos trabajadores pobres y la segunda tasa de paro más alta de las ciudades gallegas.

Pero lo increíble es que el debate político y la confrontación sea la rotonda de Coia y el barco que se pondrá allí o no. Nada se dice de recuperar un banco de Vigo, por y para los vigueses. Nada de recuperar y municipalizar el agua. Aquí, al contrario que en otras ciudades como París, las élites socialistas prorrogan la concesión y calla todo el mundo, ¿por qué será?. El fracaso escolar no se ha debatido en los últimos 8 años en un pleno o órgano municipal. No han sido capaces en 8 años, con los mayores recursos financieros de la ciudad, de diseñar un plan de lucha contra la pobreza. Nuestra cultura no vive un buen momento, fuimos la ciudad de la movida y en 8 años nuestros representantes no han presentado ni tan siquiera un plan de coordinación de museos locales o de una programación conjunta aunando sector público y privado. Los niños de Vigo tienen una carta de derechos aprobada en el inicio de los años 90 y no se ha reunido ni una sola vez. Eso si, hormigón y granito tenemos para rato y han hecho más ricos a unos amiguetes de todos esos representantes.

Porque aquí esta el problema, el gobierno municipal y sus representantes no tienen ni un proyecto innovador ni valores éticos, pero la oposición tampoco y los capos de la sociedad como Gayoso, Pego, Manuel Fernández de Sousa y las suspensiones de pagos de Barreras y Vulcano nos dicen que si queremos cambio hay que echarlos democráticamente con votos el próximo 24 de mayo de 2015. A ello hay que ponerse, a construir una alternativa que le diga sí al futuro, sí a vigo y a los vigueses.

Cuestión de prioridades 2

Un gobierno que pierde en los tribunales cinco pleitos por denegar ayudas de emergencia de menos de mil euros y que ha gastado en 8 años más de 150 millones de euros en aceras, merece ser cambiado. Porque el enemigo no somos los otros, el enemigo no somos los ciudadanos. El enemigo de esta ciudad es la pobreza y la prioridad no son las aceras, son las personas. Cada día Vigo es más desigual, hay más diferencia entre familias ricas y familias pobres. Hay trabajadores pobres, es decir, gente cuyos trabajos precarios con bajos salarios no les permiten vivir dignamente.

El reto de los próximos cuatro años no es hacer más obras de ornato sino crear una red de apoyos y servicios públicos que permitan reducir la pobreza y la desigualdad, y eso supone cambiar la agenda y prioridades del próximo gobierno municipal. Para hacer esto, hay que derrotar electoralmente a Abel Caballero y su cuadrilla, justo lo contrario de lo que han hecho el resto de partidos políticos en el Concello en los últimos siete años, en los que todos pactaron alternativamente con él. Ese es el cambio, cambiar la prioridades y los actores del gobierno de Vigo.

Sin alternativa no hay cambio 7

Parece que los peores augurios se pueden hacer realidad. El BNG primero y el PP después, se han abrazado a Abel Caballero y su política clientelar basada en aceras, enchufes y subvenciones dirigidas a dividir a la sociedad viguesa en buenos y malos, y así es como lo pagan.

Abel Caballero protestó contra la fusión hasta que Gayoso fue presidente de la fusionada Novacaixagalicia y se negó a retirarle la medalla de la ciudad a pesar de estar procesado. Prometió un estatuto de ciudad singular y cuatro grandes proyectos y nada de eso se ha hecho en 8 años. Prometió un mar de grúas y pleno empleo y tenemos más parados, más trabajadores pobres y más familias en riesgo de exclusión que nunca, excepto aquellos agraciados por un enchufe. Prometió 6.000 viviendas municipales y no solo no hizo ninguna, sino que vendió las que le dejé hace 20 años en la calle Rosalía de Castro. Arregló 400 calles con nuevas aceras, alguna como Porta do Sol dos veces en 6 años, pero no hizo una sola calle nueva o un solo vial nuevo. Cuando llegó éramos la capital económica de Galicia y ahora somos la número dos sin visos de volver al número uno en mucho tiempo. Cuando llegó estábamos en el mapa financiero y cedió la sede a A Coruña para salvar los intereses de dos golfos inútiles, pendientes de juicio en la Audiencia Nacional y por primera vez en más de 100 años, manda carallo, no tenemos ninguna entidad financiera propia. Pero el BNG y el PP prefirieron el intercambio de favores y miserias y los dos pagan su error con una bajada electoral importante, un 30% de antiguos votantes dejan de apoyarlos.

Podemos, Gañemos, A Marea y todas las nuevas propuestas que se conocen hasta ahora no son capaces de crear la suficiente movilización entre los vigueses y viguesas que quieren otra política y otra forma de hacer las cosas. Los errores de la Xunta de Galicia, la complicidad de algunos medios de comunicación y un discurso peronista terminaron de aderezar un plato electoral donde Abel Caballero gana porque enfrente no hay un plato ni un cocinero mejor.

Esa es mi lectura de esta encuesta y la moraleja es: si de aquí a abril no aparece una personalidad atractiva que dé seguridad y suponga una ruptura con las élites de la ciudad, con una lista limpia y nueva y un proyecto diferente, es decir, personas en vez de hormigón, estamos condenados a la miseria en la que vivimos otros cuatro años al menos. Nuevas iniciativas emprendedoras en vez de aceras, volver a una gestión pública del agua respetuosa con el medio ambiente, crear un banco de Vigo por y para los vigueses, meterle mano a las contratas y favorecer los méritos sobre los enchufes garantizando la igualdad de todos. Difícil, sí, pero no imposible y en mi modesta opinión necesario para frenar la cuesta abajo sin frenos de Vigo en estos últimos años de desgobierno. Me recuerda esta ciudad a los alegres pasajeros del Titanic, que bailaban mientras el barco se iba a pique. Y ustedes, ¿qué creen que debemos y podemos hacer?.

La verdad se termina sabiendo 6

Les recomiendo que lean los artículos publicados hoy por La Voz de Galicia y Atlántico Diario. Ponen blanco sobre negro lo que llevamos denunciando en esta página desde hace más de 2 años.

La justicia, la fiscalía y el juez instructor sospechan de muchos de los famosos contratos de aceras de nuestro querido Abel Caballero. De momento hay un concejal imputado, pero vean los más de 20 contratos en estudio. Ahora se confirma nuestra denuncia sobre el hormigón y sus intríngulis, por hablar fino. El secretario de organización del PSOE de Vigo, Ángel Rivas, votaba por la mañana las obras y por la tarde su empresa suministraba el hormigón para esas mismas obras. Me temo que el caso va a ir a más y que la Operación Patos va a suponer un antes y un después en el Concello de Vigo. ¿Cuánto tiempo lo hemos dicho y cuántos medios silenciaron nuestras denuncias?.

En relación al Auditorio Mar de Vigo, el perito nombrado por el juzgado de lo mercantil afirma que aquellos favores y trampas para complacer al señor Gayoso y Caixanova nos van a costar cerca de 40 millones de euros a todos los vigueses. ¿Cuántas veces lo hemos dicho, incluso en la comisión de investigación que descafeinó el PP, justo después de la Operación Patos?. Porque esta es otra, la oposición, es decir, PP y BNG, han sido cómplices por activa en unos casos y por pasiva en otros, de esta trama choriza que ha esquilmado parte de los bolsillos de los vigueses.

El cambio el 24 de mayo no es solo cambiar al señor Abel Caballero y su clan, es también cambiar al BNG y al PP, que han participado de este declive y derrota de los valores de Vigo en estos 8 años. Necesitamos gente decente dispuesta a recuperar lo público, gente decente y realista que ponga a las personas por encima del hormigón y sus favores. Gente que no tenga miedo a municipalizar el agua o a controlar las contratas y garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a empleos financiados por el presupuesto municipal. Gente decente que esté dispuesta a meter miedo a los prepotentes élites que han destrozado esta ciudad que un día, aún hace poco, era el motor de la modernidad en Galicia.

Retrospectiva antes de seguir 2

Como dije ya en una anterior entrada, comenzamos nuevo curso, pero antes de comenzar debemos revisar el pasado, no podemos olvidarnos de las calamidades que venimos arrastrando estos últimos años por el deje de los gobernantes de nuestra ciudad. El declive económico y demográfico de Vigo es incontestable, no las palabras necias de un loco. Les recomiendo que inviertan algo de su tiempo en leer el informe Ardán de 2013 y 2014 y entenderán en dónde nos han metido esos que dicen gobernar y sabrán que es lo que tenemos que hacer los ciudadanos para invertir esta tendencia el próximo 24 de mayo de 2015. Muchísimo dinero malgastado en aceras, en entradas de fútbol como si esto fuese la Roma imperial, en publicidad en medios afines a cambio de silencio, en contratas de gente afín y en un auditorio que es una ruina. Muchísimo dinero que bien podría haber sido invertido en devolver a nuestra ciudad al lugar que nunca debió perder y se merece y que además hubiese redundado en el bienestar de sus ciudadanos a todos los niveles.

Y hablando de gorbernantes, no me quiero olvidar del tema del enchufismo, clientelismo y corrupción que infestan todos los niveles de la política de nuestro país. En Vigo, parece que la gente se va dando cuenta de qué clase de persona y gobernante es Abel Caballero. Hace ya casi un año que desvelé por primera vez (y no última) los “milagros” laborales de los amigos y gente cercana a Abel Caballero, que lleva obrando ya desde 2005 cuando presidía la Autoridad Portuaria de Vigo. Como no pasaba nada y la fiscalía hacía oídos sordos, pues el señor Caballero no ha tenido inconveniente en seguir utilizando el “dedazo” para otorgar trabajos y puestos de empleo a sus afines mientras el paro en Vigo continúa en niveles inaceptables. Y el PP, a pesar de decir que tienen pruebas de nada menos que 200 enchufes del señor Caballero, y el BNG callan y otorgan, como dicen algunos, porque no quieren judicializar la vida pública en Vigo. A mi me parece más bien que también están manchados de culpa y algo tendrán que ocultar. Al menos, a pesar del silencio pagado de algunos medios de comunicación, la calle y los ciudadanos se empiezan a mover ante la pasividad de las autoridades y representantes y ojalá esto traiga resultados como el cambio que no me canso de pedir el 24 de mayo en 2015.

Peinador no despega 7

El declive del Peinador como aeropuerto refleja los problemas de la ciudad de Vigo.

Por un lado, nuestro declive económico se refleja en los fríos números. Nuestro aeropuerto, que llegó a alcanzar 1,3 millones de pasajeros al año, tenía un punto débil: la dependencia en un 50% del pasajero de negocios, es decir, el pasajero ligado a la actividad económica y que usaba las tarifas más caras, porque no las pagaba él, sino su empresa. Por tanto, cuando la crisis llega, baja lógicamente el número de pasajeros, pero las empresas también bajan sus gastos operativos y claro, nosotros estábamos monopolizados por las compañías de alto coste y no éramos sede de ninguna compañía de bajo coste porque se desoyó el consejo de un tipo llamado Carlos Príncipe, que en 2004, en la última campaña para el Senado, reclamó un acuerdo con Ryanair o Easyjet. Vigo no hizo esos acuerdos pero Oporto sí y hoy vemos lo que sufrimos. Incluso para ir a París, Madrid, Barcelona es más barato ir desde Oporto que desde Vigo. ¿Quieren números y datos reales?, lean el magnífico reportaje lleno de datos que firma hoy Carlos Punzón.

El segundo error es que las élites que nos gobiernan, en el Concello de Vigo, en la Cámara de Comercio, Diputación de Pontevedra, Xunta de Galicia y AENA, son torpes, les preocupa más el titular del periódico del día y la foto que ir a buscar soluciones eficaces. Hemos pasado de denunciar las subvenciones a proponerlas, y en vez de buscar un buen médico para nuestro enfermo aeropuerto , acudimos al primer curandero que nos camele. ¿Por qué tres millones y medio solo para los próximos 4 años?, ¿cuál es el objetivo que queremos alcanzar en número de pasajeros y coste medio del billete aéreo?, ¿cuáles son las rutas que permitirán atraer nuevos públicos del norte de Portugal y del resto de Galicia?, ¿qué interconexión e intermodalidad podemos proponer con el tren, autobús, transporte urbano y metropolitano?. De estas cosas ni se habla ni se opina, lo urgente es llegar al 24 de mayo de 2015 al precio que sea, aunque solo sea maquillaje de un grave enfermo. En la política, como en la medicina, si queremos resolver problemas, no se puede tocar de oídas y en Vigo y en Peinador, Abel Caballero ahora y Corina Porro anteriormente, tocaron y tocan de oídas.

Les voy a decir dos buenos puntos de partida. Primero vayan a pedir consejo, pagando, al experto que ha hecho al Aeropuerto de Sá Carneiro un éxito innegable a nivel europeo, se llama Fernando Vieira y lleva 17 años siendo el director de ese aeropuerto hermano. En segundo lugar, ¿por qué si AENA quiere privatizar su gestión, no valoramos participar en esa privatización de Peinador?, más futuro que los casi 150 millones de euros en aceras seguro que tiene. Por eso, para que Peinador se cure de su declive, necesitamos los vigueses el cambio democrático el 24 de mayo de 2015.

¿Por qué nos callamos? 6

La gloriosa opinión pública y publicada de Vigo ha pasado en silencio por los datos estruendosos del informe Ardán, que como algunos de ustedes sabrán, se empezó a redactar en 1994, cuando presidía el Consorcio de la Zona Franca un tipo llamado Carlos Alberto González Príncipe.

Me empeñé en que desarrollando el plan estratégico de Vigo de 1993, aprobado solemnemente por el comité ciudadano en un acto realizado en el salón regio del Círculo Mercantil para realzar que era un plan de toda la ciudad, de su sociedad civil, Vigo tuviera un observatorio empresarial de toda Galicia y un observatorio socioeconómico del área metropolitana. Decidimos que el observatorio empresarial de Galicia lo desarrollase el Consorcio de la Zona Franca y la Fundación Provigo se encargase el observatorio socioeconómico del área metropolitana de Vigo. 20 años después, el informe Ardán todavía existe, pero la Fundación Provigo vegeta, más en estos últimos 7 años, y del observatorio que dirigió durante un tiempo el señor Outes, reciente candidato de IU para el Parlamento Europeo, nunca más supimos.

Resumiendo lo que nos muestra el informe Ardán 2014, hace 20 años eramos la ciudad número uno en la economía gallega y la única que tenía datos semestrales para corregir nuestros errores y prepararnos para el futuro. Hoy somos la número dos y a mucha distancia de la primera y no sabemos cómo somos ni cómo estamos en nuestro tejido económico y social. Sin duda, si queremos recuperar liderazgo, tendremos que empezar por saber analizar nuestra realidad socioeconómica y poner en valor nuevas áreas de producción que ayuden a crecer más y mejor. Ese es el cambio.

La autocomplacencia y el narcisismo de hoy son los responsables de nuestro declive demográfico, económico y político. Ni Dios, salvo algunos, levantamos la voz contra esta vergonzosa situación, y así nos va.

Barajas también va mal y allí no subvencionan

Los datos de pasajeros del mes de Agosto en los aeropuertos europeos son muy preocupantes para el Aeropuerto de Barajas, que pierde su carrera particular ante El Prat de Barcelona.

Como pueden comprobar en la información publicada en el diario El País de hoy, a nadie se le ocurrió echar la culpa al convenio de la Generalitat con alguna compañia de bajo coste, ni a la alcaldesa Botella dar subvenciones a otras compañías aéreas. Como verán no siempre lo que hacen las élites en Vigo es lo razonable o lo mejor.

El declive de Peinador tiene más que ver con nuestro parón y declive económico que con maniobras foráneas, pero es más fácil hablar de un enemigo exterior y un complot que parir un modelo de ciudad y económico que nos devuelvan el liderazgo perdido en los últimos diez años. ¿Cómo vamos a reconocer que no hemos diagnosticado el declive?, y lo q es peor, ¿que no sabemos salir?. Es mas fácil echar la culpa a otros.

Ahora también el declive de Vigo es demográfico

Los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el INESGA, Instituto de Estadística de Galicia, deberían abrir paso a un amplio debate ciudadano en Vigo sobre nuestro presente y futuro como ciudad.

Si grave es coger a cifras de nacimientos, solo comparables a las de finales de los años 80, más grave es que Vigo, por primera vez en la historia, tengamos un balance vegetativo negativo porque en 2012 en Vigo murió un número mayor de personas que el que nació. Estos datos significan que si no cambiamos, los vigueses cada día seremos menos y más viejos, y eso es un punto débil para nuestra ciudad y su futuro.

Pus bien verán, que a pesar de que el asunto tiene enjundia, ¿cuánto se apuestan conmigo que ningún órgano municipal, pleno, gobierno o comisión actuará?. Nuestra élite está más preocuada por sus peleas que por solucionar nuestros problemas. Y para Vigo la demografía ya se convirtió en un gran problema.

Vigo, levántate y cambia 1

La publicacion del informe económico y de competitividad ARDÁN 2013, elaborado por el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, correspondiente al año 2011, pone los pelos de punta a las personas que queremos a Vigo.

Estamos perdiendo la batalla de la producción y la del valor añadido frente al área de A Coruña, aunque tenemos un aspecto favorable, tenemos más emprendedores y más número de empresas. Si tenemos más emprendedores y más empresas, ¿por qué perdemos la comparativa con A Coruña?. Es muy fácil la respuesta: necesitamos cambiar. Primero, de ideas, volver a ser innovadores a nivel gobal, Zara lo es. Además de ideas, y sectores productivos, necesitamos cambiar a las élites políticas, económicas, sociales y mediáticas que nos tienen narcotizados en el lamento permanente.

Cambiar es una necesidad, cuanto más tardemos peor será para los vigueses, del presente y del futuro.