Haciendo amigos 4

El rector de la Universidad de Vigo, un hombre que fue director general en la Consellería de Industria que ostentaba el BNG, cuando era presidente Touriño, lo ha dicho alto y claro: el conflicto creado por Caballero en relación a la participación de la Zona Franca en el proyecto de convertir la ETEA en el Campus do Mar, tiene motivaciones políticas y perjudicará a Vigo porque la universidad, si hay fondos europeos, hará el Campus do Mar en otro municipio. A Caballero se le empieza a ver su plumero. 12 millones de Zona Franca para un aparcamiento en Balaídos es una gran inversión. 5,5 millones para que la Universidad de Vigo cree un polo científico transnacional con participación del CSIC, IEO y centros extranjeros de investigaciones marinas es un expolio a la ciudad.

Que en un barrio con graves problemas de desarrollo económico e integración social como Teis, se cree un nuevo polo con empleos de calidad y alto nivel cultural en un área abandonada (ETEA) es un aldraxe a Vigo por los 5,5 millones que pone Zona Franca, no se lo cree nadie de Teis, y yo llevo trabajando como pediatra a 600 metros de esa ETEA que Caballero desde 2007 prometió revitalizar y no fue capaz. Es más, cuando los vecinos de Teis vean que, por el obstruccionismo de Caballero, que se niega a convocar el pleno de la Zona Franca y dejar que se vote libremente, la ETEA seguirá abandonada y el Campus do Mar se hace en otro sitio en otro municipio, a lo mejor los de Teis se enfadan y se movilizan, porque la paciencia tiene un límite y la mayoría absoluta no legitima ni la prepotencia ni la mentira ni la chulería.

Señor Caballero, más dura será la caída. Siga usted fabricando adversarios. El señor Mato o el señor Mouriño lo han apoyado y defendido hasta que usted decidió que Vigo era de su propiedad tras la mayoría absoluta, y usted quiere hacer pasar sus intereses políticos como si fueran los de Vigo. Siga así, mintiendo sin rubor y la gente irá descubriendo como engañó a muchos con un falso viguismo. Veamos como ejemplo su negativa a colaborar para que el pergamino Vindel viniese a nuestra ciudad, iniciativa de la Universidad de Vigo y que solo necesitaba de usted 400.000 euros para un evento que va durar 6 meses. Usted se negó, mientras gasta en dudosas subvenciones y contratos a dedo a amigos y lacayos, desde la Alcaldía todos los años de su mandato, y van 10, más de 2,5 millones de euros anuales. Siga enfrentando vigueses dando usted certificados de buenos y malos en función de si le obedecen o simplemente buscamos la verdad y no nos plegamos a sus caprichos.

Está usted cavando su tumba política, para mi poco importante, pero está usted aumentando el declive de nuestro Vigo, porque desde 2007 nuestra ciudad pierde puestos en el informe Ardán, en los informes de renta de la Agencia Tributaria, en los censos del INE, etc. Empieza usted a ser un problema para Vigo. Veremos como cada día más vigueses de toda condición nos unimos para que nuestra ciudad tenga un alcalde mejor que usted.

Llegan tarde 2

Les recomiendo que lean editorial en el Faro de Vigo de hoy sobre el puerto de Vigo. Merece la pena, denuncia bastantes cosas que ya decíamos algunos en el Plan Estratégico de Vigo y su Área (PEVA) en 1993. Es cierto que uno de los problemas más graves de Galicia es el desequilibrio territorial norte-sur, pero también el interior-costa. En los últimos 17 años, ese desequilibrio entre el norte (A Coruña y su región urbana) y el sur (Vigo y su área) ha vivido un momento histórico de cesión del liderazgo al norte. Tanto en PIB por habitante como en renta por habitante.

Esta transferencia del liderazgo económico, y por tanto político y social, se ha producido no solo por decisiones políticas de la Xunta de Galicia y el gobierno de España, que han tenido impacto presupuestario como el puerto exterior en Punta Langosteira o la entrada del AVE en Y en Galicia, sino también por el factor privado. El emprendedor ha mudado del sur, donde estaba hasta 2004, hacia el norte, donde está ahora y cada año la diferencia a favor del norte se incrementa más. Cuando se produjo este fenómeno, ¿qué hicieron las élites del sur?. Faro de Vigo era y es parte de las élites, marca la agenda política. Y Abel Caballero, desde el 22 de septiembre de 2005 en que retomó la actividad política como presidente en el Puerto de Vigo, estaba y está en la escena. ¿Qué hicieron estas élites?. Equivocarse.

No se escuchó a Abel Caballero cuando se discutía la entrada en L de la alta velocidad por el sur de Galicia. No dijo nada para no enfadar a su partido a pesar de que la agrupación viguesa del PSOE y la UGT de Vigo defendieran la L. No se escuchó a Abel Caballero manifestarse en contra de Punta Langosteira, mientras sí se pudo escuchar al PSOE vigués llevar una moción y aprobarla en el pleno del Concello de Vigo sobre este tema. El iluminado Caballero descubre el AVE a tres meses de las elecciones municipales de mayo de 2007, y monta un numerito con el secretario de estado de infraestructuras del gobierno de Zapatero, que le pone por escrito que en 2012 el AVE llegará a Vigo, y si no fuera así, Caballero dimitiría. Aún estamos esperando por el AVE y por la dimisión.

Más grave fue cuando el ministro amigo de Abel, José Blanco, mediante la colaboración de González Laxe, prioriza en Europa a Punta Langosteira como puerto nodal y relega al puerto de Vigo a un papel secundario. No convocamos manifestaciones desde el Concello ni declaramos enemigo de Vigo a Blanco. Todo lo contrario, nos abrazamos en público a él. Y mientras Caballero y las élites de Vigo se equivocan en el tema de la fusión de las cajas gallegas, abducidos por Gayoso y entregan la sede al norte. La historia ya saben cómo termina, los genios de Caixanova en la cárcel y Vigo fuera del mapa financiero regional.

Y mientras la crisis de 2008 golpea y desnuda a los viejos sectores industriales del sur, aglutinados básicamente en torno al metal, en el norte se consolida un liderazgo global (Inditex) que no solo afecta al textil, sino que afecta a más sectores, desde la logística al diseño pasando por nuevos materiales, marketing, montaje, etc. Universo Inditex con proyección mundial.

Decía Octavio Paz, cuando se derrumbó el muro de Berlín, que no había nada que celebrar con el fracaso del comunismo, que quedaban las preguntas por las que surgió. Pues en lo nuestro igual. Me alegro por que Faro de Vigo descubra que estamos mal, al fin. Pero nos deben explicar por qué se equivocaron tanto nuestras élites desde 2004. Debieran además esas élites pedirnos perdón, porque nos han mentido y engañado y pretenden seguir haciéndolo, buscando solo un chivo expiatorio y seguir manteniendo un modelo clientelar que solo puede ofrecer fracaso y miseria.

Fiascos y más fiascos 2

¿Dónde quedan los grandes proyectos de Abel?

Érase una vez una ciudad que pasó de ser la número 1 de renta y PIB per cápita en Galicia en 2005 a situarse como tercera o cuarta en Galicia en 2015. Esa misma ciudad tenía más de 30.000 parados, y por primera vez en su historia, no crecía demográficamente, es más, por primera vez eran más los vigueses que se iban a vivir y trabajar fuera, que los foráneos que escogían Vigo para vivir y trabajar. Esa ciudad se llama Vigo y la dirige un alcalde, Abel Caballero, encantado de su relación con las élites que marcaron el declive de la ciudad. Apadrinó como doctor honoris causa a un tal Gayoso, que hundió Caixanova. Jugaba al tenis y era amigo de Manuel Fernández de Sousa, el hundidor de Pescanova que engañó a 20.000 accionistas. Cedió locales a la mujer de Manuel rodríguez, dueño de Rodman, que vendió su empresa a un chino perseguido por corrupción y delitos económicos. Este gran prócer hijo adoptivo de la Coruña prometió cambiar la ciudad con los siguientes proyectos:

- El pirulí de Jean Nouvel, cuando estaba en el puerto, al que acompañó de una Disneylandia en la zona de las Avenidas con pasaje submarino acristalado, y para rematarlo con un centro comercial en Beiramar.

- La reforma de la Praza do Rei, el Concello y la ladera del Castro, que le fue confiada en forma de maqueta y dibujo al gran arquitecto Rafael Moneo, que no hizo sus trabajos gratis, sino a cambio de una cantidad de dinero. En este proyecto el gran Abel llegó a buscar socio empresarial y el elegido, como no, fue una empresa inmobiliaria de Gayoso y Caixanova, Raminova. No solo no se movió un papel sino que Caixanova desapareció y Raminova liquidada.

- La grandiosa playa de Samil fue recuperada en dos ocasiones sobre el papel por nuestro prócer, acompañado de su discípula Elena Espinosa. Samil sigue igual, eso sí, hicimos un chiringuito nuevo de algún conocido sobre ese arenal que íbamos a liberar y regenerar.

- Pero quedaba el último cartucho: la gran y estupenda estación del AVE con centro comercial, campo de fútbol incluido en la terraza para el modesto Casablanca. Aquí el socio escogido por nuestro visionario era el ministro Blanco, el que se olvidó de declarar puerto nodal al puerto de Vigo mientras Abel tragaba. Como Abel y Blanco son de pueblo, se hicieron las Américas para buscar otro premio Pritzker para su fastuoso proyecto, Thom Mayne. Ahora sabemos que el concurso para ese proyecto ha vuelto a quedar desierto, vamos, que no hay quien se quiera arriesgar a poner dinero en la milonga.

Por el camino, Abel consiguió que por primera vez suspendieran el Plan General de Ordenación Municipal, por defectos graves en la tramitación.

Pobre Abel, pobre Vigo, pero todo esto es cierto y los vigueses y sus altavoces callan, la oposición se hace desde estas páginas y algunos juzgados. Así, así se hundió el Titanic.

Pobre pero hermosa 2

Han pasado más de ocho años desde que llego al gobierno municipal don Abel Caballero y sus equipos de gobierno. Primero gobernaron en coalición con el bng, luego sólo, pactando otrora con BNG otrora con el PP, y ahora con una mayoría abrumadora que le han dado los vigueses y viguesas. Han pasado más de ocho años y el cuadro, la foto, la imagen de la ciudad real la describe mejor que nadie los cuadros comparativos que ustedes pueden ver en esta página y que ustedes pueden consultar en el I.G.E. (Instituto Galego de Estadística).

Despues de ocho años de Caballero dirigiendo la ciudad, los vigueses somos menos productivos y más pobres que la media de los habitantes de las 7 áreas y ciudades de Galicia. Los numeros fríos ponen negro sobre blanco que solo ganamos a Ferrol, y que cualquier familia de las otras 5 ciudades (Pontevedra, Ourense, Lugo, A Coruña y Santiago de Compostela) tienen más nivel de renta que las nuestras.

IGE_ingresos_fogar_concellos

También muestran los números que ya no somos la zona de Galicia que aporta más al PIB (riqueza) de Galicia. Eso es ahora patrimonio del área de A Coruña, que nos saca más de mil millones de euros de diferencia. También se acabó la mentira de Caballero cuando dice que pagamos más impuestos, sigan viendo los números, contribuye más a la hacienda pública, más dinero, el área coruñesa y para más inri, tenemos más habitantes subsidiados que A Coruña y solo menos que Ferrol y Ourense.

Esta es la herencia de las aceras y enchufes de Caballero y sus cómplices, las élites económicas y políticas: una ciudad más pobre, menos productiva y mas subdidiada. Somos la Andalucía de Galicia, y mi modelo de referencia seria ser la California de Galicia. Lo que fuimos historicamente, una región urbana emprendedora, poco dependiente de los subsidios y muy productiva. Ese fue el milagro Vigo en el siglo XX, la ciudad de europa occidental que más creció en ese siglo.

A los vigueses les toca decidir: resignarse a la autocomplacencia, las aceras, la decadencia y la dependencia o recuperar el orgullo de ser vigués, autónomos de las administraciones, emprendedores y solidarios interna y externamente. Por eso un grupo de vigueses que no nos rendimos hemos decidido luchar para defender a Vigo. El 11 de enero más.

La foto del declive 1

Hay una foto mítica de un padre y un hijo llorando al despedirse en el puerto para ir a la emigración. Eran los años 20 del siglo XX. Hoy, la emigración sigue existiendo, no hay fotos, es un goteo, y se van jóvenes preparados que no encuentran empleos dignos en nuestra ciudad, en nuestra Galicia.

Lo más parecido a aquella foto desgarradora son las frías estadísticas censales del INE. Lean este magnífico artículo de José Teo publicado en el Atlántico Diario de hoy. Comparen Vigo y Pontevedra con A Coruña como hace el redactor y tendrán la foto de nuestro declive como ciudad. Gracias Teo por poner luz en la sombra.

¿Por qué no se habla de este tema que afecta a casi todas las familias viguesas?, porque nos ocultan estos datos los medios de comunicación masiva, porque nadie en el Concello de Vigo, en el Consejo Económico-social, Confederación de Empresarions, sindicatos, Universidad de Vigo, Club Financiero…, ¿por qué nadie debate sobre esta cuestión?. Muy fácil: no interesa, a la élites, al sistema no les interesa que usted sepa la verdad.

Se van y puede que no vuelvan 1

Lean el clarificador artículo que escribe hoy Carlos Punzón en la Voz de Galicia y el de Jose Teo en el diario Atántico y díganme si no deberíamos preocuparnos los vigueses.

Con los datos del Instituto Nacional de Estadística en la mano se constatan dos cosas: primera, la ciudad que atrae a más gallegos para vivir en ella es A Coruña por delante de Vigo; segunda, de Vigo salen más personas que se van a vivir a otros concellos de Galicia que gallegos se vienen a vivir a Vigo.

Lo que estoy describiendo y lo que está sucediendo es justo lo contrario de lo que ocurrió en el siglo XX, cuando Vigo era el gran polo de atracción para la mayoría de gallegos, que como mi madre vinieron buscando más calidad de vida y mejores oportunidades de progreso y bienestar. Los movimientos demográficos no son la verdad única pero reflejan bien las expectativas de futuro. Nuestras élites nos están llevando a ser una ciudad segundona, y mientras las generaciones más jóvenes de vigueses y viguesas se van, nuestros líderes de opinión y líderes institucionales se dedican a comprar publicidad para que no se sepa que pintamos poco en el futuro a medio plazo.

La brecha se agranda

El peor ciego es el que no quiere ver y en esta ciudad nos hacemos trampas a nosotros mismos.

Mientras nuestros hijos ya viven peor que sus padres mientras por primera vez en la historia, se marchan más personas de Vigo que las que aquí llegan, signos evidentes de nuestro declive como área urbana a económica. Los heraldos  comprados nos ocultan los datos que observatorio tras observatorio confirman el declive de Vigo y su área en estos últimos años. Si la semana pasada era el Urban Audit del INE quien nos ponía por detrás en renta disponible de Santiago, A Coruña y Pontevedra, ahora le toca el turno al informe Ardán elaborado por economistas de la universidad de Vigo y pagado por la Zona Franca, que confirma un año más, y van 7, que perdemos la batalla de creación de valor añadido respecto a A Coruña.

Lo grave no es que como consecuencia de la crisis del metal y el naval, el valor añadido producido en el área de Vigo sea inferior al de A Coruña. Lo terrible es que cada día la diferencia es mayor, por eso la importancia de abrir nuevos sectores productivos como las TIC, aerospacial, medioambiental que nos resitúen como área productiva en la carrera de crear riqueza y empleo. Pero las élites y voceros están más interesados en exprimir el limón de las subvenciones y publicidades institucionales que en decirle la verdad a lo vigueses. Vean el siguiente gráfico publicado por la Voz de Galicia:

riqueza_Ardan

Es para echarse a llorar, y después de llorados rebelarse contra las élites que aplauden y jalean a este sátrapa que hemos votado democráticamente. Como Pujol, cuando se sepa la verdad, una generación perdida pagará las copas rotas del guateque.

Lastimoso parecido

Lean este artículo que publicó El País sobre la agonía y declive de la Comunidad Valenciana. Ahora les propongo un ejercicio, tomen el texto del artículo y en vez de Cataluña pongan A Coruña, en vez de valencianismo pongan viguismo, en vez de Canal 9 pongan los medios de comunicación que reciben jugosas subvenciones del Concello de Vigo y que llevan Vigo en su nombre comercial, en vez de los hogares falleros pongan las asociaciones de todo tipo que subvenciona el sátrapa creando una red clientelar. El resultado final será Vigo, una ciudad en declive como la Comunidad Valenciana con unos chupópteros, unas élites que desangran la sociedad civil y hacen de la práctica corrupta lo habitual. Ese es el Vigo que dejará Abel Caballero, como la Valencia que dejó Francisco Camps. Tendrán mayoría absoluta pero terminarán Camps y Caballero siendo un desastre para las sociedades que se dejaron comprar por sus políticas clientelares y corruptas, y caerán y caerá sobre ellos la maldición de la corrupción que alentaron.

E din que chove 2

Sólo hay algo peor que las personas que se empeñan en no ver ni oír la realidad que los rodea, esa vieja táctica de la avestruz consistente en enterrar la cabeza. Sólo es peor cuando las personas, instituciones y medios de comunicación que tienen la obligación moral de informar y advertir a las comunidades, ocultan, deforman o dicen medias verdades para seguir gozando de sus privilegios de un modelo productivo caduco que nos lleva como sociedad al declive. Son los datos del IGAE, INE y ahora también el avance del Informe Ardán 2015, quienes ponen blanco sobre negro algo que llevamos diciendo desde esta esquina del cuadrilátero desde hace mucho tiempo: Vigo está en declive demográfico y económico.

Por primera vez en la historia de Vigo desde que recibimos el título de ciudad, hace algo más de 200 años, nuestro crecimiento vegetativo es negativo, es decir, se mueren más vigueses que personas nacen. Si no hay futuro demográfico, y esto lo saben todad las naciones y sociedades, no hay futuro alguno. Y esa desgracia nos ha llegado. La población fértil, los chicos y chicas de menos de 30 años, en Vigo ha perdido más de 20.000 personas entre 2004, que eran 103.874, y 2014, que son simplemente 82.425. En A Coruña el descenso de ese mismo grupo de población fue solo de 13.700 . ¿Y por qué se van estos chicos y chicas?, porque no tenemos ni buenos empleos para ellos ni oferta de vivienda asequible. Me pregunto yo dónde están las 6.000 viviendas públicas que nos prometió la pareja Abel Caballero – Carmela Silva.

Vayamos a las empresas también: en 2011, según el informe Ardán, teníamos 10 empresas entre las 50 mayores de Galicia, en el avance publicado ayer con datos de cierre del ejercicio de 2013, solo tenemos 6. Arteixo, provincia de A Coruña, tiene nada menos que 22. ¿Y qué pasa en Vigo mientras?, pues que vivimos en el declive y nos peleamos entre nosotros por la poltrona, véase el espectáculo de las elecciones de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, o las mareas  mareantes que surgen por doquier. El futuro de esta ciudad que asombró a Galicia y España con su pujanza en el siglo XX es cada día más sombrío y los líderes callan como canallas.

El cambio que necesitamos en las elecciones municipales el 24 de mayo es volver a ser la ciudad número 1 en crecimiento demográfico, económico, social, político y cultural. No se puede ni se debe aspirar a menos. Solo así le daremos vuelta a estos diez años de declive que llevamos sufriendo.

Más pobre y más desigual

No lo dice el lobby de A Coruña, ni tan siquiera lo digo yo, lo dice el periódico decano de la ciudad, y los datos los da el Ministerio de Hacienda.
El vigo que heredaremos de la época de Abel Caballero será más pobre y desigual. La renta media ha bajado 3.000 euros anuales quedando en 18.215 euros año. Aún más grave es que 53.000 personas no llegan ni tan siquiera a 12.000 euros al año, es decir, que prácticamente la mitad de los ciudadanos que tienen renta en esta ciudad se quedan lejos de los mil euros por mes.

El problema no son las aceras, el problema es crear más y mejores empleos, y los 150 millones gastados en obras keynesianas han servido sólo para engordar las cuentas de los contratistas y los hormigoneros. Los trabajadores somos menos y ganamos menos ahora que hace 4 años. La prioridad es cambiar el modelo de crecimiento, solo con hormigón Vigo no tiene futuro nada más que para los comisionistas y amigos del régimen. Ese cambio de modelo se debe hacer democráticamente en las urnas el 24 de mayo.