Todos podridos 1

Fueron estas joyas las personas que dirigieron la economía de la ciudad. Manuel Fernández Sousa, Alfonso Paz Andrade, Gayoso, Pego, Gorriarán, todos ellos han hundido los “titanics” de la economía viguesa como Pescanova y Caixanova. Prepárense, que viene la segunda ola: mujeres, exdirectivos y amigos de estos.

Primer ejemplo, Charito Andrade, mujer de Manuel Fernández Sousa y prima de Alfonso Paz Andrade. Ha sido imputada por el juez de la Audiencia Nacional por intentar transferir varios millones de euros desde una cuenta en Portugal a una cuenta a su nombre en China. ¿Qué han dicho Beiras, el BNG, los del PP o Abel Caballero?, viejo amigo de la familia…, pues nada, silencio, pero ya saben, se repite mucho últimamente y es que la sabiduría popular no falla: quién calla, otorga.

Y prepárense para saber dónde están López Isla, otrora jefe de Fenosa y su colega López Corona, protegido subdirector general de Caixanova con Gayoso y, malas lenguas dixit, consejero de inversiones del doctor honoris causa de la Universidad de Vigo, el señor Gayoso, cuya laudatio fue pronunciada por el señor Abel Caballero, que trabajaba por 40.000 pesetas la hora en la Escuela de Negocios de, como no, Caixanova.

Cambio necesario, cambio urgente, o los echamos 24 de mayo del año que viene o nuestros hijos y nietos emigran de Vigo. Ánimo y a por el cambio.

Retrospectiva antes de seguir 2

Como dije ya en una anterior entrada, comenzamos nuevo curso, pero antes de comenzar debemos revisar el pasado, no podemos olvidarnos de las calamidades que venimos arrastrando estos últimos años por el deje de los gobernantes de nuestra ciudad. El declive económico y demográfico de Vigo es incontestable, no las palabras necias de un loco. Les recomiendo que inviertan algo de su tiempo en leer el informe Ardán de 2013 y 2014 y entenderán en dónde nos han metido esos que dicen gobernar y sabrán que es lo que tenemos que hacer los ciudadanos para invertir esta tendencia el próximo 24 de mayo de 2015. Muchísimo dinero malgastado en aceras, en entradas de fútbol como si esto fuese la Roma imperial, en publicidad en medios afines a cambio de silencio, en contratas de gente afín y en un auditorio que es una ruina. Muchísimo dinero que bien podría haber sido invertido en devolver a nuestra ciudad al lugar que nunca debió perder y se merece y que además hubiese redundado en el bienestar de sus ciudadanos a todos los niveles.

Y hablando de gorbernantes, no me quiero olvidar del tema del enchufismo, clientelismo y corrupción que infestan todos los niveles de la política de nuestro país. En Vigo, parece que la gente se va dando cuenta de qué clase de persona y gobernante es Abel Caballero. Hace ya casi un año que desvelé por primera vez (y no última) los “milagros” laborales de los amigos y gente cercana a Abel Caballero, que lleva obrando ya desde 2005 cuando presidía la Autoridad Portuaria de Vigo. Como no pasaba nada y la fiscalía hacía oídos sordos, pues el señor Caballero no ha tenido inconveniente en seguir utilizando el “dedazo” para otorgar trabajos y puestos de empleo a sus afines mientras el paro en Vigo continúa en niveles inaceptables. Y el PP, a pesar de decir que tienen pruebas de nada menos que 200 enchufes del señor Caballero, y el BNG callan y otorgan, como dicen algunos, porque no quieren judicializar la vida pública en Vigo. A mi me parece más bien que también están manchados de culpa y algo tendrán que ocultar. Al menos, a pesar del silencio pagado de algunos medios de comunicación, la calle y los ciudadanos se empiezan a mover ante la pasividad de las autoridades y representantes y ojalá esto traiga resultados como el cambio que no me canso de pedir el 24 de mayo en 2015.

Portugal es diferente 3

Leyendo las informaciones de los últimos días sobre el escándalo y estafa del grupo Espírito Santo en Portugal, verán que la política, en el fondo, no se trata de ser de derechas o de izquierdas, sino que las personas que la ejercen sean decentes o indecentes.

Ricardo Salgado, jefe del clan familiar Espírito Santo, era conocido como DDT o “dueño de todo”. Fue el asesor del primer ministro socialista Jose Sócrates, al que convenció para pedir el rescate de la troika, ese rescate que tanto dolor y miseria ha causado al pueblo portugués. Mientras le decía a los portugueses que vivían por encima de sus posibilidades, el estafador de Ricardo Salgado generaba un agujero negro de 7.000 millones en su grupo empresarial. Ahora, un gobierno de derechas lo ha apartado de la dirección del BES, segundo banco portugués. En su última jugada, intentó colocar al frente del BES a un viejo conocido de los españoles, Alfredo Sáenz, el banquero condenado por los tribunales españoles y que el gobierno socialista de Zapatero indultó. El gobierno conservador de Santos Coelho no aceptó la componenda.

Como se puede comprobar, cada vez que el poder político se mezcla con las finanzas, paga el pueblo. Por eso digo claramente que nuestro adversario es el poder financiero, esas élites que se preocupan de sus privilegios y condenan a la sociedad a la desigualdad creciente. Es una cuestión de ser igualitarios y decentes, otro ejemplo reciente de indecencia de las élites lo tienen con la confesión hecha por el expresidente Jordi Pujol. El cambio democrático es acabar con esas prácticas y moralizar la vida pública. Ni más ni menos.

Las dos Galicias, el otro Vigo 6

Trabajo todos los días en un centro de salud que atiende a la población infantil del barrio de Teis, aquí en Vigo. Un barrio de clase trabajadora, de la llamada clase media-baja y que tiene un porcentaje cada día mayor de población inmigrante. Constato todos los días los frutos de la crisis, más desigualdad y más riesgo de exclusión. Lo palpo, no me lo cuentan ni me lo dicen los informes y las gráficas. Es más, me desespero y me entristece porque esta ciudad, que aprobó una carta de derechos de los niños hace 20 años, sin embargo no ha sido capaz de diseñar y aprobar un plan de lucha contra la pobreza infantil a pesar de llevar desde 2008, en pleno impacto de la crisis financiera sobre nuestra ciudad.

Tengo complejo de aguafiestas, porque mientras yo hablo de pobreza infantil, severa en algunos casos y absolutamente muchos más de los deseables, desde el Concello de Vigo me contestan con aquello de aceras y más aceras. Según cifras del gobierno municipal, habremos dedicado en 7 años 140 millones de euros a aceras y no llegarán a 5, es decir, nada menos que 30 veces menos, a luchar contra la exclusión social y la pobreza mediante el cheque social. Pues, valiéndonos de los informes que tanto les gustan a algunos, el informe publicado por la Xunta de Galicia el 22 de Julio de 2014 me da la razón y certifica el absoluto declive y calamitoso estado de nuestra ciudad que vengo mencionando en esta página. Son Pontevedra y Orense las provincias de Galicia con mayor porcentaje de pobreza infantil, 8,16% y 8,02% respectivamente, medido por número de hogares en riesgo. Ya después, al bajar al territorio de las 5 áreas más expuestas a la pobreza infantil, resulta que dos somos Vigo y sur de Pontevedra. Vigo, mayor ciudad y antiguo motor económico de la comunidad de Galicia, ¿recuerdan?. ¿Cómo hemos podido llegar a esto?, seguro que muchos de ustedes saben la respuesta al igual que yo.

Esta sí que es la realidad de nuestra ciudad y área metropolitana y en el Concello de Vigo mientras, como ayer en el día de Galicia, silbando relajadamente y en los presupuestos hormigonando y poniendo granito para beneficio de amigos y élites mientras miles de niños viven en el límite de la exclusión social. Después de todo lo luchado por esta ciudad y sus ciudadanos, de todo el progreso, ¿es este el futuro brillante que nos espera?. Por eso, para luchar contra la pobreza, para hacer menos aceras, para acabar con el amiguismo, las élites y la corrupción, para tener el Vigo que sus ciudadanos se merecen, por todo esto y mucho más, reclamo el cambio democrático el 24 de Mayo de 2015. ¡Más atención a las personas y menos contratos a las constructoras!

Estrellados 1

Es otro síntoma. El festival aéreo fue una iniciativa que me honro de haber impulsado para nuestra ciudad y cuya primera cita tuvo lugar un 25 de julio del año 2000. La iniciativa me la sugirió el entonces director de El Corte Inglés de Vigo y A Coruña, que tenía amistad con el capitán de la Patrulla Águila, el señor Solbes. Aprovechando mi condición de senador, solicité, a coste 0, la presencia en nuestra ciudad de la Patrulla Águila al entonces ministro de defensa, el señor Trillo, de infausto recuerdo por sus errores en el caso del Yak-52. Así se consolidó esa cita que atraía a miles de personas del sur de Galicia y del norte de Portugal.

En esto como en el Festival Are More, el señor Caballero se ha confirmado como un magnífico destructor, y desgraciadamente para él, en este caso no le puede echar la culpa a otros, ni a la Xunta, ni a Feijóo, etc. Para aceras y obras de dudosa adjudicación, dinero no falta.

Qué casualidad también que de esta noticia sólo hable Atlántico Diario, los heraldos oficiosos del señor Abel Caballeron callan.

¡Más madera! 5

Vean los alarmantes datos del censo de población de Vigo y provincia publicados por el INE y que tan atinadamente comenta José Teo Andrés en los artículos de Atlántico Diario de hoy. Lean las informaciones sobre la fachada, otrora emblemática y actualmente completamente abandonada y en un estado lamentable, de los soportales del Berbés que vienen publicándose desde hace varios días en las páginas de Vigo de La Voz de Galicia. Con toda esa información y sin caer en catastrofismos, pensarían que los que nos gobiernan en nuestro Vigo de nuestros pecados, deberían hacer algo distinto de lo que llevan haciendo en los últimos siete años.

Pues no, nuestros gobernantes no piensan así, la respuesta de Abel Caballero y sus muchachos es la que un amigo mío predijo hace unos días desde Santiago de Compostela: más poder para Carmela Silva, ahora también Economía. ¿Recuerdan aquella genial escena protagonizada por los hermanos Marx, “¡más madera!” y se cargaban el tren para alimentar la carrera loca?, ¿se acuerdan de aquella locomotora sin rumbo?, pues el Vigo de 2014 es así,como la película de los Marx, una locomotora en manos de unos gobernantes que no gobiernan más que para sus amigos y las élites mientras la locomotora que fue Vigo se desmorona. Más poder para Carmela Silva. ¿Hasta cuándo?.

¿Por qué nos callamos? 6

La gloriosa opinión pública y publicada de Vigo ha pasado en silencio por los datos estruendosos del informe Ardán, que como algunos de ustedes sabrán, se empezó a redactar en 1994, cuando presidía el Consorcio de la Zona Franca un tipo llamado Carlos Alberto González Príncipe.

Me empeñé en que desarrollando el plan estratégico de Vigo de 1993, aprobado solemnemente por el comité ciudadano en un acto realizado en el salón regio del Círculo Mercantil para realzar que era un plan de toda la ciudad, de su sociedad civil, Vigo tuviera un observatorio empresarial de toda Galicia y un observatorio socioeconómico del área metropolitana. Decidimos que el observatorio empresarial de Galicia lo desarrollase el Consorcio de la Zona Franca y la Fundación Provigo se encargase el observatorio socioeconómico del área metropolitana de Vigo. 20 años después, el informe Ardán todavía existe, pero la Fundación Provigo vegeta, más en estos últimos 7 años, y del observatorio que dirigió durante un tiempo el señor Outes, reciente candidato de IU para el Parlamento Europeo, nunca más supimos.

Resumiendo lo que nos muestra el informe Ardán 2014, hace 20 años eramos la ciudad número uno en la economía gallega y la única que tenía datos semestrales para corregir nuestros errores y prepararnos para el futuro. Hoy somos la número dos y a mucha distancia de la primera y no sabemos cómo somos ni cómo estamos en nuestro tejido económico y social. Sin duda, si queremos recuperar liderazgo, tendremos que empezar por saber analizar nuestra realidad socioeconómica y poner en valor nuevas áreas de producción que ayuden a crecer más y mejor. Ese es el cambio.

La autocomplacencia y el narcisismo de hoy son los responsables de nuestro declive demográfico, económico y político. Ni Dios, salvo algunos, levantamos la voz contra esta vergonzosa situación, y así nos va.

La cola de vergüenza

Otro año más, y van dos, miles de personas hicieron cola para acceder a la posibilidad de tener un empleo precario.

No estoy hablando de Cádiz, Jaén o Córdoba, les hablo de la ciudad que en el siglo XX más creció en Europa occidental, que era una ciudad de inmigración, estoy hablando de Vigo. Ahora, “a cidade fermosa” expulsa más de tres mil jóvenes al año y es, después de Ferrol, la segunda en tasa de paro en Galicia. También en esto hemos perdido el liderazgo en favor de A Coruña.

Señor alcalde, este es un problema reale de esta ciudad y no las aceras.

La herencia de los señores Caballero, Gayoso y Pego 6

De todos ustedes es sabido que fui de las pocas voces, por no decir la única, que denunció la nefasta gestión de Caixanova en los años 2000 y la vil mentira que vendieron a la opinión publica viguesa el señor Abel Caballero y el tándem de magníficos gestores venido de Caixanova Julio Fernández Gayoso-José Luis Pego durante la fusión de las cajas gallegas.

¿Recuerdan que nos dijeron que era una absorción, que ceder la sede a A Coruña era una nadería, que lo importante era el puesto de los señores Gayoso y Pego?. Yo dije que estábamos cometiendo un error histórico, porque los hombres pasan pero la sede permanece. Pues aquí tienen esta carta de una persona que trabaja en los servicios centrales de Novagalicia en Vigo y que se van a extinguir con la nueva organización planteada por Banesco.

Buenos días.
Parece que en su correo del otro día estaba usted anticipándose a algo que aquí no se veía venir.
Hoy ha salido nuevo organigrama y en el hay más de el doble de mandos de Caixa Galicia que de Caixanova. A mayores, a muchos de los equipos de Vigo nos están pidiendo que nos desplacemos a Coruña si queremos continuar. Aquí quedará poco y parece que lo que quede no será por mucho tiempo.
Un abrazo.

Esta persona asistió a aquella manifestacion-manipulación y se tira de los pelos viendo como le han dinamitado su vida laboral para salvar los puestos (y pensiones de oro de algunos) de Gayoso, Pego y Caballero. Me apuesto una cena con ustedes a que no se va a convocar ni desde el Concello de Vigo ni desde los periódicos una movilización para que den un trato justo a los servicios y cuadros directivos de Vigo. Abel Caballero no quiere enfrentarse con los poderosos, ya ha demostrado que prefiere estar de su lado. Por otro lado, los voceros de la opinión pública no quieren perder su tajada de la publicidad que paga el banco.

Algunos nos preocupamos por el pan de los vigueses, otros viven en un circo. Cada día hay más razones, por si no había suficientes, para hacer el cambio democrático en el Concello de Vigo el próximo 24 de mayo de 2015 con las elecciones municipales.

Pan y circo 6

Sorprendente la larga cola que había esa mañana en la lonja del consistorial del Concello de Vigo. Quisiera agradecer de antemano a la persona que ha tomado la fotografía esta mañana y que ha decidido compartirla para mostrar la otra cara de esta ciudad.
concello_cola_celta
A primera vista, se podría pensar que esta cola sería para algo importante como, por ejemplo, presentarse como candidato a un empleo ofertado en el concello de una ciudad con 35.000 parados. Pues no, nada más lejos de la realidad, al final de la cola se obtenía una entrada gratis para ver el partido del Celta de Vigo en Balaídos. Evidentemente, lo de gratis es muy relativo, la gratuidad viene dada por el convenio firmado por el señor Abel Caballero por el que se le entrega al Celta de Vigo 150.000 euros.

En Vigo, el actual gobierno municipal usa el fútbol como opio del pueblo. Una tradición histórica, no obstante, de los afines al autoritarismo, que prefieren el circo al pan. ¿No se podrían haber invertido esos 150.000 euros en acciones más útiles y con más futuro que 90 minutos de partido de fútbol en una ciudad en crisis con 35.000 personas sin trabajo?. La respuesta es sí pero depende de sus votos para forzar el cambio democrático en las próximas elecciones municipales en un año.