Luces y sombras sobre ruedas 2

El 18 de mayo el presidente del grupo PSA, Carlos Tavares, presentó en Vigo el nuevo vehículo que se empezará a montar en la planta Citroën del polígono de Zona Franca. El vehículo que empezará a salir de la segunda cadena de producción en 2020, será de la marca Peugeot, tramo de precio medio-bajo, vendrá a sustituir al actual 208 y se piensa que por su precio, tendrá una gran demanda, con lo que la planta de Vigo, que desde 2017 tendrá la exclusiva del modelo K9, furgoneta, podrá volver a estar entre las 450.000 y las 500.000 unidades producidas al año, cifras que no se conocían desde 2007. Ese es el precio de la crisis loca del capital financiero, 13 años para volver a los niveles de vida y empleo, por el camino sacrificios salariales y de derechos, pero también mejoras en eficiencia y modernización industrial.

Ayer, en la foto de Tavares y Feijóo, eché en falta a Abel Caballero y recuerdo cuando en 1993, en Moncloa estaban Felipe González y el presidente de PSA de aquella, y a su lado este humilde vigués, para presentar el plan que duró hasta el año 2005. En el caso actual, Caballero estaba en Madrid, viendo a Susana Díaz y nadie le echó en falta porque estas conversaciones para sacar el nuevo proyecto industrial adelante, no lo tuvieron en cuenta, sabedores en París, en una empresa con capital estatal francés, que lo de Caballero son las aceras de granito y hormigones Valle Miñor. El director de la planta de Vigo, el señor Yann Martin, piensa que los políticos de la zona, Caballero incluido, son poco prácticos y no se preocupan suficientemente del interés general.

Bueno para Vigo el acuerdo de ayer, malo que hayamos perdido peso en la consideración de PSA, por los errores de Caballero. Si viviera el viejo señor Lemos, dueño del restaurante Las Bridas, desaparecido, nos podría contar aquella tormentosa reunión entre el director de planta de Citroën que tuvo q esperar por Caballero más de 2 horas y hubo que ir a buscarlo a casa. Se había olvidado el prócer vigués de la cita.

Vaya un futuro

En estos 14 días, Vigo ha tenido ante si un debate crucial sobre el futuro de la sociedad. Citroën plantea los límites de su oferta para localizar en Vigo la producción de nuevos modelos, la famosa K9, y pide más sacrificios a proveedores y, lógicamente, a los trabajadores, no sólo de Citroën sino también de las empresas auxiliares. Menores salarios, en forma de menos pagas extras y menos pluses, más ritmo de trabajo. No cerremos los ojos a esto que se le llama deslocalización, que consiste en producir los mismos productos con la misma calidad a menores precios. Es una ley del capitalismo que traspasa fronteras con la internacionalización del mercado y del trabajo.

Frente a ese reto que cuestiona el futuro de nuestra ciudad como area económica y como sociedad económica, las élites de Vigo callan. Abel Caballero, medios de comunicación afines al régimen, empresarios, sindicatos, partidos políticos, Cámara de Comercio, no dicen nada. Nosotros, los que estamos por decirle “síaVigo”, queremos las cuatro íes. Sí, I-I-I-I. Sobre esto iremos hablando pero la primera I, les doy una pista, es la igualdad, esa igualdad que se ha erosionado en los últimos 8 años en la antaño ciudad más igualitaria de Galicia. De las otras íes iré hablando esta semana, estoy convencido de que podemos y debemos cambiar a estas élites corruptas que nos llevan al declive como ciudad.

El presidente de PSA-Citröen renuncia a su escandalosa jubilación

A las 18 horas, el presidente del grupo PSA-Citröen, Philippe Varin, que será sustituido el primero de enero por Carlos Tavares, ex-dirigente de renault de origen portugués, ha renunciado a su “discreta” pensión de 21 millones de euros, 350.000 euros netos al año año, ante las graves reacciones de la opinión pública francesa.

Aquí ni Alberto Núñez Feijóo ni Abel Caballero tuvieron a bien pronunciarse. Vigo necesita voces que se enfrenten a los abusos de las élites, no los que se arrodillan ante sus privilegios.

Las élites y Abel Caballero 3

Les invito a que lean las informaciones de hoy mismo en medios de comunicación franceses y de Galicia referentes a privilegios y latrocinios que han cometido algunos miembros de las élites que han tenido relación con Vigo y han recibido apoyo político y económico de nuestro Concello, representado por Abel Caballero en los últimos 7 años.

El primer caso lo conocen bien los seguidores de esta web. Me refiero, como no, a don Julio Fernández Gayoso, ex presidente y consejero delegado de Caixanova. Este protector de Abel Caballero, al que financió varios trabajos de supuesta investigación y al que contrató de profesor para su escuela de negocios a 40.000 pesetas la hora, se asignó una jubilación de 350.000 euros anuales a pagar de por vida por Caixanova. Como no debía ser suficiente debido a su “inexcusable” gestión al frente de la caja municipal, ante la fusión, vio la oportunidad de subirse la modesta pensión a 610.000 euros, justo 5 días antes de la fusión que originó Novagalicia banco y que nos ha costado a los contribuyentes la pequeña cantidad de casi 10.000 millones de euros. Mientras Gayoso y sus chicos se trapicheaban sus pensiones e indemnizaciones de oro, Abel y su orfeón lo proclamaban como gran timonel del sistema financiero gallego, convocaba manifestaciones de apoyo incondicional y le adjudicaba siniestramente el fracaso del Auditorio Mar de Vigo. Cuando al final se supo la fraudulenta y ruinosa gestión de la antigua caja municipal, Abel Caballero nunca condenó las pensiones e indemnizaciones que han costado casi 80 millones de euros, ni tan siquiera votó por retirarle la medalla de la ciudad, que propuso inicialmente este ciudadano y que culminó con un acuerdo plenario en el cual el grupo municipal socialista de Abel Caballero se negó a votar la retirada de la distinción. Ni una sola declaración pública o privada que afease el comportamiento inmoral del personaje conocido como don Julio.

Pero hete aquí que hoy la CGT francesa ha descubierto que el señor Philippe Varin, presidente saliente de PSA-Citröen y que será sustituido por Carlos Tavares, pueda percibir 350.000 euros netos anules de pensión indemnizatoria hasta un montante total de 21 millones, por haber hundido la compañía. Sabemos que nuestro Concello acaba de aprobar la subvención a PSA-Citröen de 500.000 euros, es decir, tenemos niños vigueses en el borde de la pobreza absoluta, familias desahuciadas y nuestro ínclito y amado líder subvenciona a la multinacional, caso único en la historia municipal mundial. ¡Único!, ningún otro ayuntamiento en el mundo ha subvencionado a una empresa del automóvil: ni Detroit, ni Yokohama, ni Barcelona, ni París. Está visto que el señor Abel Caballero es débil con los fuertes y Vigo necesita cambiar su relación con las élites que se aprovechan de la gente. Vigo necesita un alcalde de los ciudadanos y no al servicio de las élites.