Archivado el caso “Campeón” por el Tribunal Supremo

Deseo que después de esta dura experiencia personal, José Blanco aprenda a ser decente, a no perseguir a los que no piensan como él,a no escupir al cielo porque al final te cae encima y, por último, se dé cuenta que hay otro mundo y otra vida además de la política profesional y que, después de 30 años viviendo de la política, ha llegado el momento de dar un paso al lado, de abandonar la política y, manteniéndose como militante activo, demostrar que se puede vivir y trabajar en otra cosa. Al final, la limitación de mandatos es simplemente una cuestión de higiene democrática.