Los créditos abusivos de Caixavigo y Caixanova

Por fin, ayer, el tribunal supremo ha dejado claro que las famosas cláusulas suelo eran un abuso contra todos los consumidores.La cláusula suelo consistía en fijar un collar de interés mínimo y de interés máximo. La trampa consistía en que un collar del 3,5 por ciento al 9 por ciento sólo favorecía a los bancos, pues es imposible que en la zona euro se alcancen tipos de Euríbor superiores al 9 por ciento. Sí es posible en situaciones de crisis que el Euríbor este muy debajo del 3,5 por ciento. Ahora el Euríbor está en el 0,5 por ciento y, por esa cláusula, millones de familias no se benefician de los bajos tipos de interés.

Pero si eso es grave para las familias, peor es para una institución que pagamos todos, con nuestros impuestos y tasas, como el Concello de Vigo, además siendo la entidad fundadora de Caixavigo.
Allá por 1997 y en años posteriores,el señor Fernández Gayoso se empeño en poner un collar entre el 7,5 por ciento y el 15 por ciento a los créditos al Concello de Vigo. Contó con la inestimable complicidad del alcalde Pérez y sucesores,y el voto contrario de los socialistas mientras yo estuve al frente. En esa batalla por la decencia no estuvimos solos, algún funcionario como Benjamín Suárez Sánchez, jefe de los servicios económicos del Concello de Vigo,se negó a informar favorablemente de tales cláusulas y, por eso mismo, fue sometido a presiones por el entonces teniente de alcalde Gil Sotres y el director adjunto de Caixavigo Don Ángel López Corona.

Del señor López Corona ya hablaremos con más calma otro día, para contar sus andanzas en Sacyr y sus golfadas en Perú.