La verdadera historia 3

Cuando se escriba la historia verdadera de la crisis bancaria española, se demostrará lo que humildemente dije dentro del PSOE hasta que me expulsaron por denunciar la corrupción, que ahora los juzgados demuestran en las cajas gallegas. Veremos como Blanco maniobró con Abel Caballero para imponer a Gayoso o no habría fusión. El presidente de la Xunta de Galicia actual lo ha insinuado, pero Galicia debe saber los métodos de coacción más vergonzosos y mafiosillos políticamente hablando. Porque sabían que la caja del norte quebraba, pero la del sur también. Y no solo lo hicieron aquí, la orden de Zapatero era tapar la mierda de las cajas y escapar hacia delante. Zapatero había dicho que teníamos un sistema bancario seguro. Y así dejaron estafar con las preferentes, engañando a jubilados y ahorradores sin formación.

Pero se superaron en Bankia. Zapatero, Blanco y Fernández Ordóñez autorizan la salida a bolsa con informes de los inspectores del Banco de España que dicen que se han manipulado las cuentas y que es una estafa. Y así después de entrenar en Vigo y A Coruña imponiendo un delincuente al frente de una entidad que nos costó sanear más de 8.000 millones, deciden con la colaboración del PP estatal en continuar con la estafa de la salida a bolsa de Bankia. Por medio cae Julio Segura, economista y militante histórico del Partido Comunista desde la lucha contra Franco, que termina autorizando la salida a bolsa como presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, donde había sido nombrado por el gobierno de Zapatero.

Por todos estos hechos, mostré mi solidaridad y apoyo al señor Núñez Feijoo, porque puso los intereses de Galicia por encima de los intereses de su partido, que era meter a Caixagalicia en Bankia, y porque fue el único presidente de Galicia que se atrevió a enfrentarse con dos cánceres que tenía Galicia: Méndez y Gayoso, dos virreyes que mandaron en el tema dinero más que cualquier presidente de Galicia. Incluso con Fraga siendo yo alcalde, cuando le informé del agujero de Caixavigo en 1993, se negó a escucharme o leer papel alguno del Banco de España. Además, cambió la ley de cajas para que Gayoso, a pesar su edad, pudiera seguir.

Antes de tomar posesión como presidente de la Xunta de Galicia, Núñez Feijoo, que sabía de mi estudio sobre el tema de las cajas, tuvo la deferencia de llamarme y preguntarme, y coincidía conmigo en que agujero lo había, que su antecesor en el cargo Touriño lo sabía y que en Galicia había que quedarse en el mapa financiero del estado y que era el tiempo del cambio. Las tesis de los poderes fácticos eran otras: alcaldes, muchos medios lubricados, opinantes a sueldo, rectores agradecidos y dirigentes del PSOE y PP, que cobraban y callaban en los consejos de administración mientras se despilfarraban nuestros ahorros en operaciones ruinosas, más de 7 en el juzgado todavía y una ya con condena y paso por la cárcel de los directivos. Y teníamos razón Feijoo y yo, porque pusimos la cara y dimos los argumentos que se han confirmado posteriormente, y que detrás de Caballero, Blanco y Fernández Moreda por el PSOE o detrás de García Costas por el PP o de los sindicatos comprados, solo había corrupción, gestión nefasta del riesgo bancario e intercambio de favores y clientelismo a todos los niveles de las estructuras de las cajas.

Feijoo y yo escogimos Galicia y cambio. Yo nunca hubiera cedido la sede central de Vigo para que Gayoso y Pego fueran jefes y siguieran. Abel tragó con gusto, y por primera vez en más de 125 años, Vigo no tiene entidad financiera privada o pública. Estamos en eso como con el puerto nodal: estamos fuera porque a José Blanco se le olvidó.

Por todo esto digo, sobre el tema de las cajas, que para Vigo lo mejor hubiera sido cambio de cúpulas, fusión con sede en Vigo. Esas eran las tesis de Feijoo y mías puestas por escrito antes del follón en medio del follón. Cuando denunciamos las indemnizaciones o pedí la retirada de la medalla de la ciudad a Gayoso, o planteé comparecer ante pleno de Vigo para llevar al juzgado la gestión y malversación de Caixanova. PSOE y PP me denegaron ese derecho reconocido en el reglamento participación ciudadana. Primera denegación a un ex alcalde, y sin embargo el PP me invitó a comparecer en la comisión de investigación del Parlamento gallego, donde el PSOE calló cuando saqué papeles de su complicidad con Gayoso y no fueron capaces de rebatir ni una sola afirmación o documento presentado.

Cada uno que aguante sus actos, y Fernández Ordóñez, Caballero y Blanco fastidiaron a Galicia para defender los intereses de delincuentes condenados, que hicieron de Vigo y Galicia sociedades más pobres y con menos oportunidades en el sector financiero, clave para el futuro económico de una sociedad. Quien se equivoca así y hace tanto daño, no debería seguir gobernándonos porque nos llevará a peor. Vean sino los indicadores económicos de Vigo, para amarrarse los machos.

Pida perdón 3

Insisto, Abel Caballero tarda en pedir perdón por haber mentido a todos los vigueses, por haberlos sacado a la calle para defender lo indefendible, a su amigo Gayoso y el resto de ladrones, que ahora están en la cárcel por sus jubilaciones millonarias a costa del dinero de los contribuyentes, y que saquearon la caja que Caballero decía defender hasta su hundimiento.

Amigos para siempre 1

La Audiencia Nacional acaba de desestimar el recurso de súplica de Julio Fernández Gayoso, que se encuentra en prisión de A Lama por haber sido cooperador necesario en el delito de administracion indebida de Novacaixagalicia. La Audiencia primero y el Tribunal Supremo después consideran probado que el señor Gayoso fue pieza principal y necesaria para que sus amigos Pego, Gorriarán y Estrada pudieran incrementar sus indemnizaciones cuando ya Novacaixagalicia estaba quebrada. Más de 8.400 millones de euros le costó al estado sanear a Novacaixagalicia tras el paso de Gayoso y sus tres directos colaboradores. Debe saberse que el señor Gayoso disfruta de una pensión anual de más de 600.000 euros hasta que fallezca. La pagamos todos.

Ahora, la foto, tomada en la sala de prensa de la alcaldía de Vigo, y que pone imagen a la amistad entre el señor Gayoso y el alcalde Caballero que tanto ha perjudicado a esta ciudad como venimos denunciando en esta página. La pregunta es si esta amistad fue buena para Vigo, y la respuesta la tienen ustedes. No se olviden: Gayoso y Caballero en el tema de las cajas de ahorros eran las dos caras de la misma moneda.

foto_Caballero_Gayoso

El día de la vergüenza 2

Va a hacer pronto siete años. Fue el día de la vergüenza para la ciudad de Vigo. Era el 9 de febrero del 2010, y ya sabíamos que había decenas de miles de vigueses y de gallegos engañados y estafados por Caixanova en el timo de las preferentes. Sabíamos que desde el año 2000 se había metido la caja en más de 150 empresas inmobiliarias, con socios sospechosos y en sitios peligrosos fuera de Galicia… Pero además también se había deslizado por las inversiones especulativas en energías fuertemente primadas por el Gobierno Zapatero, y para rematarla estaba en bolsa en compañías conocidas como chicharros que había fundado un secretario de Estado. Y aún así, las fuerzas vivas se manifestaron contra la fusión de las cajas.

Dicen las sentencias de la Audiencia Nacional y la del Supremo que desde el 2004 se había creado en Caixanova un agujero superior a 3.500 millones de euros gracias a la gestión del grupo capitaneado por don Julio (no se rían, le gustaba que sus subordinados le llamaran así…).

¿Y nuestros próceres? Se lo dije a Touriño, a Pepe Blanco, a Caballero… Miraban para otro lado. Julio era su amigo. ¿Y el banco de España? Presionado por Pepe Blanco. «Julio es mi amigo», me decía. En el caso de Caballero, mucho más. Cuando salió del ministerio, don Julio lo empleó como profesor a tiempo parcial en su escuela de negocios, porque don Julio era el dueño de la caja desde los años sesenta. Solo un torpe chico del Calvario intentó hacer el cambio en 1993, pero fracasé. Ya en 1993 hubo que hacer virguerías, porque la burbuja de los barcos pesqueros -más de 100 parados en los muelles, sin caladeros donde pescar- provocó un agujero de 2.000 millones de pesetas de aquella en Caixavigo. Nos salvaron Manuel Marín y Europa. Pues a los vigueses, Caballero, las agencias de publicidad habituales, las terminales mediáticas lubricadas y los comités ad hoc de compañeiros de viaxe reclutados mediante favores les decían que nuestra caja estaba fetén, que la enferma solo era la del norte, que tenía 5.000 millones de agujero por una gestión aún peor que la nuestra.

Gayoso no fue a la manifestación. Delegó en su padrino de doctorado, Abel Caballero, y la caja pagó la factura de la fiesta. Y si algo quedaba… sin problema: estaba la publicidad del Concello. Fue un éxito para ellos, fue la peor solución para Vigo. Perdimos sede, puestos de trabajo centrales, capacidad de decisión como ciudad, pérdidas patrimoniales. Pero Gayoso fue presidente y Pego, director general. Caballero, alcalde, con disfraz de viguista… De aquel polvo viene este lodo de nuestro declive como ciudad.

El jueves fue solo el principio de la guinda. Ingresaron en la cárcel porque no quieren devolver una pequeña parte de lo que nos robaron con sus escandalosas pensiones, la de Gayoso como la de Méndez, con la diferencia de que esta última la aplicaron legalmente. Estamos ante gentes que miran más por sus intereses que por los intereses del común, de la gente. No vi al Concello de Vigo moviéndose igual por las preferentes o los desahucios, o los cierres de empresas.

Fue un momento para la vergüenza, por eso no estuve allí, por eso lo denuncié, y por eso puedo pedir que, si Vigo quiere volver a liderar Galicia, tiene que cambiar de actores y de políticas públicas. Incluso me atrevo a más: no volveremos a ser una ciudad inteligente del siglo XXI si no buscamos una fórmula para resituarnos en el mapa financiero. Y para eso sobra victimismo, y nos falta inteligencia y decencia en nuestras élites viguesas.

Termino: si Caballero fuera digno y valiente, como debe ser el alcalde de la muy leal ciudad de Vigo, debería ir a A Lama a ver a su ahijado de doctorado. Por sus actos los conoceréis.

(Artículo de opinión publicado hoy en La Voz de Galicia)

La verdad duele 1

Mientras los medios locales pasan de puntillas por el hecho de que el señor Gayoso y los otros ladrones están, por fin, en prisión por sus tropelías, ABC ha tenido a bien publicar en su web lo que en esta página escribía yo ayer. Mucho dinero en publicidad institucional en juego aquí en Vigo como para publicar opiniones contrarias al régimen y que hurgan en la herida de los que faltaron a la verdad.

También tuve la oportunidad de ser entrevistado en el programa Herrera en la Cope esta mañana. La entrevista la pueden escuchar íntegra aquí:

Las dos caras del declive 2

El declive de las sociedades no se da por casualidad, no es fruto del mal de ojo, no responde a que no nos quieren. El declive de las sociedades y de las ciudades, regiones o estados responde a su incapacidad para adaptarse a los cambios que experimenta el mundo.

Eso es lo que le ha venido pasando a la sociedad viguesa desde antes de 2007, diríamos que desde 2004. Nuestras ventajas anteriores se han desvanecido por la dejadez o corrupción de aquellos que deberían velar por ellas: un sector industrial tradicional que no supo adaptarse al nuevo modelo producción industrial; nuestra entidad financiera volvió a caer en la burbuja especulativa como en 1993, cuando tanto nos costó salvarla. Nuestras élites políticas, mediáticas y económicas cerraron los ojos, no vieron lo que se venía encima y se inventaron un victimismo infundado para salvar el pellejo y dirigir las miradas hacia otro lado.

El problema no era que Gayoso y su equipo habían generado un agujero de 3.000 millones en inversión especulativa, no solo en ladrillo con más de 100 empresas inmobiliarias, sino también en más de 60 solares energéticos o en corrupción pura y dura como negocios eléctricos en Perú o inversiones ruinosas en la bolsa Española. No, Abel Caballero, exempleado de Gayoso en la Escuela de Negocios de Caixanova a 40.000 pesetas la hora y padrino del doctorado honoris causa a Gayoso, decidió que el problema era que Caixagalicia tenía un agujero mayor. Entre los dos sacaron, con el apoyo mediático a partir del pago de publicidad con nuestros impuestos, a más de 30.000 vigueses a la calle porque nos robaban una caja que ya estaba hundida, y hundida por Gayoso y sus amigos, que hoy durmieron en prisión por robarnos. Y nadie de los voceros nos pide disculpas.

No estuve en esa manifestación. Denuncié lo que había, reclamé un cambio de personas y políticas. El tiempo me ha dado la razón, y el declive seguirá en Vigo mientras no haya asunción de errores, cambio de actores y cambio de políticas públicas. Con aceras solo no remontaremos a ciudad líder e inteligente como las que tienen futuro en el siglo XXI.

Esta es la herencia de Caballero y Gayoso….sus intereses por encima de los de Vigo y los vigueses. Créanme, merece la pena resistir, merece la pena luchar dentro de la ley para defender a esta ciudad a la que quiero.

Sobras las palabras 3

Pasó lo que llevamos diciendo desde 2011. Suspensión de pagos y ahora a ver lo que nos cuesta. El Auditorio Mar de Vigo es a Caballero lo que las quebradas radiales de peaje son al gobierno de PP: un grave error para favorecer amigos que vamos a pagar el pueblo. Caballero la cagó en el Plan General, la cagó en Caixanova y la cagó en el Auditorio. Estos errores y la ausencia de proyecto distinto al de las élites de la ciudad, condenan a Vigo a perder el liderazgo en Galicia.

Como todo con Caballero, casualidades y por detrás intereses cruzados, vínculos mafiosos. Ahí va una prueba, para que la fiscal jefe investigue como es su obligación. La empresa OIDE que recibe 500.000 euros al año por adelantado por organizar eventos en el auditorio, es del hermano del abogado del principal imputado de la trama Patos. En las conversaciones de la Patos que obran en el sumario, se habla entre las empresas imputadas de que hay que financiar actos y publicidad de actos a realizar en Auditorio. La mujer de Regades trabajaba entonces como relaciones públicas de la empresa que explotaba el Auditorio.

Más claro agua. Además de inútiles en la gestión, chorizos y mafiosos políticamente hablando. Y todo el mundo callado salvo nosotros, ¿por qué será?.

Dos cara de una misma moneda 1

Dice el Tribunal Supremo que Gayoso, Pego y su banda, se quedaron con más de 10 millones de euros que no eran suyos, que cambiaron con la ayuda del abogado contratado al efecto sus contratos e indemnizaciones, aun sabiendo, el estado ruinoso de las cuentas de la caja fusionada. Estamos pues ante unos delincuentes que además de haber arruinado Caixavigo-Caixanova, al pilotar la fusión con la desastrosa Caixagalicia que hundió su amigo Méndez, no pensaron ni en la empresa, ni en Vigo, ni en Galicia, ni en los pobres ahorradores que habían comprado preferentes. Solo pensaron en sacar tajada o cacho para ellos personalmente, y dice el Tribunal Supremo que la pena que impone la audiencia nacional es escasa y que no la puede aumentar porque ni la fiscalía ni el FROB presentaron recurso. Tampoco el Concello de Vigo, que con la pérdida de la caja primero y después aceptando la sede en A Coruña firmó el final del liderazgo económico de Vigo en Galicia.
Porque los desastres de Gayoso y su banda los pagaremos en forma de declive para la ciudad, declive que solo será revertido cuando Vigo con nuevos líderes y nuevos actores financieros vuelva a estar en el mapa bancario de España y Europa.

¿Y qué pinta en todo esto el estimado Abel Caballero?, pues fue el cómplice necesario que defendiendo criminalmente la nefasta gestión de Gayoso, firmó la sentencia de muerte de Vigo como centro financiero. Porque Caballero dijo que la gestión de Gayoso era impecable, y de momento nos robó, pero está pendiente otro juicio por cientos de millones mal usados que se verá próximamente cómo acaba. Fue también Caballero quien engañando a la gente y con la colaboración económica y mediática de Gayoso y su banda, montó una manifestación para defender los expolios y fiascos financieros de don Julio, así le llamaban durante años, diciendo que era el mejor gestor y que quienes lo atacábamos, éramos antivigueses. Por último, fue también Abel Caballero el que cuando se produjo la fusión y se trasladó la sede a A Coruña exclamó: “¡Ganamos, es una absorción, mandamos Caixanova!”. La caja fusionada costó más de 8.000 millones de euros de dinero público, y la sede se fue para A Coruña y nunca más volvió, y Caballero aceptó esa solución porque le convenía a Gayoso seguir siendo presidente y a Pego director general.

Detrás de esa derrota, la más grande de la historia de Vigo, solo está la devolución de favores a Gayoso por Caballero. Cuando dejó de ser ministro, Gayoso contrató a Caballero, diputado en Cortes, para dar clase los viernes y sábados a 40.000 pesetas la hora. Más tarde, los tres años que Abel Caballero volvió a la universidad, Gayoso financió estudios firmados, cobrados y dirigidos por Caballero, algunos tan divertidos como el que recomendaba la coordinación de los tres aeropuertos gallegos con el aeropuerto de Porto. Ese estudio, por cierto, también lo firmaba su acólito el diputado autonómico Abel Losada.

Las sociedades que no recuerdan su historia corren el riesgo de repetir sus errores y me temo que una sociedad con una prensa sin memoria como Vigo, no podrá abrir un nuevo periodo sin ajustar cuentas con las elites económicas (Gayoso como ejemplo) y políticas (Caballero) que nos han llevado a este declive imparable. Y lo que es peor, no quieren reconocer, ocultan sus errores con el silencio cómplice de sus altavoces y voceros. ¡Porca miseria!.

Todo queda en familia 1

Vean lo que acaba de desvelar el sumario en el que se acusa de administración desleal a la cúpula de Caixanova, esa misma por la que el señor Caballero les llamó a manifestarse y que les aseguró que eran buenos gestores y honrados.

Resulta que en un quebranto que hemos pagado nosotros de 41 millones de euros, aparecen el hermano de la mano izquierda del señor Gayoso, el señor Gorriarán. También aparece uno de los directivos y accionista importante de COPASA, esa empresita que José Cuiña en la Xunta del PP primero y la del bipartito después ayudaron a crecer, resulta que nuestro Abel le acaba de adjudicar la remodelación de una parte del sagrado estadio municipal de Balaídos, en concreto la grada de Tribuna.

Verán que las élites en Vigo, del PP o del PSOE, de la economía o de la política, hacen negocios con nuestro dinero para beneficio de sus familias y amigos. Gayoso y su yerno Siveira, Abel Caballero y su amigo el de Rodman, Gorriarán desde Proinova ayudando a su hermano con la compra de terrenos en Rivas Vaciamadrid. No se preocupen, Carmela Silva hace lo mismo con hermana, cuñado y cuñadas, como aquí bien denunciamos.

Al final, todos contratan con nuestro dinero empresas que aparecen por los juzgados. Y de la decencia? Nunca más se supo. A ver Vigo, levántate brava…

Gayoso condenado y Caballero callado 2

La Audiencia Nacional acaba de poner en una sentencia lo que desde esta página venimos diciendo desde hace años: Gayoso y sus mariachis(Pego, Gorriarán y Rodríguez Estrada) habían hecho de la antigua Caja de Ahorros Municipal de Vigo su cortijo privado.

Su gestión nefasta, igual que la de Méndez en CaixaGalicia, llevó a la desaparición de los instrumentos financieros que para Galicia fueron las cajas de ahorro.
Su avaricia y su egoísmo les llevó no sólo a hundir financieramente Caixanova, quisieron todavía enriquecerse más y por eso tramaron una renovación de contratos que los blindaba con indemnizaciones que la Audiencia Nacional considera ahora delictivas. Y mientras algunos, pocos es verdad, denunciábamos el saqueo de la hija de Caixavigo, Abel caballero defendía públicamente y sin matices la gestión delictiva de esos señores. Es bueno que se sepa que el señor Caballero, que cobraba muchos miles de pesetas por hora de clase en la Escuela de Negocios de Caixavigo, fue el padrino que pronunció la laudatio del señor Gayoso cuando a petición del departamento del señor Caballero, la Iniversidad de Vigo nombró a ese delincuente doctor honoris causa. Ahora, como es cobarde, no habla Abel Caballero de sus grandes amigos Gayoso y Pego, pero él fue el cómplice necesario para que estos delincuentes hundieran la herencia de Caixavigo, fruto de más de 100 años de trabajo y ahorro de 7 generaciones de vigueses.

¡Canallas!, ¡usásteis la bandera de Vigo para tapar vuestra corrupción moral y económica!, lo mismo que hizo Pujol y que hace Mas en Catalunya, mismos perros con distintas banderas.