El silencio de los comprados 4

Parece que no íbamos tan descaminados. Se acaba de conocer la petición del fiscal en relación al saqueo de Caixanova por parte de los anteriores directivos.

La petición de tres años del ministerio fiscal nos inclina a pensar en una solución modelo Caixa Penedés, lo que nos llevaría a que Julio Fernández Gayoso, José Luis Pego, Gregorio Gorriarán y Óscar Rodríguez Estrada reconozcan su culpa y devuelvan parte del dinero del que se apropiaron indebidamente y acepten una condena de menos de 2 años, que al no tener antecedentes, los libra de la cárcel. Vaya por delante mi absoluta condena a semejantes acuerdos para los delincuentes de guante blanco que se libran de la cárcel mientras que cualquier,por mucha menor cantidad, pasan sin compasión por la prisión.

Lo que más me duele es el silencio del que ostenta la alcaldía, el señor Abel Caballero, que cobró una jugosa nómina del señor Gayoso y que además fue su padrino en su investidura como doctor honoris causa de la Universidad de Vigo, distinción que por cierto aún no le fue retirada al padrino de las élites que saquearon la ciudad. Pero la pobreza moral no se queda en Abel Caballero, por supuesto que no. ¿Han oído decir algo a los otros 26 concejales que nos representan?, ¿algo llegó a sus oídos desde los medios de comunicación de esta ciudad?, ¿será que a cambio de publicidad loaban todos los días al señor Gayoso y/o a los miembros designados del consejo de administración, esos que a cambio de jugosas dietas y créditos privilegiados no defendieron el interés general para el que habían sido nombrados?. Alguno, como la señora Marra es senadora pero el señor García Costas, como Gayoso, quiere morirse en el cargo de presidente de la Cámara de Comercio de Vigo.

Todos estos oprobiosos silencios reclaman que el 24 de mayo de 2015 le digamos sí a Vigo y sí al cambio democrático, jubilando a estas élites que nos han mentido y robado. No lo olviden, debemos hacerlo por el bien de Vigo y por el futuro de nuestra ciudad y sus ciudadanos y ciudadanas.