Gracias a Castellano y González-Bueno

Se acabó la pesadilla de los que deseaban que Galicia desapareciera del mapa financiero. Si en el artículo, publicado primero en esta web y ayer en La Voz de Galicia(edición empresa y online), hablaba de ganadores y perdedores, les recomiendo que lo lean a los que no lo hayan hecho y doy las gracias por comentarios.

Con ester artículo quiero hacer mención especial, agradecer y reconocer a los decentes, aquellas personas que han permitido que esta pesadilla acabase bien. Me refiero a José María Castellano y César González-Bueno, hicieron las cosas necesarias para resucitar el muerto y darle una nueva vida financiera a Galicia. Se van sin indemnizaciones de escándalo, humildemente, habiendo puesto los intereses de la sociedad por encima de los suyos. Compárenlos con Gayoso, Pego, Méndez y compañía. Estos son ciudadanos decentes, gracias y hasta siempre.

Galicia sigue viva en el mapa financiero, a pesar de algunos 4

La decisión del FROB, adjudicando Novagalicia banco al grupo Banesco, que ha presentado la mejor oferta por la caja gallega, es una buena noticia para Galicia, ya que de esta forma conseguimos mantenernos en el mapa financiero español.

Con esta decisión gana Galicia, pero también los gallegos, que tendremos más opciones de crédito y servicios financieros competitivos en un mercado fuertemente oligopolizado.Ganan los trabajadores de Novagalicia, que no serán sometidos a un traumático ajuste laboral.
Ganamos los que durante cinco largos años no nos resignamos a perder músculo financiero, y entre nosotros, sensiblemente gana Alberto Núñez Feijóo, sin él y sin gente del BNG y algunos socialistas sensatos, esta victoria no se habría conseguido.

Pierden los sátrapas Julio Fernández Gayoso, Méndez y sus corifeos de PSOE, PP y compañía que han hundido las viejas cajas. Pierde la ciudad de Vigo, que se suicidó inducida por defender los intereses personales de Gayoso, ser presidente a cambio de renunciar a la sede fiscal.

Este suicidio de Vigo, fue dirigido por Abel Caballero y sus comparsas, miembros del consejo de administración de Caixanova y supuestos líderes sociales que estaban comprados por el viejo tahúr que está imputado ante la Audiencia Nacional. Cuando alguien lleva a una derrota histórica a su ciudad y es alcalde, si es decente, dimite. Si una sociedad es decente y su alcalde se demuestra que defendió intereses individuales de personas como Julio Gayoso por encima de la ciudad, como es el caso de Abel Caballero, en la primera oportunidad democrática, si él no se va, lo cambia. Eso espero que pase en Vigo, el 24 de mayo 2015. Lo viviremos.