Pescanova: los golfos siempre vuelven 1

Si leen la información que ofrece el diario digital El Confidencial me tendrán que dar la razón. Las élites extractivas siguen a lo suyo y siempre son los mismos. Ahora Manuel Fernández Sousa, el que jugaba al tenis con Abel Caballero, el cliente de Ventura Pérez Mariño, el que está imputado en la Audiencia Nacional con una fianza de más 300 millones de euros por su gestión que llevó a la quiebra Pescanova, ¡se resiste a dejar el poder!, ¿y qué careta busca?: Elena Espinosa, alumna y protegida de Abel Caballero, colocada por este último en la Zona de Urgente Reindustrialización y después en el Puerto de Vigo, recomendada también por Abel Caballero a José Blanco para ser nombrada Ministra de Agricultura y Pesca en varios gobierno de Rodríguez Zapatero.

¿Oyeron hablar ustedes de las “revolving doors”?, esas puertas que sirven para ir de la administración pública a los negocios privados con los que anteriormente tuvo que ver y viceversa. Pues aquí tienen dos ejemplos, Espinosa con Pescanova, que repite además lo que ya hizo con la concesión de una bomba llamada Petrovigo a Rodman cuando era presidenta de la Autoridad Portuaria de Vigo. Como alcalde, me opuse a dejar construir tanques con millones de litros de derivados petrolíferos en los terrenos de la Autoridad Portuaria y Zona Franca en Bouzas. Ganamos esa batalla, pero Rodman recolocó a Elena Espinosa y a Francisco López Peña en su entramado empresarial cuando abandonaron sus puestos de designación directa al frente de Autoriza Portuaria y Zona Franca.

Los golfos dejan huellas, pero estos hacen lo mismo que Abel Caballero y Julio Fernández Gayoso con el Auditorio Mar de Vigo. En este caso nos costó parte de la caja y la indemnización que pagará el Ayuntamiento de Vigo por las chapuzas de Abel Caballero para favorecer los intereses de su empleador Julio Fernández Gayoso.

La izquierda no se puede quedar callada ante estos chanchullos. Criticamos a Rumsfeld o Cheney pero Espinosa y Caballero hacen lo mismo.

¡Por cierto!, el chino apellidado Yu, ¿será un testaferro?. La esposa de Manuel Fernández Sousa quiso llevarse a finales de Agosto unos millones de euros a China.

¡Por cierto!, Alfonso Paz Andrade, primo de la esposa de Manuel Fernández Sousa, también aparece en la operación.

¡Por cierto!, la casa de Samil es de obligada cesión al Concello de Vigo por un convenio urbanístico de finales de la década de los 80. Señor Abel Caballero, vigile que no la pongan de garantía para la fianza de Alfonso Paz Andrade.

Auditorio Mar de Vigo: capítulo 2

Tal y como dijimos en esta página, en el Auditorio Mar de Vigo se ha producido corrupción política, con grave perjuicio para los intereses y los fondos públicos de los vigueses, con la complicidad de quienes tenían que defender el interés general y prefirieron los intereses de sus amigos, sus protectores y sus empleadores. El magnífico artículo de investigación de Pepe Teo para Atlántico Diario, que podéis leer en su edición de hoy, ¡es sólo la punta del iceberg!. Y de la justicia, ¿se sabe algo?. Esperando a Godot.

Auditorio Mar de Vigo: chapuza completa 3

En esta web venimos denunciando las graves irregularidades cometidas en la concesión inicial por la anterior alcaldesa de Vigo, Corina Porro, y el reformado posterior ya por Abel Caballero y sus compinches que va a terminar en un sonoro fracaso de la que debía ser una industria cultural emblemática del Vigo del siglo XXI.

La que debía ser una locomotora destinada a revitalizar el borde marítimo de Beiramar, se va a quedar en un fiasco monumental, que previa declaración de suspensión de pagos de la empresa concesionaria, le puede terminar costando más de 50 millones al Concello de Vigo por haberse sometido las autoridades municipales a los caprichos del enterrador de Caixanova Julio Fernández Gayoso. Lean los artículos en la Voz de Galicia, El País, Faro de Vigo, Atlántico sobre el tema publicados hoy y comprueben que lo que anunciamos desde esta web se cumple, paso a paso.

Pero hoy voy a darles una información más grave. El contrato de alquiler del Hotel Carrís, firmado con la U.T.E. Auditorio Mar de Vigo, recogía cláusulas que no estaban en la concesión inicial. Esto quiere decir que habia una maquinación entre Caixanova y sus directivos y el señor Abel Caballero para modificar, como se hizo más tarde, el tiempo de la concesión. Cuando ese contrato se haga público, y se hará en el transcurso del pleito civil por daños y perjuicios, caerá el tupido velo de la farsa Gayoso-Caballero y se verá que esta broma nos va a costar no sólo 50 millones de euros, sino lo que es peor, el declive de una zona urbana estratégica para reconciliar a Vigo con nuestro mar y todo por favores al amigo que le financiaba estudios pagados a la cátedra dirigida por Abel Caballero y que le compraba horas de clase muy bien pagadas por la Escuela de Negocios al propio Abel Caballero cuando era diputado al Congreso y dirigente de la ejecutiva federal del PSOE.

Ni ética ni estética pero los vigueses pagamos los caprichos del sátrapa y sus amigos. Que sean felices.

Auditorio Mar de Vigo: otro fiasco 2

Desde hace al menos 8 años vengo denunciando el desastre de la adjudicación del auditorio Mar de Vigo, al dictado de lo que en cada momento decía y más le interesaba al señor Don Julio Gayoso. Primero, tanto Corina Porro como los técnicos municipales no consideraban la oferta de Caixanova la mejor para la ciudad, se recurrió a un técnico externo, con los mismos apellidos de un directivo de Caixanova para complacer al señor Don Julio “el magnífico” Gayoso. Después, don Abel Caballero, que ha estado a sueldo en la escuela de negocios de Caixanova y ha elaborado estudios financiados por la misma entidad, remató la faena.

Lean la magnífica información de Pablo López en el diario El País de anteayer y sabrán que estas bromas nos costarán 50 millones de euros. No esta mal para estos dos alcaldes.

Ojito también para el futuro hospital que se hace con participación público-privada. Al final, si sale mal, paga el pueblo y ellos riéndose.