Anatomía de un pelotazo vigués

Les voy a hablar del pelotazo que vamos a pagar nosotros, los ciudadanos, en los próximos cuatro años al Grupo Puentes y Calzadas vía su empresa Cocheras Olívicas.

Todo empieza cuando el gobierno municipal de la alcaldesa Corina Porro adjudica en abril de 2007, poco antes de las elecciones municipales de mayo que apartarían al PP del poder. Porro y su gobierno le adjudican al grupo Puentes y Calzadas un lote para construir tres aparcamientos: Jenaro de la Fuente, Avenida Castelao y Rosalía de Castro. Acto seguido entra el gobierno de Caballero, que a pesar de los recursos contra la adjudicación hecha por el gobierno del PP, decidió mantener la adjudicación. Y ese mismo gobierno del PSOE-BNG comete a continuación una torpeza que ahora quieren que paguemos todos. El gobierno de PSOE-BNG autoriza a Puentes y Calzadas a constituir una sociedad instrumental, Cocheras Olívicas, al 100% del Grupo Puentes y Calzadas, que fue el ganador del concurso, con un ridículo capital social de 60.000 euros.

El objetivo de esta maniobra era y se demuestra ahora evidente. Si las cosas van mal, y hablamos de una inversión en torno a 11 millones de euros, se deja caer y quebrar a Cocheras Olívicas, y el negocio de la construcción, con sus beneficios, se lo queda el grupo Puentes y Calzadas. Y detrás de la construcción…, que venga alguien y pague o pierda el banco tontaina o listillo que prestó los 11 millones, 200 veces el capital social de la sociedad instrumental o pantalla. El banco listillo resultó ser el Banco Popular.

Nuestro gobierno dirigido por Abel Caballero, primero junto con el BNG en 2008 y después solo, tragó y colaboró. ¿Cómo?, lo iremos demostrando en posteriores entregas, pero les dejo una pista: ¿es tan tonto Abel Caballero y el PSOE como para que se la clave una empresa que recibió la adjudicación de un gobierno del PP que se despedía del poder?, yo no me lo creo.

Un pellizquito para empezar 2

Pues al final teníamos razón.

Durante los últimos dos años hemos venido diciendo el marasmo, el desastre de la gestión del gobierno de Abel Caballero. Había que llegar al 24 mayo tapando las vergüenzas. PP y BNG tragaron, como no. La prensa tragó, como no. Y ahora ustedes y yo pagamos. Pagamos estos más de 6 millones de euros, mil millones de las antiguas pesetas, que son el aperitivo de lo que se nos viene encima. Concesiones y contratos mal hechos, empresas creadas ad hoc para concesiones municipales mal hechas, prisas para inaugurar y magia potagia, comisiones incluidas, ahora son más de 6 millones en los aparcamientos de Puentes y Calzadas. Pero lo que viene después es el Auditorio Mar de Vigo, donde también está Puentes y Calzadas. Apunten ahora 6 millones para ellos y más tarde, antes de diciembre, otros 50 más.

Dos cositas que deben saber: en la asesoría jurídica de la empresa matriz de la concesionaria, Puentes y Calzadas, trabaja como asesor jurídico, y lo hace bien, don Tomás Pérez Vidal, aquel brillante presidente del parlamento gallego por el PP natural de O Barco de Valdeorras. Adjudicó el PP el contrato de aparcamientos en 2007 pero es Abel Caballero y sus gobiernos, incluyendo el bipartito con el BNG entre 2007 y 2011, el responsable de los cambios del pliego que ahora nos van a costar 6 millones de euros de entrada.

Mismas chapuzas, cambios de pliego y contratos, empresas que “extrañamente” coinciden, concejales que “extrañamente” coinciden, alcalde que “extrañamente” coincide. ¿Saben lo que también coincide?, que el agujero lo pagamos ustedes y yo, y las comisiones y los materiales también.