¡Qué envidia me da Oporto! 1

Hoy ha tomado posesión la nueva corporación municipal de Oporto tras las elecciones que le dieron la mayoría relativa al independiente y antiguo apoyante de Mario Soares, Rui Moreira.

Lean por favor la magnífica entrevista que le hacen los periodistas del periódico Público y entenderán por qué tengo, a la hora en que escribo estas líneas, la sana envidia que tengo de la sociedad portuense.

No quiere ser por decreto presidente del área metropolitana, quiere colaborar con los otros alcaldes y municipios que la forman. Su principal compromiso no es el cemento, ni las aceras, sino la cohesión social y quiere, para luchar contra la pobreza, aprovechar la red social, el tejido asociativo del voluntariado que ya existe en la ciudad. Es decir, no va a dividir a la ciudad entre buenos y malos. No habla de la ciudad deportiva del Porto F.C., ni de ser una segunda capital a Lisboa, es más, el doctor Costa, alcalde de Lisboa, ¡estaba en la toma de posesión!. Por último, suma a su gobierno al PS y quiere unir a la ciudad.

Cualquier parecido con lo que vivimos en Vigo es una alucinación. ¿Podremos algún día tener un alcalde normal, comprometido con Vigo y sus ciudadanos?. La respuesta la tendremos todos los vigueses, en nuestro voto, el último domingo de Mayo de 2015. Hasta ese momento, construyamos una alternativa ciudadana sólida a los viejos aparatos de los partidos que fagocitan nuestro presente y futuro. Ese es el reto, ese es el mayor desafío para el Vigo de 2015.