¿Permuta o pelotazo? 2

Hemos recibido informaciones inquietantes sobre el cambio de uso que se está tramando para el antiguo edificio que era la sede central de Caixanova en Vigo.

El edificio central de la antigua Caixagalicia en A Coruña, cuando hizo falta liquidez por la nefasta gestión de Méndez, se vendió a un fondo o sociedad inmobiliaria perteneciente al señor accionista mayoritario de Inditex, Amancio Ortega. Caixagalicia y después Novacaixagalicia, pasaron a pagar un alquiler. Los nuevos propietarios de Abanca han decidido recuperar la propiedad, puesto que han seguido al pie de la letra el nefasto acuerdo de Julio Fernández Gayoso por el que se cedía la sede fiscal a A Coruña. Para recuperar la propiedad, le ofrecen al señor Amancio Ortega la permuta del edificio de A Coruña, que pasaría a ser propiedad de Abanca, y don Amancio se haría con el edificio de la antigua Caixanova, ubicado en el cruce de las calles Colón y García Barbón de Vigo. La explicación por los nuevos propietarios de Abanca es clara, en Vigo no hay servicios centrales, y con el antiguo edificio de los anteriores servicios informáticos de la extinta Caixanova les es más que suficiente para sus necesidades de jefatura de zona. Para Amancio Ortega la cosa está también clara, más de 5.000 metros cuadrados en pleno centro de Vigo es también un magnífico negocio.

¿Dónde reside entonces el problema?, sólo en la necesaria autorización municipal del cambio de uso del edificio. Pues bien, señores del Ayuntamiento de Vigo, señor Abel Caballero, plántense y digan no al cambio de uso y defiendan ahora lo que ustedes y Julio Fernández Gayoso entregaron antes, en bandeja de plata, a A Coruña.

Así Vigo no irá bien 1

He estado callado unos días, quise ver qué pasaba con las nuevas caras del PSOE pero también quise ver qué pasaba en Galicia. Del PSOE hablaré otro día pero como decimos en Galicia, non cheira ben, creo que no hubo cambio y sí creo que hubo un apaño de unas élites que quieren seguir abusando de su poder institucional y orgánico, pero dejemos que hablen los hechos, a veces solo hay que esperar.

Ahora bien, lo de la relación Vigo – Galicia me moviliza. Si en algún momento pude pensar que no harían falta nuevos agentes políticos para producir el cambio, los hechos me devuelven a la exigencia de un cambio posible y necesario. El fracaso de Caixanova, la fusión, el saqueo…, hubo responsabilidades en las élites de Vigo, representados por el trío Gayoso-Pego-Caballero que cedieron la sede a cambio de sus chanchullos. Ahora, llega Núñez Feijóo y la remata, tomando la decisión de fijar la sede de A Fundación en A Coruña. El señor Nuñez Feijóo, además de cometer un error gravísimo, ha perdido la oportunidad de pasar a la historia de Galicia como un hombre de equilibrio entre el norte y sur de Galicia.

Los errores de Abel Caballero no justifican que el señor Núñez Feijóo tome una decisión que desequilibra todavía más el resultado de la fusión. Es demasiado serio pero Vigo ha perdido por dos goles injustos. Un gol, la sede de Novacaixagalicia, nos lo metieron las élites de Vigo, pero este segundo gol nos lo mete un presidente censado en Vigo y al que yo consideraba una persona equilibrada y justa.

Así no, ni con Abel Caballero ni con Nuñez Feijóo, Vigo necesita cambio, pero cambio seguro, cambio drástico, cambio en favor de los ciudadanos, cambio que toque los intereses de las élites, cambio que toque los intereses de Abanca para que el señor Escotet sepa que nada es gratis.

Mañana hablaré de una operación urbanística donde tiene interés Abanca, de permutas de edificios y de otras cosas. Mañana explicaré cómo se defiende Vigo frente a esa agresión gratuita de situar la sede de A Fundación en A Coruña. Menos declaraciones grandilocuentes y más actos defendiendo los intereses de Vigo, aunque suponga enfrentarse a Amancio Ortega.