La boda nostra 2

Llevamos más de 4 años denunciando las redes mafiosas de enchufes, adjudicaciones de obras y servicios, connivencias delictivas entre representantes políticos de nuestra ciudad, contratistas y empresas que trabajan para nuestro Concello. Hemos sido una voz que clama en el desierto mediático, donde salvo algún medio de comunicación, se empeñan en ocultarle a los vigueses que las élites políticas, funcionariales y empresariales se reparten obras y servicios, y empleos, mientras los valiosos jóvenes vigueses se van al exilio económico.

La justicia tiene abiertas tres causas: Patos, el enchufe de la cuñada de Carmela Silva y Hormigón, a pesar de que la mayoría de vigueses lo ignoren. A los vigueses del común les gustaría ver la boda que la pasada semana se celebró en la iglesia del Berbés. La novia era doña Alba Rivas, hija de don Ángel Rivas, concejal imputado en la causa de la Patos y el caso Hormigón. El novio era don Juan José Escolar, funcionario de la Autoridad Portuaria de Vigo, imputado en la causa de la operación Patos con su suegro.

Los vigueses deberían saber, si los medios les informasen de ello, que la feliz pareja va a vivir en una coqueta vivienda que la señora Alba Rivas consiguió por sorteo, ¡qué suerte!, otorgada por el consorcio para la rehabilitación del Casco Vello. Este organismo se financia con dinero de la Xunta y el Concello. Cuando la suerte llamó a la puerta de la feliz Alba Rivas, su papá era concejal en ejercicio en el gobierno municipal del señor Caballero. Pura coincidencia.

Las “casualidades” no acaban ahí. Papá Ángel Rivas, fue miembro del consejo de administración de la Autoridad Portuaria siendo don Abel Caballero presidente del ente, y siguió siéndolo cuando el señor Paz sustituyó a Don Abel en el Puerto de Vigo. La responsable política del nombramiento de papá Rivas, en el consejo de la Autoridad Portuaria, fue la señora María José Caride, a la sazón conselleira de Política Territorial y en la actualidad, casualmente, concejala de Urbanismo y compañera de gobierno municipal de papá Rivas, en el tercer gobierno vigués que preside Caballero tras nueve años triunfales. Pura casualidad también, ¿verdad?.

Termino. Doña Alba y don Juan José se conocieron en el puerto, donde la señora Rivas tuvo un discutido puesto de telefonista, para lo que hubo que correr lista y, casualmente, coincidiendo con su papá como miembro del consejo de administración. Por último, doña Alba perdió su contrato de telefonista con la llegada al puerto de un presidente del PP, pero la suerte, o la casualidad, la volvió a elegir para trabajar en una empresa, Marpolgal, concesionaria de servicios de la Autoridad Portuaria de Vigo. Casualidades de la vida.

Estos días están declarando testigos y antes lo hicieron los imputados en la operación Patos. Señor Horro, fiscal, señora magistrada juez del juzgado número 7: ¡qué pena de fotos para ver como mienten los testigos y los imputados!. Estamos ante una red de tráfico de influencias y favores materiales de todo tipo en torno a contratos públicos. En Italia a eso le llaman mafia politicastra, en Vigo son puras casualidades y nadie le da importancia. Disfruten vigueses de lo felices que son nuestras élites, Caballero al frente. Pagamos todos y parece que nos gusta.

La paja y la viga

El Concello de Vigo aprobó en 1993 un reglamento municipal de participación ciudadana que en aquel tiempo fue considerado modélico. Por primera vez se introducía en un ayuntamiento español de más de 20.000 habitantes el derecho a hablar en un pleno a un ciudadano o un grupo de ciudadanos y se creó el primer consejo económico social municipal, que debía dictaminar los presupuestos y que en el caso de Vigo, cobró gran relevancia cuando en 1995 surgió la guerra del fletán. Aquella corporación perdió en 1995 las elecciones.

El señor Caballero, usando su mayoría absoluta, acaba de aprobar un reglamento del pleno municipal que restringe las libertades de participación y expresión de los grupos políticos municipales, los concejales y los ciudadanos. Algunas televisiones generalistas como Cuatro, La Sexta, se han hecho eco. Incluso la prensa local y los grupos municipales le dan gran relevancia al tema. Pues permítanme que les diga este humilde servidor, parte de aquella corporación que aprobó el reglamento en 1993, que electoralmente se equivocan. La guerra del reglamento a la mayoría de los vigueses se la bufa, creen que es una guerrita de políticos. Todos iguales y los medios de comunicación adictos a la pareja feliz destacan el reglamento y tapan la malversación, la prevaricación y la falsedad de documento que la jueza sospecha que existe en el caso del trabajo ficticio de doña Vanessa Falque, cuñada legítima de doña Carmela Silva.

El reglamento no hace daño electoral, la corrupción sí, por eso Caballero y Silva están encantados de que la Marea y el PP vayan al juzgado por el reglamento, y no vayan por la corrupción a los juzgados, dejándonos esa tarea a este ciudadano y a la plataforma Xuntos. Señores y señoras de la oposición municipal en Vigo (Marea y PP): se equivocan de agenda, lo que no sé es si lo hacen por incapacidad o por cálculos futuros. Por supuesto que está bien que vayan por el nuevo reglamento, que es un escándalo, pero lo que haría daño es lo otro, créanme y fíjense si no en lo que pasó en 1995. Ustedes de momento están en la paja, la viga nos queda para otros y así es difícil echarlos.

Luces y sombras sobre ruedas 2

El 18 de mayo el presidente del grupo PSA, Carlos Tavares, presentó en Vigo el nuevo vehículo que se empezará a montar en la planta Citroën del polígono de Zona Franca. El vehículo que empezará a salir de la segunda cadena de producción en 2020, será de la marca Peugeot, tramo de precio medio-bajo, vendrá a sustituir al actual 208 y se piensa que por su precio, tendrá una gran demanda, con lo que la planta de Vigo, que desde 2017 tendrá la exclusiva del modelo K9, furgoneta, podrá volver a estar entre las 450.000 y las 500.000 unidades producidas al año, cifras que no se conocían desde 2007. Ese es el precio de la crisis loca del capital financiero, 13 años para volver a los niveles de vida y empleo, por el camino sacrificios salariales y de derechos, pero también mejoras en eficiencia y modernización industrial.

Ayer, en la foto de Tavares y Feijóo, eché en falta a Abel Caballero y recuerdo cuando en 1993, en Moncloa estaban Felipe González y el presidente de PSA de aquella, y a su lado este humilde vigués, para presentar el plan que duró hasta el año 2005. En el caso actual, Caballero estaba en Madrid, viendo a Susana Díaz y nadie le echó en falta porque estas conversaciones para sacar el nuevo proyecto industrial adelante, no lo tuvieron en cuenta, sabedores en París, en una empresa con capital estatal francés, que lo de Caballero son las aceras de granito y hormigones Valle Miñor. El director de la planta de Vigo, el señor Yann Martin, piensa que los políticos de la zona, Caballero incluido, son poco prácticos y no se preocupan suficientemente del interés general.

Bueno para Vigo el acuerdo de ayer, malo que hayamos perdido peso en la consideración de PSA, por los errores de Caballero. Si viviera el viejo señor Lemos, dueño del restaurante Las Bridas, desaparecido, nos podría contar aquella tormentosa reunión entre el director de planta de Citroën que tuvo q esperar por Caballero más de 2 horas y hubo que ir a buscarlo a casa. Se había olvidado el prócer vigués de la cita.

Fiascos y más fiascos 2

¿Dónde quedan los grandes proyectos de Abel?

Érase una vez una ciudad que pasó de ser la número 1 de renta y PIB per cápita en Galicia en 2005 a situarse como tercera o cuarta en Galicia en 2015. Esa misma ciudad tenía más de 30.000 parados, y por primera vez en su historia, no crecía demográficamente, es más, por primera vez eran más los vigueses que se iban a vivir y trabajar fuera, que los foráneos que escogían Vigo para vivir y trabajar. Esa ciudad se llama Vigo y la dirige un alcalde, Abel Caballero, encantado de su relación con las élites que marcaron el declive de la ciudad. Apadrinó como doctor honoris causa a un tal Gayoso, que hundió Caixanova. Jugaba al tenis y era amigo de Manuel Fernández de Sousa, el hundidor de Pescanova que engañó a 20.000 accionistas. Cedió locales a la mujer de Manuel rodríguez, dueño de Rodman, que vendió su empresa a un chino perseguido por corrupción y delitos económicos. Este gran prócer hijo adoptivo de la Coruña prometió cambiar la ciudad con los siguientes proyectos:

- El pirulí de Jean Nouvel, cuando estaba en el puerto, al que acompañó de una Disneylandia en la zona de las Avenidas con pasaje submarino acristalado, y para rematarlo con un centro comercial en Beiramar.

- La reforma de la Praza do Rei, el Concello y la ladera del Castro, que le fue confiada en forma de maqueta y dibujo al gran arquitecto Rafael Moneo, que no hizo sus trabajos gratis, sino a cambio de una cantidad de dinero. En este proyecto el gran Abel llegó a buscar socio empresarial y el elegido, como no, fue una empresa inmobiliaria de Gayoso y Caixanova, Raminova. No solo no se movió un papel sino que Caixanova desapareció y Raminova liquidada.

- La grandiosa playa de Samil fue recuperada en dos ocasiones sobre el papel por nuestro prócer, acompañado de su discípula Elena Espinosa. Samil sigue igual, eso sí, hicimos un chiringuito nuevo de algún conocido sobre ese arenal que íbamos a liberar y regenerar.

- Pero quedaba el último cartucho: la gran y estupenda estación del AVE con centro comercial, campo de fútbol incluido en la terraza para el modesto Casablanca. Aquí el socio escogido por nuestro visionario era el ministro Blanco, el que se olvidó de declarar puerto nodal al puerto de Vigo mientras Abel tragaba. Como Abel y Blanco son de pueblo, se hicieron las Américas para buscar otro premio Pritzker para su fastuoso proyecto, Thom Mayne. Ahora sabemos que el concurso para ese proyecto ha vuelto a quedar desierto, vamos, que no hay quien se quiera arriesgar a poner dinero en la milonga.

Por el camino, Abel consiguió que por primera vez suspendieran el Plan General de Ordenación Municipal, por defectos graves en la tramitación.

Pobre Abel, pobre Vigo, pero todo esto es cierto y los vigueses y sus altavoces callan, la oposición se hace desde estas páginas y algunos juzgados. Así, así se hundió el Titanic.

Viguismo de mentira, viguistas de hojalata

Cada vez que oigo a los patriotas me acuerdo de aquella frase de un político inglés que afirmaba que los patriotas son canallas que ocultan sus delitos y mentiras detrás de las banderas. Pasen a internet y lean las declaraciones del señor Méndez Romeu, en los años 2006 y 2007, sobre la posible área metropolitana de Vigo y descubran, azorados como yo, que este individuo es el candidato que apoya el actual alcalde de Vigo, que miente cuando dice que pone a Vigo por encima de todo.

Este tal Méndez Romeu, de aquella conselleiro de presidencia de la Xunta, presidida por el inefable Touriño, dijo cosas como que el área metropolitana de Vigo tenía que ser conjunta con Pontevedra ciudad. Después pretendía crear un área metropolitana supeditada a la Xunta de Galicia que tendría el 40 por ciento de votos en su mano y con una presidencia rotatoria de cada alcalde, de tal modo que Vigo presidiría el área metropolitana cada 7 años, y solo seis meses. Dentro de su ignorancia y mala fe, llegó a mandar un texto que hablaba de consorcios metropolitanos y que no fijaba la capitalidad ni de los consorcios, no fuera a ser que Vigo tuviera protagonismo. Lean, lean la hemeroteca de los horrores antiviguistas de Méndez Romeu y ríanse porque este enemigo declarado de Vigo y el viguismo es el candidato que el señor Caballero quiere poner primero al frente del PSOE y después ser presidente de Galicia. “¡Joder que tropa!” decía Romanones. El viguismo de Abel, hijo adoptivo de A Coruña por revivir Alvedro, se manifiesta en intentar poner al frente de la Xunta a un señor que se quiere cargar el protagonismo y el área metropolitana de Vigo.

Los patriotas españoles tienen su dinero en Suiza y Panamá, los viguistas de Abel venden las aspiraciones de Vigo en el altar de las alianzas corruptas de los partidos. Otra mentira más al descubierto, otra careta que se cae, pero nadie en la prensa ni en los medios se atreven a recordar estas verdades. Es más, los pobres afiliados del PSOE de Vigo callan y tragan y los chicos y chicas del PP, Mareas, Podemos, Sindicatos, miran para otro lado. No se merece Vigo tan mala gente, pero es lo que hay, de momento.

Otro fiasco

En los últimos diez días una mala noticia ha sacudido un poco la modorra, el sopor en que se mantiene narcotizada la sociedad viguesa. Aunque la empresa TERMAVI, los que mandan en carga y descarga del puerto de Vigo, lo sabían desde hacía tiempo, callaron y callaron que su oferta para operar el tráfico de contenedores de MAERSK en la terminal viguesa era peor que la presentada por una empresa de la competencia en el puerto de Marín.

Una vez más los capos, los que mandan, la cagan y 1.800 millones de mercancía que se manipulaban en puerto de Vigo se pasarán a manipular, si no lo remediamos, en el puerto de Marín. Calculen las horas de trabajo y los millones de euros que perdemos toda la sociedad viguesa por la negligencia de un trocito de nuestras élites. Porque esta no es una decisión que se la debamos a Feijóo, como intenta acusar Caballero, esto se lo debemos a TERMAVI, empresa concesionaria de la carga y descarga de contenedores ya en los tiempos de Caballero en el puerto de Vigo. Quienes hicieron una mala oferta fueron los jefes de TERMAVI, parte de esa élite empresarial y política que nos lleva al declive. Hoy TERMAVI, ayer Gayoso en Caixanova, Viñas y García Costas en Barreras. Pongámosle nombres y vean lo que sale.

Pero mi obligación es dar una solución: el Concello de Vigo en pleno, y a Abel Caballero le sobran votos y concejales para hacerlo de inmediato, debe presentar las acciones judiciales, civiles, penales y administrativas que permitan cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que declara ilegal el muelle de Marín donde pretende operar MAERSK a partir del 18 de mayo. En un estado de derecho hay que defender la legalidad y el muelle de Marín es ilegal, por tanto no se puede usar y debe ser clausurado hasta que cumpla con los requisitos legales vigentes.

Eso, usar la ley para defender Vigo, caiga quien caiga, es lo que hay que hacer y no buscar falsos culpables, escurrir el bulto o escaparse por los cerros de Úbeda. Eso fue lo que propuse hacer cuando el FROB infravaloró el capital de Caixanova, y que Abel Caballero no hizo para no molestar a Zapatero y destapar la desastrosa gestión de Gayoso. Veremos si tienen el valor cívico y político de usar las armas que el estado de derecho nos brinda, o simplemente haremos una comedia bufa más de localismo populachero, jaleado por los altavoces pagados de siempre. Veamos editoriales y votaciones en plenos, Concello, Diputación y Autoridad Portuaria y no lamentos lastimeros. De momento, solo se ha convocado el consejo de la Autoridad Portuaria que preside López Veiga, del Concello que preside Abel Caballero no sabemos nada, pero tampoco de la Marea, el PP o Podemos.

Y aquí no nos enteramos

Interesante lo que se dice en esta página del libro “TAP: Caixa Negra”, en la que Rui Moreira, alcalde de Oporto, y su jefe de comunicación ponen blanco sobre negro la relación entre Abel Caballero y Faro de Vigo, que nadie denuncia en Vigo y que no sabemos cuanto nos cuesta porque PP y Marea no se atreven ni a preguntar ni a investigar en las cuentas municipales.

Con una oposición domesticada y lo medios controlados, la calidad de nuestra democracia local es manifiestamente mejorable.

Localismos 2

Vean la estúpida batalla en que nos han metido los dos oportunistas que presiden los ayuntamientos de Vigo y Oporto, que a pesar de ellos son ciudades hermanas desde los años 60 y que en los años 90 parieron juntas el Eje Atlántico, organización transfronteriza fundada en 1992 que agrupa hoy a 24 ciudades de Galicia y norte de Portugal.

Con insultos y desprecios a Vigo, el alcalde de Oporto no va a ganar la guerra de la regionalización frente al centralismo lisboeta. Despreciando las sinergias posibles con Oporto, Vigo no va a colocarse con fuerza en el mapa de las eurociudades ni en el mapa mundial de metrópolis. A pesar de Caballero y Rui Ferreira, Vigo y Oporto son más fuertes juntas que enfrentadas, y el interés general de vigueses y portuenses no coinciden con los intereses electorales de estos personajes que han hecho del localismo una forma de vivir políticamente beneficiosa para ellos.

Qué pena y que la gente de Vigo y Oporto callen ante tanto sinsentido de sus élites.

Calígula en Vigo 1

En esta semana de pasión, Roma y Vigo inauguran por primera vez una conexión aérea directa. Será el viernes día 25.

Pero el miércoles día 23, y quizás para imbuirnos del ambiente imperial romano, nuestro sátrapa decidió emular a aquel emperador, conocido como Calígula, que decidió nombrar cónsul a su caballo. Vigo no tiene cónsul, y por eso por primera vez en nuestra historia, será la persona de confianza más estrecha del regidor de turno la que lea el bando de la Reconquista. Así es, Carmela Silva, el otro yo de Abel Caballero, a pesar de que los periódicos no lo anuncien mucho. Va Vigo cada día pareciendo más una comedia bufa.

Y no se pierdan el lío que se ha montado con los Vigueses Distinguidos y la negativa de Cáritas a dejarse manosear por Caballero. Esto, lo del bando y su autor encargado, lo de Cáritas, lo ha hecho el insigne Abel Caballero, el sólo. No fue Feijóo ni el lobby de A Coruña, ni el alcalde de Oporto ni el de Santiago de Compostela.

Calígula nombró cónsul a su caballo preferido, para que ustedes lo sepan. ¿Y nadie dice nada salvo esta página?, cosas de la libertad de expresión y la falta de.

Un mes de gloria

Por razones no he podido escibir en los ultimos 45 días, pero créanme que no hay nada nuevo bajo el sol en esta ciudad.

Además de consolidarse los datos estadísticos que demustran nuestro declive como la perdida de censo y el atraso en nivel de renta respecto a Santiago de Compostela y A Coruña, cosa sabida y que seguirá, Vigo se ha peleado con el alcalde de Oporto, con el de Santiago, y hemos hecho el ridículo el pasado lunes en el inicio de las obras de la tesorería territorial de la Seguridad Social en los antiguos locales de La Metalúrgica. Vean el vídeo y las noticias de prensa y díganme si nos merecemos estos líderes políticos y lideresas. Y lo digo no solo por Abel y su banda, sino también por lo que hay enfrente.

Los señores del PP municipal y de La Marea se callan ante los 6 millones que Abel Caballero quiere dar a Cocheras Olívicas, pero también callan cuando Abel Caballero nombra jefe al señor Orúe, que no tiene la titulación y que montó administrativamente los expedientes de gasto menor que la señora juez relaciona con los pagos a IMESAPI de los contratos de gasto menor que permitirían pagar a la cuñadísima de Carmela.

Por cierto, Santos Héctor mintió como Urdangarín cuando dijo que no conocía a la señora Falque. Es pública y notoria su relación amistosa en la sede del PSOE o cuando estuvo en el primer plan de empleo financiado por la Xunta en el primer mandato de Caballero como alcalde. El puesto de trabajo de la señora Falque durante más de nueve meses estaba a menos de 3 metros del despacho del sindicalista y concejal, que ahora niega conocerla. ¿Será verdad y a causa de que la señora Falque no se pasaba mucho por su puesto de trabajo?.

Por último, los periódicos del régimen, que el día 13 de Febrero dijero que Lyon y Vigo estaban hermanadas port el puerto y la industria automóvil. En Lyon poca industria del automóvil y un puerto fluvial que no tiene nada que ver con un puerto como el de Vigo. Pero a Vigo nos engañan con cuentos.