El capitán araña

Hay un dicho español que explica a la perfección la conducta de las personas que embarcan a otras en aventuras y ellos, por si acaso, se quedan en tierra. Estos últimos tres días, el ínclito Abel Caballero estña haciendo una vez más de capitán araña, ahora con el futuro de La Panificadora. Lean ustedes sus declaraciones, abundantes y profusas, donde explica lo que tiene que pagar la Zona Franca y lo que tiene que hacer en la parcela de La Panificadora. Eso sí, de la parte municipal y de los dineros no dice casi nada. Estamos ante una magistral lección de superchería y propaganda, además falsa, porque el planeamiento vigente es el denostado Plan de Ordenación Urbana de 1993. Recordemos que su PXOM “guay” se lo tumbó el Tribunal Supremo.

Me temo que esto de La Panificadora de Caballero y sus altavoces mediáticos se va a quedar en lo mismo que el Pirulí de Jean Nouvel, el nuevo Ayuntamiento de su amigo Moneo, su genial centro comercial Beiramar o el hijo putativo de él y José Blanco, el centro comercial de Thom Mayne: en nada. Lo único que fue capaz de terminar, fue parido por otros, el Auditorio Mar de Vigo, y se encargó de jorobarlo con sus apaños para su amigo condenado Gayoso. Sepan que estamos pagando dos veces el Auditorio. Cada año le metemos 1,5 millones de euros en alquiler de unas instalaciones…¡nuestras!, ¡genial!.

Esto de La Panificadora huele a negocio para los Valcarce y los Fontán, aquellas familias elitistas que tenían aquella televisión ilegal, Televigo, donde nuestro Caballero empezó a copiar el “Aló Presidente” de Hugo Chávez.

Deje un comentario