Un amigo ejemplar

Estos días el ínclito Abel Caballero ha dicho que Manuel Rodríguez es un empresario ejemplar y que su cese como vocal del Consorcio de la Zona Franca, donde sentaba su culo desde mediados de los años 80 cuando el señor Caballero, a la sazón ministro del segundo gobierno de Felipe González, indujera su nombramiento, era una purga. La gente del común debe saber cosas de este corcho que lleva más de 20 años como vocal, sobreviviendo a cuatro cambios de delegado del estado en Zona Franca. Un corcho que vio pasar delante de sí a seis alcaldes antes de la llegada de su amigo Caballero en 2007. Un corcho que vio pasar cuatro presidentes de gobierno, y él siempre se mantenía en su puesto de vocal.

Este hombre, que empezó como un subcontratista de ASCON, ha escalado hasta acumular un gran número de empresas. Sin duda su primer golpe de fortuna fue cuando el estado, con vaya sorpresa Abel Caballero de ministro y su alumna Elena Espinosa en la ZUR, le regalamos los varaderos de ríos y Meira que habían quedado vacíos tras el traumático cierre de ASCON, película los lunes al sol. ASCON pasó a ser Metal Ships y Polyships con dique flotante, el único en Galicia, dentro del pack regalo del gobierno donde estaba Abel Caballero, inicialmente diputado en las cortes por A Coruña. El gobierno donde estaba Abel concedió vía ayudas del fondo de empleo de la reconversión, más de 400 millones para recolocar parados del naval, incluso de ASCON. Verán que este es un pelotazo en toda regla que solo se puede hacer con la complicidad del poder, complicidad que “Rodman”, ápodo con el que se le conoce, siempre tuvo con el poder.

Bueno, siempre no. Era 1993 y Rodman con la complicidad de Espinosa, entonces presidenta de la Autoridad Portuaria, propuesta para variar por Abel Caballero, y López Peña como delegado del estado en Zona Franca, consigue primero la concesión portuaria y después la declaración de zona franca, exenta de impuestos, para meter una macro gasolinera con 30 millones de metros cúbicos de combustibles en el relleno de Bouzas. La empresa se llamaba Petrovigo. La intención: vender combustible sin IVA a los barcos de gran tonelaje que pasan delante de las islas Cíes. Muchos vigueses se movilizaron para impedir ese atentado contra la ría y nuestro mayor patrimonio medioambiental. Todos los permisos del gobierno central comandado por el PSOE y la Xunta de Manuel Fraga estaban dados, pero había un pequeño problema: no había plan del puerto que diese cobertura a semejante idea y el Plan General de la ciudad no preveía esos usos. El Concello de Vigo con el alcalde Príncipe dijeron no y Vigo respiró tranquila. Se supo después que la operación era vender Petrovigo con la licencia municipal a la empresa saudí ARAMCO…. Otro pelotazo más grande que el de ASCON, pero este no salió porque un gobierno municipal no se vendió ni traicionó a ciudad.

El gobierno socialista y el PP mimaron siempre a Rodman. Miles de millones de pesetas salieron bien de los presupuestos generales vía lanchas de Guardia Civil y Aduanas, bien vía créditos a países del tercer mundo para ayuda al desarrollo que se utilizaban para pagar barcos de poliéster que hacía Rodman. Pero miren si cuida Manuel Rodríguez a los que le ayudan, que la señora Espinosa y el señor López Peña terminaron trabajando en su grupo empresarial. Puertas giratorias en estado puro. Y para terminar, la venta del grupo a un magnate chino encarcelado por corrupción y con vínculos denunciados por la CIA con las élites corruptas de Angola.

Este es el ejemplar amigo de Caballero que se sirve para provecho propio de sus conexiones con el poder. Detrás de él siempre el escándalo, trafico influencias, etc. Y dejo para otro día su historia con Caixavigo y la de la recomendada de Abel, doña Pilar Cibrán. Habrá más y más sabrosas historias de para lo que no debe servir el poder político. ¿Entienden ahora el cabreo de Caballero con Pedrosa por la “purga”?. Bien doña Teresa por no tragar los negocietes del sátrapa.

Deje un comentario