Tan lejos y tan cerca

La librería Lello de Oporto, famosa en el mundo entero, será el día 31 de julio una de las pocas que a nivel mundial podrán vender desde las 12 de la noche, la nueva obra de Harry Potter. Oporto, otra vez más, estará en el mapa global de las ciudades. Recuerden que mueve más de dos millones de turistas cada año.

Vigo está hermanada con Oporto, es más, desde hace 24 años somos fundadoras y promotoras del Eje Atlántico, pero también desde mediados de los 90, las relaciones antes estrechas, se han ido debilitando hasta llegar al cero patatero en que están en este momento. ¿Cómo gana más Vigo: enfrentado o aliándose?. ¿Podríamos captar parte de esos dos millones de turistas anuales que recibe nuestra ciudad hermana?, ¿podríamos usar su presencia en el mapa global de ciudades del mundo, donde esta Oporto, para buscarnos un hueco?

Desgraciadamente ni en el pleno, ni en el gobierno del Concello de Vigo, ni en la sociedad civil, ni en los medios de comunicación de esta ciudad, se hace este debate y yo creo que es interesante para Vigo darse la mano con Oporto, para conseguir influencia en España y Portugal y también en Europa, para poder trabajar juntos en áreas de interés estratégico común como el turismo, la cultura, por citar solo dos. Esto no solo es posible sino que ya lo hicimos entre 1991 y 1995, y nos fue bien a las dos ciudades.

Imagínense si dentro de las actividades que se van a celebrar esa noche en Oporto, hubiéramos conseguido un hueco para una presencia de nuestros activos culturales o celebrar una de las actividades en Vigo en simultaneo con Oporto. Faltan imaginación, ideas y generosidad, lean lo que dice el propietario de la librería, él se siente comprometido en la promoción de su ciudad, ¿cuántos de los nuestros opinan y actúan así?. Reflexionemos todos a donde nos lleva este ombliguismo de creer que Vigo es el centro del universo. Esas ideas nos empobrecen y nos aíslan a todos los niveles. Cambiemos localismo por cosmopolitismo si queremos jugar en la liga de las ciudades globales, y si no lo hacemos seremos simplemente acores secundarios o terciarios de un sistema urbano global.

Deje un comentario