Viguismo de mentira, viguistas de hojalata

Cada vez que oigo a los patriotas me acuerdo de aquella frase de un político inglés que afirmaba que los patriotas son canallas que ocultan sus delitos y mentiras detrás de las banderas. Pasen a internet y lean las declaraciones del señor Méndez Romeu, en los años 2006 y 2007, sobre la posible área metropolitana de Vigo y descubran, azorados como yo, que este individuo es el candidato que apoya el actual alcalde de Vigo, que miente cuando dice que pone a Vigo por encima de todo.

Este tal Méndez Romeu, de aquella conselleiro de presidencia de la Xunta, presidida por el inefable Touriño, dijo cosas como que el área metropolitana de Vigo tenía que ser conjunta con Pontevedra ciudad. Después pretendía crear un área metropolitana supeditada a la Xunta de Galicia que tendría el 40 por ciento de votos en su mano y con una presidencia rotatoria de cada alcalde, de tal modo que Vigo presidiría el área metropolitana cada 7 años, y solo seis meses. Dentro de su ignorancia y mala fe, llegó a mandar un texto que hablaba de consorcios metropolitanos y que no fijaba la capitalidad ni de los consorcios, no fuera a ser que Vigo tuviera protagonismo. Lean, lean la hemeroteca de los horrores antiviguistas de Méndez Romeu y ríanse porque este enemigo declarado de Vigo y el viguismo es el candidato que el señor Caballero quiere poner primero al frente del PSOE y después ser presidente de Galicia. “¡Joder que tropa!” decía Romanones. El viguismo de Abel, hijo adoptivo de A Coruña por revivir Alvedro, se manifiesta en intentar poner al frente de la Xunta a un señor que se quiere cargar el protagonismo y el área metropolitana de Vigo.

Los patriotas españoles tienen su dinero en Suiza y Panamá, los viguistas de Abel venden las aspiraciones de Vigo en el altar de las alianzas corruptas de los partidos. Otra mentira más al descubierto, otra careta que se cae, pero nadie en la prensa ni en los medios se atreven a recordar estas verdades. Es más, los pobres afiliados del PSOE de Vigo callan y tragan y los chicos y chicas del PP, Mareas, Podemos, Sindicatos, miran para otro lado. No se merece Vigo tan mala gente, pero es lo que hay, de momento.

Deje un comentario