Otro fiasco

En los últimos diez días una mala noticia ha sacudido un poco la modorra, el sopor en que se mantiene narcotizada la sociedad viguesa. Aunque la empresa TERMAVI, los que mandan en carga y descarga del puerto de Vigo, lo sabían desde hacía tiempo, callaron y callaron que su oferta para operar el tráfico de contenedores de MAERSK en la terminal viguesa era peor que la presentada por una empresa de la competencia en el puerto de Marín.

Una vez más los capos, los que mandan, la cagan y 1.800 millones de mercancía que se manipulaban en puerto de Vigo se pasarán a manipular, si no lo remediamos, en el puerto de Marín. Calculen las horas de trabajo y los millones de euros que perdemos toda la sociedad viguesa por la negligencia de un trocito de nuestras élites. Porque esta no es una decisión que se la debamos a Feijóo, como intenta acusar Caballero, esto se lo debemos a TERMAVI, empresa concesionaria de la carga y descarga de contenedores ya en los tiempos de Caballero en el puerto de Vigo. Quienes hicieron una mala oferta fueron los jefes de TERMAVI, parte de esa élite empresarial y política que nos lleva al declive. Hoy TERMAVI, ayer Gayoso en Caixanova, Viñas y García Costas en Barreras. Pongámosle nombres y vean lo que sale.

Pero mi obligación es dar una solución: el Concello de Vigo en pleno, y a Abel Caballero le sobran votos y concejales para hacerlo de inmediato, debe presentar las acciones judiciales, civiles, penales y administrativas que permitan cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que declara ilegal el muelle de Marín donde pretende operar MAERSK a partir del 18 de mayo. En un estado de derecho hay que defender la legalidad y el muelle de Marín es ilegal, por tanto no se puede usar y debe ser clausurado hasta que cumpla con los requisitos legales vigentes.

Eso, usar la ley para defender Vigo, caiga quien caiga, es lo que hay que hacer y no buscar falsos culpables, escurrir el bulto o escaparse por los cerros de Úbeda. Eso fue lo que propuse hacer cuando el FROB infravaloró el capital de Caixanova, y que Abel Caballero no hizo para no molestar a Zapatero y destapar la desastrosa gestión de Gayoso. Veremos si tienen el valor cívico y político de usar las armas que el estado de derecho nos brinda, o simplemente haremos una comedia bufa más de localismo populachero, jaleado por los altavoces pagados de siempre. Veamos editoriales y votaciones en plenos, Concello, Diputación y Autoridad Portuaria y no lamentos lastimeros. De momento, solo se ha convocado el consejo de la Autoridad Portuaria que preside López Veiga, del Concello que preside Abel Caballero no sabemos nada, pero tampoco de la Marea, el PP o Podemos.