Admirador bienavenido 2

Si ustedes son lectores de Faro de Vigo, verán que en los últimos años don Manuel Gómez, que así firma, es un asiduo colaborador desde hace unos 6 años del diario decano siempre en defensa de las tesis del señor alcalde Abel Caballero. Su máxima expresión de paroxismo ha llegado  en los temas que podían afectar a su antiguo jefe, don Julio Fernández Gayoso y todo lo relacionado con la quiebra y hundimiento de lo que un día fue caja de ahorros municipal de Vigo.
Escribo esta nota aclaratoria porque ayer mismo, en una tertulia de conocidos, se hablaba de este ciudadano como un representante del vigués común, de la gente de a pie que vive de una humilde pensión y tiene problemas como usted o como yo para pagar la hipoteca o tiene algún hijo en la lista del desempleo. Cuando conté la biografía de verdad, la basada en hechos real, del personaje, algunos de los contertulios cayeron del guindo y comprobaron cuán poderosas son las terminales mediáticas del caballerismo y como no hay peor mentira que ocultar parte de la verdad.

El señor Manuel Gómez fue más de 20 años el fiel escudero de Gayoso con cargo de subdirector general y salario y prebendas propias de las élites cleptómanas de la ciudad que nos han llevado hasta donde estamos. El señor Manuel Gómez tenía un ojo profundo para los negocios y allí donde Caixavigo ponía un crédito al promotor inmobiliario, con nuestro dinero, él directa o indirectamente adquiría una propiedad en la promoción. Podría explicar el mecanismo el expresidente del R.C. Celta Elías Alonso Riego, que lo culpa de su ruina. Pero sería aún más divertido lo que nos podría contar Loureiro Benavides, el primer promotor vigués que se tuvo que escapar y que era el cliente más mimado de don Manuel Gómez. Pobres mil familias que tuvieron que pagar dos veces su casa, eran mediados de los años 80, ya antes de las preferentes hubo caceroladas de estafados en la puerta del edificio de Caixavigo en cruce de calle Colón. Es una pena que Faro de Vigo,  que tiene el mejor archivo gráfico de la ciudad, no nos ilustre con ese glorioso pasado de don Manuel Gómez.

Recuerdo cuando don Manuel Gómez me dijo a mí que cómo presentaba yo la declaración de hacienda en sus oficinas, pues él tenía tanto miedo a Quinteiro que solo lo hacía directamente ante la administración tributaria. Y se preguntarán quién era Quinteiro para que le tuviera miedo e incluso Gayoso dejase que su fortuna  la administrase una empresa externa y no la caja que presidía. Pues Quinteiro era el representante de los trabajadores de Caixavigo en los años 80 en el consejo de administración de la caja. El pobre Quinteiro, como denunciaba el nepotismo y corrupción existente en la caja, fue acosado y lo acabaron echando de la caja con un despido improcedente por obra y gracia de los Gayoso, Gómez y Benigno. Espero que Quinteiro algún día hable para que los vigueses no se olviden de los padres de la primera crisis de Caixavigo en 1986, de la segunda 1993 y de la última y definitiva en 2008. En la segunda crisis Manuel Gómez abandonó el barco y nunca mejor dicho, ya que una de las causas de esta crisis fue una la financiación excesiva de barcos de pesca por parte del susodicho.

Cuando cualquier médico publicamos un artículo que afecta a un producto farmacéutico, las reglas éticas nos obligan a hacer públicas nuestras relaciones académicas, económicas y profesionales con la industria farmacéutica, para que la gente juzgue si es una opinión libre o no. Sería bueno que en política se actuara igual. El señor Gómez merece que se conozcan sus vínculos económicos y su historia.

2 thoughts on “Admirador bienavenido

  1. Responder Ataturk jun 19,2015 15:57

    Principe trasparencia y me gustaría conocer de que tertulia hablas. ¿ Quizás socialistas excluidos ? Curiosidad sin más.
    Ataturk.

  2. Responder Juan Sin Tierra jun 29,2015 10:20

    Si los vigueses conociéramos la biografía real de la gente que e una manera u otra ha cortado el bacalao en esta ciudad comprenderíamos muchas cosas que ahora nos parecen anómala o de difícil justificación, como por ejemplo el caos urbanístico que hemos padecido, la falta de un transporte urbano más racional y ecológico, un sector empresarial viciado desde su organización empresarial, y cuyas cuentas ahora no salen, etc…..

Deje un comentario