Lección de humildad 1

La tormenta de ayer, con más de 100 litros por metro cuadrado, demuestra que ante la naturaleza toda obra humana es escasa aunque nos hayamos gastado en los últimos 8 años 140 millones de euros en renovar aceras.

Por otro lado, sí deberíamos aprender de la naturaleza en el caso de Balaídos. Ahora que se van a destinar 30 millones de euros, de entrada, en remodelar el estadio municipal, debería valorarse corregir la barbaridad que se hizo con el río Lagares en 1981 al construir la grada de río sobre el cauce mismo del río. A lo mejor se pueden evitar esas inundaciones crónicas, que los viejos vigieses no recordamos de antes de 1980 cuando el Lagares discurría a cielo abierto. Sería bueno para el río, para los ciudadanos de la zona e incluso para Citroën. Anímense, hagan las cosas bien, respeten la naturaleza que será mejor para todos y todo.

One comment on “Lección de humildad

  1. Pingback: Infumable - Carlos Príncipe

Deje un comentario