¿Por qué nos callamos? 6

La gloriosa opinión pública y publicada de Vigo ha pasado en silencio por los datos estruendosos del informe Ardán, que como algunos de ustedes sabrán, se empezó a redactar en 1994, cuando presidía el Consorcio de la Zona Franca un tipo llamado Carlos Alberto González Príncipe.

Me empeñé en que desarrollando el plan estratégico de Vigo de 1993, aprobado solemnemente por el comité ciudadano en un acto realizado en el salón regio del Círculo Mercantil para realzar que era un plan de toda la ciudad, de su sociedad civil, Vigo tuviera un observatorio empresarial de toda Galicia y un observatorio socioeconómico del área metropolitana. Decidimos que el observatorio empresarial de Galicia lo desarrollase el Consorcio de la Zona Franca y la Fundación Provigo se encargase el observatorio socioeconómico del área metropolitana de Vigo. 20 años después, el informe Ardán todavía existe, pero la Fundación Provigo vegeta, más en estos últimos 7 años, y del observatorio que dirigió durante un tiempo el señor Outes, reciente candidato de IU para el Parlamento Europeo, nunca más supimos.

Resumiendo lo que nos muestra el informe Ardán 2014, hace 20 años eramos la ciudad número uno en la economía gallega y la única que tenía datos semestrales para corregir nuestros errores y prepararnos para el futuro. Hoy somos la número dos y a mucha distancia de la primera y no sabemos cómo somos ni cómo estamos en nuestro tejido económico y social. Sin duda, si queremos recuperar liderazgo, tendremos que empezar por saber analizar nuestra realidad socioeconómica y poner en valor nuevas áreas de producción que ayuden a crecer más y mejor. Ese es el cambio.

La autocomplacencia y el narcisismo de hoy son los responsables de nuestro declive demográfico, económico y político. Ni Dios, salvo algunos, levantamos la voz contra esta vergonzosa situación, y así nos va.

6 thoughts on “¿Por qué nos callamos?

  1. Responder Ataturk. jul 1,2014 22:42

    Me preocupa ver la falta de opinión y crítica que existe en mi ciudad, en Vigo, y como muchos que antes lo hacían son silenciados con prebendas institucionales.
    Como soy de esos, ALGUNOS, que salva Don Carlos en su escrito, me permito llamar la atención a mis conciudadanos para pedír participación responsable y lucha por esta ciudad. Nos vá en ello el futuro, no solo nuestro sino de nuestros hijos.
    Y seguiré opinando en este blog, mientras Príncipe me lo permita, aunque solo sea para plasmar mi apoyo a él y a todos los que claman, a veces en el desierto, por una ciudad mejor.
    Ataturk.

  2. Responder Miguel Mosquera Claro jul 2,2014 12:09

    Desde que murió el dictador, es cierto que hemos pasado una Transición e instaurado una Democracia. Decíase entonces que nuestra Constitucion del 78 era una de las más completas y progresistas del momento.
    Durante la Transición el tráfico de influencias era el pan nuestro de cada día. A día de hoy, todo continúa igual o peor. Nuestra Democracia es mala, mediocre, frágil. El tráfico de influencias ha degenerado en una Corrupción Global y Generalizada a todos los niveles. Tampoco existe por parte de la Casta una voluntad firme de erradicarla.
    Las pensiones vitalicias que le quedan a los que han ocupado puesto público son de escándalo e imposibles de eliminar por circunstancias obvias de corrupción.
    Y nos extrañamos del aforamiento del Rey? Y que hay con las otras 10.000 personas aforadas en el país?
    En cuanto a Israel, en cuanto se sale en defensa de ellos, es Sionismo. Nunca lo he comprendido. Pero Israel tiene un derecho inquebrantable de autodefensa
    ante una organización llamada Hamas que practica el terrorismo y esta armada
    hasta las cejas. Sobre los tres jóvenes asesinados prefiero no opinar por miedo a equivocarme, pero apoyo totalmente las acciones de represalia de Israel.
    Por ultimo, en el PSOE todo esta preparado para que gane Pedro Sánchez. Todo seguirá igual. Con la Orden Sacra de Caín y la Gran Masonería del Carmelo en Vigo.
    Y el PSOE con riesgo de quedar reducido en el Parlamento a una pandilla de amigos.
    Abrazo.

  3. Pingback: Las dos Galicias, el otro Vigo ← Carlos Príncipe

  4. Pingback: Retrospectiva antes de seguir - Carlos Príncipe

  5. Pingback: Élites enfermas y caducas - Carlos Príncipe

  6. Pingback: Menos palabras y más hechos - Carlos Príncipe

Deje un comentario