Consideraciones, peculiaridades y comportamiento de nuestra monarquía

Comparto de nuevo con ustedes otro escrito del doctor Pillado Paradela, esta vez sobre la monarquía que nos “reina” desde hace demasiado y, como muy bien saben ustedes, algunos de sus miembros no destacan recientemente por un comportamiento acorde con su educación y “realeza”. Espero que les guste.

Estimados seguidores/as de esta página:

En principio, tengo que manifestarles que no soy monárquico, no me gustan los mandatarios que nos son impuestos sin consultar las urnas. Franco, entre muchas de sus barbaridades, nos legó (con el apoyo incondicional de los llamados “padres” de la Constitución), o mejor dicho, nos dejó impuesta la “herencia”de la familia Borbónica sin consultar con la soberanía nacional, que según la Carta Magna (título preliminar, artículo 1º, párrafo 2) reside en el pueblo español.

Como ustedes sabrán, a lo largo de la historia de España nuestro punto álgido ocurrió durante el reinado de Felipe II. Se llegó a decir que en el Reino de España no se ponía el sol: nuestras posesiones entre otras eran: México, toda América Central, también desde Venezuela hasta Argentina, Cuba, Filipinas, etc. Desgraciadamente, con los siguientes gobernantes empezó el declive: con Felipe III se expulsaron los moriscos de España (entre 1.609 y 1.616), hecho que tuvo unas graves consecuencias económicas, se calcula que fueron 300.00 personas las expulsadas. Luego, reina Felipe IV, más tarde Carlos II “el hechizado”, apodo debido a su retraso mental. Con Felipe V empieza a gobernar en España la Casa de Borbón (con la estimable colaboración y apoyo de nuestra vecina Francia), pasando por Alfonso XII y XIII entre otros, y así hasta la actualidad con Juan Carlos I.

Desgraciadamente en nuestra historia, la sucesión de la monarquía ha tenido duras consecuencias debido a que el heredero del trono en algunos casos no estaba capacitado ni física ni intelectualmente pero por el hecho de ser hijo del rey ocupaba el trono. Hay un caso muy flagrante: Juana la Loca fue reina de Castilla, Granada y de Aragón en 1.516, y también, como hemos dicho anteriormente, el de Carlos III dónde al ver su retrato uno se da cuenta de su discapacidad física y mental.

Me imagino que muchos de ustedes habrán visitado el Palacio de La Granja en Segovia. Entre otras sensaciones, además de su gran belleza y majestuosidad, se habrán enfadado mucho al ver con que lujo vivían los antepasados de nuestro actual rey (cuando el pueblo se moría de hambre), pero en mi visita me ha llamado la atención un enorme cuadro situado en el comedor principal donde está plasmada toda la familia de los Borbones. Tengo que decirles que al ver sus rostros se me han venido muchas cosas a la cabeza: algunas me las tengo que guardar por varios motivos, pero en cambio al ver su expresión diría que no me parecen de personas muy listas.

Para terminar quería hacer dos comentarios sobre el comportamiento en público de la Infanta Cristina y del Príncipe Felipe. Con respecto a la primera, tengo que decirles que no me ha gustado nada su sonrisa exagerada que mostró a la entrada de los juzgados de Palma, quizás nos quiso demostar que su proceso iba a ser una “pachanga” y que estaba segura de que iba a salir absuelta, pienso que cualquier ciudadano de este país, si es llamado a declarar como imputado ante su señoría, no se le ocurriría entrar sonriendo de esa manera, más bien lo haría con semblante preocupado y cariacontecido. Con respeto a Don Felipe, quería comentar su fea actitud cuando un empresario catalán se negó a darle la mano en una recepción oficial. En mi opinión, no debiera de darle mayor importancia al hecho, pero en cambio volvió tras sus pasos y le espetó: “debiste de haberme dado la mano”. Desde aquí le digo a su alteza que el detalle de tratar de “tú” y no de usted a un ciudadano, no es la manera más educada de hacerlo. Creo entender que los hijos del Rey fueron educados en un colegio privado y caro de Canadá (pagado con nuestros impuestos), pero al ver estos dos detalles de su comportamiento poco correcto, no estaría mal que volviesen a Canadá hacer un máster de reciclaje sobre comportamiento público y social y hasta me atrevería a decir que se hicieran con uno de los antiguos libros (hoy derogados por Rajoy) de texto sobre educación para la ciudadanía y les echaran un vistazo.

Deje un comentario