Oporto, un ejemplo de cambio para Vigo 2

Ayer los ciudadanos portuenses dieron una lección de madurez democrática al decidir que la candidatura independiente de Rui Moreira ostente la presidencia de la cámara municipal para los próximos cuatro años.

Los dinosaurios presentados por el PSD y el PS quedaron en segundo y tercer lugar, demostrando así los habitantes de la invicta que no aceptan el cambio de cromos que ofrecían los aparatos partidistas.

El cambio político que marca Oporto es muy necesario para esa ciudad hermana, que ha apostado por enterrar el populismo de los viejos caciques locales representado por Luis Felipe Meneses y Manuel Pizarro. Los portuenses le han dicho a los partidos tradicionales que es necesaria otra forma de hacer y otra política, y han provocado un cambio que ojalá llegue a Vigo, basado en la transparencia, austeridad y gestión racional de los recursos públicos. Vamos, que “as contas á moda do Porto” vencieron a los caudillos populistas con promesas localistas imposibles.

A ver si en 2015, aquí en Vigo, hacemos lo mismo. Nos vendría bien para salir de nuestro declive imparable como ciudad.

2 thoughts on “Oporto, un ejemplo de cambio para Vigo

  1. Responder Pedro Larrauri (Vigo) oct 2,2013 13:56

    Si aparecen los líderes adecuados y saben trabajar con una meta común, las próximas elecciones municipales en Vigo pueden suponer un vuelco completo a la actual situación. Me gusta la idea.
    Los partidos actuales son un foco de corrupción y de intereses creados, y los que se aferran (o aspiran) al poder y al sillón sin tener ningún respeto por la democracia ni saber dialogar ni buscar el bien común en vez del beneficio electoralista, son un lastre para Vigo y para cualquier sociedad que se precie. Habrá que empezar pronto la “campaña”. Un abrazo y mucho ánimo.

  2. Responder Eduardo Pahino oct 9,2013 21:51

    el cambio en Oporto suena bien, ya sabemos que un buen gobierno municipal no tiene que ver para nada con la adscripción política del alcalde y sobran ejemplos de ciudades en nuestra joven democracia que con composición social conservadora votaban alcaldes progresistas y viceversa, el caso de Vigo pudiera ser parecido al de oporto, pudiera ser pero para eso tendría que levantarse una alternativa ya, si en Vigo se quiere levantar una alternativa distinta a la tradicional ya ha de ser presentada ahora, tiene que ser potente y fresca, tendría que tener varias cabezas con presencia en los medios y en los barrios, los partidos tradicionales son un contrario muy fuerte a batir ,trabajando con mente lucida se les podría batir.

Deje un comentario