Una generación de dirigentes del PP tiene que irse de la política

EL caso Bárcenas-Gurtel, como el caso Filesa, como el caso Palau, como el caso de las tragaperras en el PNV de Arzalluz, demuestran que la corrupción se origina en la financiación de TODAS las fuerzas políticas, por eso hay que prohibir la financiación publica y copiar el modelo americano, que al menos permite saber lo que paga cada empresa o particular y a qué partido. Eso es higiene democrática.

Pero el caso Bárcenas-Gurtel demuestra que tras el fiasco de la anulación del caso Naseiro, Zaplana incluido, la derecha creyó que esto de la corrupción era jauja, y a diferencia del PSOE que aprendimos del caso Filesa, decidieron hacer corrupción a lo grande. Rajoy no es tonto, simplemente como Mato, Aznar, García-Escudero, etc. decidieron no ver, no oír, no preguntar. Se tienen que ir como pasó en el PSOE.

Deje un comentario