Abel Caballero y el declive de Vigo 1

Sería una imbecilidad decir que Caballero es el culpable del declive de Vigo. El liderazgo económico que ha conseguido por primera vez Coruña en los últimos 5 años de acuerdo con el informe Ardan, obedece a múltiples causas, pero Caballero con sus errores nos está condenando a ser una ciudad segundona durante más tiempo del debido.

En medicina el peor error es no diagnosticar la realidad. Así le fue a Zapatero negando la crisis, así le va a Rajoy negando el rescate y así le irá a Caballero negando el declive de nuestra ciudad, visible en el silencio de nuestras calles y en esos locales que van cerrando a medida que hormigones Valle Miñor, dirigida por el estimado concejal RIVAS, va suministrando el hormigón base de las aceras Keynesianas.

La primera condición para transformar la realidad es conocerla, y Caballero, como Antoñita la fantástica, lleva 15 años en los que nos amenazó con ser presidente de la Xunta y el PSdeG obtuvo el peor resultado electoral de su historia y ahora revive esos momentos de gloria y fantasía caribeña con pirulís de Jean Nouvel dentro de la ría, centros comerciales en pleno puerto pesquero, plan Moneo para rehacer la casa consistorial y la llegada del Ave que ya se produjo en 2012 como él prometió y todos nosotros hemos podido comprobar. Caballero no está dispuesto, como mal periodista que es,  pues su pasión son los titulares y las fotos, a que la realidad le fastidie un titular.

Desde la negación de la realidad Caballero, condena a la ciudad a no poner en marcha los necesarios mecanismos para transformar un presente malo en un futuro mejor. Siguiendo su publicidad “se vivimos nunha cidade fermosa… para qué a imos cambiar”. ¿Los vigueses necesitan unión para salir del declive? Caballero divide a la ciudad y su partido en buenos y malos. Así Caballero consigue una ciudad desunida, y una ciudad dividida es una ciudad vencida.

Caballero está acostumbrado a decir una cosa y al día siguiente la contraria. Cuando él preside el puerto, lo importante es el puerto. Cuando dirige Vigo con nuestro voto, Vigo es mejor que Paris. Cuando iba para presidente de la Xunta, Galicia era única y no podía haber localismos , y si mañana él o la brillante Carmela, son llamados a presidir la Diputación, ahí estará la salvación del mundo mundial.

Lo importante es él, y eso, desde el punto de vista freudiano tiene diagnostico y tratamiento. Pero en Vigo no podemos perder una generación, mientras Caballero soluciona sus delirios de grandeza. Prefirió defender a Gayoso y a Pego, los que gestionaron nefastamente Caixanova, a defender a los estafados de las preferentes. Para los de las preferentes no hubo manifestación, para Gayoso y Pego sí. Y además, su embajadora en el consejo de administración calló ante las escandalosas indemnizaciones que se auto atribuyeron. Es más, la señora Marra fue ascendida a Senadora del Reino como premio.

Saludó con alegría la absorción de Caixagalicia por Caixanova. Se atribuyó el logro de colocar a Gayoso y Pego al frente de la caja fusionada y no dudó en traicionar a Vigo entregando la sede fiscal del nuevo ente a A Coruña. Gayoso y Pego se cayeron y se callaron con dinero, pero Vigo perdió la sede fiscal de la única entidad financiera que teníamos. Como dijo el otro día, es el alcalde que más bancos ha puesto, pero también es el único que perdió LA CAJA DE VIGO.

Como buen comunista que fue, va de victoria en victoria, hasta la derrota final. Expulsa, persigue…, pero la realidad es terca. Cada día el declive de Vigo es mayor y Caballero se convierte para VIGO en un activo tóxico, como los que acumularon las cajas, el valor añadido que él le da a la ciudad es cero o inferior a cero. ¿LES SUENA A ALGO ESTA HISTORIA?

One comment on “Abel Caballero y el declive de Vigo

  1. Responder Pepiño White ago 17,2013 15:02

    Buenas tardes Señor Principe, coincido con usted en que se podría mejorar mucho la gestión del Señor Caballero en la alcaldia. Lo que pasa es que en Vigo no veo otra alternativa mejor o menos mala para la alcaldia. El señor Figueroa es un pelele de Santiago y el Bloque tendrá que solucionar sus problemas internos. Lo bueno del señor caballero es que ha dejado una ciudad hermosa con las humanizaciones. Y ha luchado en temas como las cajas, aeropuerto, etc. Cuando otros no han defendido a la ciudad y en ese sentido muchos habitantes de Vigo como yo nos hemos sentido desencantados con el PP y BNG. Aprovecho la ocasión para saludarle

Deje un comentario